Béisbol y trueque político

Es maquinaria electoral. La familia Vega Acuña recibiría apoyos del Gobierno del Estado por alrededor de 280 millones de pesos para la remodelación del Estadio Emilio Ibarra Almada y de la Financiera Nacional de Desarrollo Agropecuario, Rural, Forestal y Pesquero para proyectos de riesgo en la zona norte de la entidad.

A cambio el ofrecimiento es rescatar la operación política que el ex dirigente del PRI estatal Joaquín Vega ha ofrecido a otros partidos en las contiendas del 2012, 2013 y 2014 a favor de los candidatos del PAN y Panal. Hoy se le quiere de tiempo completo en el PRI.

En una contienda de vacas flacas necesitan de nuevo revivir a los muertos y devolver a los ausentes de los municipios serranos para intentar ganar, tal como sabe hacerlo Joaquín y cómo lo operó en la campaña que hizo ganar al priista Jesús Aguilar Padilla en 2004,convertido en coordinador de la campaña de Antonio Meade en Sinaloa.

Todas las triquiñuelas se ocupan de vuelta.

Estímulos y premios

Para hacerlo volver al redil del señor las tentaciones y los “donativos” fueron muchos.  Apoyos y estímulos variados.

Luego de que ayudó a derrotar a los priistas y generar la llegada a la diputación federal de Gerardo Peña en el 2012, se alió a los panistas en la siguiente contienda a pesar de salir derrotados para la alcaldía.

Ya en el 2014 se camuflajeó y ahora espera ir con todo. Así a través de la Financiera Nacional de Desarrollo logró aprovecharse de unos apoyos a ejidatarios a los que prácticamente arrebató sus tierras. Captó un crédito a la llegada de Mario Zamora para impulsar un proyecto de rescate de tierras ejidales que explotará por alrededor de 10 años o más años.

Lo del Estadio Emilio Ibarra Almada es el negocio perfecto. El Club Cañeros de Los Mochis, a través de su empresa Promotora de Espectáculos del Valle del Fuerte SA de CV, propiedad del ex líder priista Joaquín Vega Acuña, recibió una concesión leonina a todas luces sin el pago de  contraprestaciones al Ayuntamiento de Ahome por el Estadio de Los Mochis.

Es claro. Los Vega no pagarán ni un solo peso por usufructuar de las instalaciones municipales por un periodo de 20 años.

Y por el contrario, se beneficiarían de la venta de alcohol a raudales, de los derechos de transmisión de los partidos, de la publicidad en las instalaciones, del comercio al interior y alrededor del espacio deportivo, de la operación del equipo de sonido y la pantalla, de los patrocinadores, entre otras conveniencias.

La aprobación que mandataría el Cabildo ahomense en julio del 2017 no contempla una contraprestación, es decir, un pago por el aprovechamiento del bien inmueble a favor del pueblo. Prácticamente el Ayuntamiento de Ahome lo presta para que la Promotora de Espectáculos del Valle del Fuerte SA de CV haga dinero.

Pero no solo eso el Gobierno estatal le invierte alrededor de 280 millones de pesos en la remodelación y modernización de las instalaciones.

Lo quieren de vuelta en el PRI porque las vacas están muy flacas. No hay duda.

Tanto así que ya se habla que a cambio de los favores económicos recibidos para que opere el estadio como si fuera de su propiedad y para que explote tierras ejidales también como si fuera su pequeño o gran latifundio, operará a favor del PRI las campañas políticas en el norte de Sinaloa, en tres municipios claves: Ahome, El Fuerte y Choix.

De la inversión de 280 millones que el gobierno estatal inyectará para modernizar el estadio Emilio Ibarra Almada no regresará ni un centavo y del crédito que le otorgó la Financiera de Desarrollo Rural su recuperación aún está en el limbo.