Díaz de la Torre “se llevó” mil millones del SIAP

La reelección de Juan Díaz de la Torre como presidente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación -, “sospechoso” de apropiarse de más de mil millones de pesos del fideicomiso del Sistema de Ahorro y Préstamo -SIAP-, desbordó los conflictos al interior de la Sección 27 del SNTE, en poder de una camarilla, a la que los profesores instalan como cómplices del desmantelamiento de la estructura y la fuerza sindical”.

Díaz de la Torre mantiene aún bajo su protección a Salomé Rodríguez Manjarrez, ex dirigente de la Sección 27, uno de los artífices de la desaparición del SIAP, cuyo monto ascendía a más de 2 mil millones de pesos. La dirigencia magisterial no clarifica aun a que bolsillos fueron a parar alrededor de mil 200 millones de pesos de ese fideicomiso. Los maestros culpan a Díaz de la Torre de “operar una maquinación” para ocultar el paradero de esos recursos.

Juan Díaz de la Torre fue reelecto en VII Congreso Nacional Extraordinario del SNTE presidente del gremio tras “esfumar” el Consejo General Sindical para el Fortalecimiento de la Educación Pública, el cual encabezaba desde febrero de 2013, luego de la aprehensión de Elba Esther Gordillo Morales. También anuló la Ciudad de la Innovación y del Conocimiento elbista y en su lugar creó un nuevo órgano auxiliar de la presidencia del SNTE, denominado Sistema Nacional de Tecnologías para la Educación.

En el Congreso Salomé Rodríguez Manjarrez fue designado representante del CEN del SNTE ante la Junta Directiva del ISSSTE.

En Sinaloa, el grupo que controla la Sección 27 del SNTE -que a la vez domina el Partido Nueva Alianza-, integrado por Edén Inzunza, Salomé Rodríguez Manjarrez y Crescenciano Espericueta, han operado la reforma educativa en contra del magisterio, ayudando a la pérdida de las conquistas laborales históricas, desprofesionalizando y aumentando la carga de trabajo y prestándose al juego gubernamental de programas de capacitación “patito”

Desde la reforma educativa el aumento anual directo al salario se ha mantenido por debajo de 4 por ciento y el incremento a las prestaciones de los profesores no supera dos puntos porcentuales. Lejos de recuperarse, el salario magisterial muestra una tendencia a la baja.

La reforma educativa modificó el sistema de estímulos, recompensas e incentivos, atándolos en su mayoría a la evaluación del desempeño. El escalafón fue prácticamente abrogado y la carrera magisterial (en el que participan alrededor de medio millón de maestros) fue congelada.

En la reforma, únicamente se evaluó una parte del millón 200 mil trabajadores de la enseñanza: no más de 334 mil profesores. Las deserciones, improvisación e incapacidad administrativa de los funcionarios “desfondaron” la evaluación del desempeño y concentraron los incentivos económicos asociados a ella en una pequeña porción de los docentes privilegiados.

En el proceso de la evaluación educativa se redujo la nómina magisterial. Cerca de 200 mil maestros se jubilaron anticipadamente. Tan sólo en la antesala de la primera evaluación, intimidados por una evaluación del desempeño que no distingue experiencia, antigüedad, edad ni condiciones socioeconómicas de los alumnos, el retiro anticipado de mentores creció 60.6 por ciento.

Muchas de esas horas-plazas no han sido cubiertas, de manera que, la atención a los estudiantes se ha cargado sobre los hombros de quienes siguen en servicio que ya de por sí tienen una sobrecarga de trabajo.

En el 2015, el hombre clave de Juan Díaz de la Torre en el magisterio sinaloense, Salomé Rodríguez Manjarrez, en aquel entonces dirigente de la Sección 27, confabulado con funcionarios de primer nivel del gobierno estatal, operó la “desaparición” de más de 2 mil millones de pesos del fideicomiso del Sistema de Ahorro y Préstamo -SIAP-.

En la investigación de los profesores del 2015 para dar con los responsables de la anulación del SIAP salieron a flote nombres de los “vigilantes” del fideicomiso: Salomé Rodríguez Manjarrez y Georgina Madrigal Bueno, secretario general y tesorera de la Sección 27 del SNTE; Armando Villarreal y Francisco Frías Castro, uno secretario de administración y finanzas del gobierno estatal y el otro titular de la Secretaría de Educación Pública y Cultura.

Ya había antecedentes nada favorables para el magisterio federal: desde el  8 de diciembre del 2011 en que fue puesto al frente de la Sección 27 para el periodo 2011-2015, Salomé se puso al servicio del gobierno de Mario López Valdez para frenar las demandas de los profesores.

