Las cartas del Clouthier que ya no será apoyado por el PRI

Cada uno, en su propio rol y con la propia responsabilidad, está llamado a vigilar para tener alto el nivel ético de la comunicación, y evitar las cosas que hacen tanto mal: la desinformación, la difamación y la calumnia.

– Papa Francisco

En días pasados, prendido de una serie de auditorías de resultados aún no contundentes ni determinativas y que para algunos se operan para “paralizar” a figuras políticas rumbo a las elecciones del 2018, Manuel Clouthier Carrillo, dueño de Noroeste, enfocó sus ataques contra Javier Salido, propietario de El Debate.

Salido fue juzgado y condenado públicamente por Clouthier porque- se repite por consigna cloutheriana- mantenía negocios en el sector salud con un “investigado” por la Secretaría de Transparencia y Rendición de Cuentas y la Auditoría Superior del Estado: Ernesto Echevarría.

El ataque directo a Javier Salido con los pareceres y decires, los tal vez y quizá, con los que maneja la información el Noroeste de Clouthier, tuvo tres propósitos: desprestigiar la figura de la familia Salido; mermarle credibilidad a El Debate e intentar crear lo que ha sido uno de sus sueños: monopolizar la información periodística. Crear una línea de opinión única, absoluta ¡la de Noroeste!

También Proyecto 3 ha recibido un trato agresivo de los colaboradores de Noroeste. No gustó a Manuel Clouthier la fundación del semanario mucho menos que de otro trato u ofrezca una arista diferente a sus “análisis” o tenga otra opinión de los políticos y funcionarios públicos en sus quehaceres en el entorno local, estatal y nacional.

Al igual que Javier Salido, Noroeste ha juzgado y sentenciado a Proyecto 3. También busca desacreditar a sus colaboradores, los trabajos que publican y restarle credibilidad al medio de comunicación.

Precisamente, días atrás, en las páginas de Noroeste se envió a Proyecto 3 una amenaza directa: “Debiera el Gobierno del Estado ponerle atención a esta atmósfera de autoritarismo antes de que aquellos que hasta hoy han salido ilesos de la intolerancia sean los siguientes muertos, víctimas del fanatismo. La seducción de exterminar al crítico que de otra forma no pueden silenciar, es el escalón que sigue”.

El sueño de Manuel Clouthier es crear una sola línea de comunicación en Sinaloa. Que nada más se escuche su voz y la de sus colaboradores alineados. El plan del Noroeste es meter a todos los comunicadores en su “burbuja de comunicación” para usarlos en sus propósitos políticos que esconden voraces apetitos económicos.

La técnica “periodística” de Noroeste es la siguiente:

  1. Manuel Clouthier se pone de acuerdo con uno o dos personajes políticos o buscan a tontos útiles y arman un escandalillo y magnifican el suceso. Hacen de una cosa mínima un escándalo público. Asi sea la prefabricación o fabricación de la mentira más deschavetada.
    Para darle fuerza al “escándalo” mueven al equipo de articulistas y “analistas” para que escriban y escriban sobre el tema hasta que “prende” en la opinión pública. A veces otros medios de comunicación se enganchan con la “noticia” de Noroeste, pero después la abandonan.
  2. Identifican y contactan gente “contraria” a los proyectos de Manuel Clouthier. Los entrevistan, los colocan en la pantalla de Noroeste TV y replican varios días la entrevista, ofreciéndola como una verdad contundente. Si no localizan a un personaje ad hoc que declare recurren otros actores que anticipadamente saben que su opinión servirá para ir creando “ambiente”. Igual que la prefabricación o fabricación de escenarios, aquí vuelven a entrar, en esta trama, articulistas y “analistas” que se encargan de replicar o clonar los dichos y posiciones. Les conceden grados de credibilidad excesiva.

Ahora el nuevo proyecto de Manuel Clouthier es aparecer como víctima. Blanco de un complot. El personaje dueño de Noroeste, quien por lustros ha usado esta tribuna informativa para destruir honras, quiere aparecer ante el electorado como víctima y justiciero en búsqueda de la Senaduría de la República por la vía “independiente”.

Para mala fortuna de Clouthier Carrillo en Sinaloa se le conoce bien. Saben de sus alcances. No es rival de cuidado. Lo soporta una “estructura de comunicación” que no ve ningún mérito en estos días en todos aquellos que aspiran a convertirse en candidatos al Senado de la República y que pretenden elevar a Clouthier al rango de héroe de todas las batallas en las que no ha participado.

La figura de Clouthier es tan endeble que batalló casi 100 días para obtener 41 mil firmas que se necesitan para obtener su registro como candidato “independiente” al Senado de la República.

Clouthier es un empresario millonario que tiene negocios en el ramo agrícola, inmobiliario y periodístico y que por más que se esfuerza no logra crear un capital social por su estatus de “porfirista”, por elitista al que le gusta el confort de su lujosa residencia y que no sale a atender los reclamos de la gente pobre, a quien busca nada más en temporadas electorales.

Para Manuel Clouthier el humanismo es discurso y el apoyo a los pobres retórica. En los círculos políticos se le conoce porque “es más duro que un guayacán”. O como dice la raza: “no compra tamales para no tirar las hojas”. Habla del pueblo pero no lo siente en el corazón.

Buscará ahora ser primero candidato y luego  Senador e intentará abrirse paso como es su costumbre, difamando a sus opositores en Noroeste, gritando sandeces en sus discursos, inventando falsos escenarios y ¡apareciendo como víctima!, de quienes él ha atacado e intentado destruir.

Ya fue legislador federal pluri del PAN y en el 2015 llegó otra vez a la diputación ganándole al candidato del PRI, al hijo del legendario Jesús Enrique Hernández Chávez, apoyado perversamente por un grupo de priistas que así cortaron las aspiraciones del joven Ricardo Hernández a quien lo miraban como un fuerte contrincante político.

Entonces Clouthier es diputado federal “independiente” porque así lo determinó el Grupo Culiacán del PRI, que en el actual proceso no le dará todo el apoyo. Lo probable es que el tricolor lo use para frenar la presencia y el avance del PAN-PRD-MC-PAS tal y como intenta utilizar a Morena, en donde, salvo prueba en contrario, el PRI ya tiene su primer candidato al Senado en la figura de Rubén Rocha Moya.

En definitiva: En la ruta por la candidatura al Senado por la vía ciudadana, ni en el PRI ni en el PAN ven como un rival de cuidado a Clouthier, salvo por los insultos que habrá de lanzar y por las campañas de difamación que arma ya en Noroeste.

Clouhtier anda “prendido” ahora y empuja al muchacho de corte malovista, Fernando Gómez Bórquez, al que han cilindreado y pretenden hacerlo aparecer como una “fuerza política, al estilo Noroeste, cuando en realidad la sociedad ya lo colocó como un instrumento de choque.

Fernando es usado para agredir e insultar y es movido como ánima en pena, en solitario, contra los proyectos del PAN y sus aliados, en una trama en la que encajan no solo Clouthier, que glorifica el vandalismo del joven, sino en el de otros personajes que creen que por la vía de la agresión verbal pueden construir su futuro político.

Como reza el refrán, Dios los hace y ellos se juntan…

Álvaro Aragón Ayala

Conductor del programa de radio Ruta Mexico y analista politico en Radio UAS, Diario de Sinaloa y Director Ejecutivo de Proyecto 3.