El SIAP fue creado en 1996. Nació con el nombre de “Plan Ibarrola”, al que se le suministraron recursos captados vía Impuesto Sobre la Renta. El mismo esquema, pero con otros nombres, se adoptó en todas las secciones magisteriales del país. En vez de que el gobierno federal aplicara el gravamen a la nómina de los profesores se acordó con el SNTE Nacional transferirlo a los maestros, para la creación de un fondo que les permitiera desarrollar sus propios programas de asistencia social.

La administración, regulación, vigilancia y cuidado del SIAP recayó en un consejo técnico, garante del fideicomiso. Así funciona en todo el país. Fue la Sección 27 del SNTE la única que desapareció el fideicomiso. Fue en diciembre del 2014 cuando se liquidó con la autorización del CEN del SNTE. En las otras zonas sindicales del país sigue funcionando normalmente.

Juan Díaz de la Torre simuló no conocer la operación mediante la cual “desapareció” el fideicomiso y aparentó exigir a Salomé Rodríguez Manjarrez una explicación “detallada” del fideicomiso que lo obligaría a pedirle al gobierno estatal la siguiente información:

  1. La minuta de la liquidación del SIAP.
  2. El documento enviado a la fiduciaria (persona encargada de la operación de los recursos del fideicomiso) en el que se le instruye realizar pagos de los fondos del SIAP a los maestros, por ser una operación irregular.
  3. Los balances de conciliación o comprobantes bancarios.
  4. Copias de control del SIAP con los bancos Santander y Bancomer.

Salomé entregó la petición al gobierno estatal, pero no ejerció ninguna presión para que la información le fuera entregada. Todo era un montaje. Una farsa para engañar a los profesores.

Días despues de estallar el escandalo, con una aparenta “auditoría” Juan Díaz de la Torre sostuvo una larga entrevista con el gobernador Mario López Valdez. El resultado dejó helados a los maestros federales: fueron “dispersados/repartidos”, se dijo, 854 millones 090 mil 814 pesos de un total de 2 mil o 2 mil 400 millones del SIAP.

Pese a no saber quien había tomado más de mil millones de pesos del fondo, uno de los principales responsable de su liquidación, Salomé Rodríguez, fue premiado por Díaz de la Torre: lo designó candidato a diputado federal del Panal y luego miembro del Colegiado de Asuntos Laborales y Negociación del CEN del SNTE. De ahí, saltó ya a la representación sindical ante la junta directiva del ISSSTE

Sobre Rodríguez Manjarrez Salomé y otros involucrados se abrió la averiguación previa federal AP/PGR/SIN/CLN/788/2015/MII respaldada por las firmas, identificaciones y comprobantes de pago de más de 750 profesores, que lo acusaron de los delitos de fraude, asociación delictuosa, destrucción y falsificación de documentos.

En una nueva investigación salió claro que la “desaparición” del fideicomiso se hizo a ciencia y paciencia y con la autorización de Juan Díaz de la Torre.

Salomé operó con su autorización. El fondo era administrado por el “consejo técnico” integrado por Salomé Rodríguez y Georgina Madrigal Bueno, del SNTE, y Armando Villarreal y Francisco Frías, del gobierno del estado, y una figura, a la que únicamente tenía acceso Juan Díaz de la Torre: H&H Consejería, Consultores y Sistemas Sc, con domicilio en Carmen 17 Piso 1, en la delegación Álvaro Obregón, en el Distrito Federal.

La designación de Salomé Rodríguez Manjarrez en un nuevo “puesto clave” del SNTE desató la ira magisterial en Sinaloa e impactará seguramente en los proyectos del Panal-PRI, que tienen entre sus planes usar a los profesores cono “avanzada electoral” en territorio sinaloense.

Únicamente que no se dan las condiciones para una amplia participación en las filas del Panal ni del PRI de los profesores federales. El coordinador nacional de la campaña tricolor es el ex titular de la SEPyC, Aurelio Nuño, impulsor de la dañina reforma educativa. Eso es por un lado.

Por otro, el control que ejerce Edén Inzunza Bernal, Crescenciano Espericueta y Salomé Rodríguez Manjarrez, de la Sección 27 del SNTE, causa desaliento. Revive viejas heridas y ¡ más de mil millones de pesos del SIAP siguen sin aparecer!.

Se “sospecha” que Juan Díaz de la Torre “se los llevó”…

Álvaro Aragón Ayala

Conductor del programa de radio Ruta Mexico y analista politico en Radio UAS, Diario de Sinaloa y Director Ejecutivo de Proyecto 3.