La suerte de los mexicanos, entre Aznar y Trump

Gustan algunos comensales “de etiqueta”, iniciar sus banquetes pantagruélicos con algunos entremeses, no precisamente cervantinos.

A “la carta” el primero: Tuvimos la fortuna profesional de tratar en México al académico argentino doctor Rodolfo Puiggrós. En azarosa visita a Buenos Aires, nos obsequió su fascinante ensayo La España que conquistó el Nuevo Mundo.

Procuraremos una apretada síntesis de la obra: La ocupación musulmana del territorio español (Siglo VIII) interrumpió la marcha  hacia el feudalismo. El descubrimiento y la conquista de América (Siglo XVI) frenó el desarrollo del capitalismo en España.

En el segundo alucinante suceso, fue el oro saqueado a los pueblos originarios de América lo que alteró las relaciones de la monarquía con la nobleza y la burguesía, que hasta entonces financiaban la Casa Real.

El inmenso e incuantificable valor de la riqueza sustraída de América no bastó para sufragar los parasitarios lujos y las guerras de los reyes españoles. El producto del saqueo se esfumaba en el pago de monstruosas deudas contraídas por la Corona con usureros del norte de Europa. Hasta aquí la cita.

Como en la Colonia, México uncido al yugo español

En cuanto a México, dos siglos después de la Declaración de Independencia, en el XXI el nervio vital de la Economía -el sistema de banca y crédito, y el contratismo en la industria extractiva y de la obra pública- le obsequia a trasnacionales españolas una rica veta del patrimonio nacional.

Está plenamente documentado que al menos dos corporaciones bancarias peninsulares cuadran sus balances anuales con las ganancias que obtienen en nuestro país.

El pasado 18 de enero, compareció ante el Senado español el ministro del Interior, José Ignacio Zoido. El funcionario del gobierno del Partido Popular reconoció que el Rey Felipe y su infante Mariano Rajoy dispusieron de más de dos mil millones de pesos, sólo para dinamitar el referéndum independentista de Cataluña convocado en octubre pasado.

Para aplastar las voluntades autonómicas, Madrid movilizó una fuerza de 10 mil activos de la Policía Nacional y de la Guardia Civil. Los mandos madrileños capturaron y encarcelaron líderes independentistas y funcionarios del gobierno catalán; asaltaron instalaciones municipales y centros de votación.

En la jornada represiva ordenada por Felipe y Mariano, se contaron al menos mil heridos y lesionados. Después del reciente proceso electoral en Cataluña, ganado en conjunto por formaciones autonomistas, con el principal líder exiliado, Madrid dificulta la formación de gobierno catalán.

Desinformación y teoría de la conspiración

A propósito de España, la madrugada del pasado domingo seguimos una mesa de debates en un canal de la Televisión del Estado español, en la que participaron portavoces de diversas corrientes partidistas e ideológicas representadas a escala continental; en la Unión y Parlamento europeos, entre ellos.

El tema fue la hipótesis del injerencismo ruso en procesos políticos y electorales en Europa. El Brexit, por ejemplo.

Algunos de los panelistas coincidieron en el reconocimiento de que en años recientes (entre procesos constitucionales y operaciones terroristas) Europa ha caído en la trampa de la desinformación que alimenta las teorías de la conspiración.

A nivel externo, se ilustró el asunto con las elecciones presidenciales en los Estados Unidos de 2016. En el entorno europeo, las elecciones en Francia, donde se hackearon sitios de algunos de los contendientes. Por supuesto, se introdujo en el debate el caso de Cataluña.

Sin embargo, al menos uno de los debatientes subrayó que las fuentes de esas intromisiones no están objetivamente identificadas. Y todo es según el color del cristal con que se mira.

México, ¿en la órbita de Moscú?

En México, en el marco de la pugna por la sucesión presidencial de 2018, se ha recalentado la teoría de la conspiración.

Voceros y candidatos del partido del gobierno, el PRI, en un ambiente de guerra sucia, han hecho suyas las versiones de que los rusos y personalmente Vladimir Putin están metiendo las manos en ese proceso. No se presentan evidencias que soporten la acusación.

En 2000 y 2006, las elecciones presidenciales fueron perdidas por los priistas Francisco Labastida Ochoa y Roberto Madrazo Pintado. En 2012, ganó la contienda el priista Enrique Peña Nieto.

Dato 1) A lomo de su campaña por la presidencia de la República, Vicente Fox -al alegar “transparencia” del financiamiento a Amigos de Fox– confesó paladinamente que esta asociación recibía donaciones de personas residentes en Irlanda y Rusia

Dato 2) En 2006, mientras que el PAN y su candidato Felipe Calderón denunciaban sin pruebas la presencia de brigadas bolivarianas y castristas en las campañas mexicanas, el ex presidente de gobierno de España y líder del Partido Popular, José María Aznar se paseaba como “Pedro por su casa” en territorio nacional, incitando al voto por el candidato panista.

Dato 3) Está en curso la investigación judicial sobre la presunción de que la trasnacional brasileña Odebrecht trasegó recursos dinerarios a la campaña presidencial del PRI en 2012.

José María Aznar, un prócer trasnacional

Sobre el segundo de los apartados anteriores y su protagonista Aznar pretendemos echar algunas luces.

Ya separado formalmente del ejercicio de gobierno, José María Aznar ha ambulado por metrópolis americanas en Estados Unidos, México y Chile; en especial, con la cobertura de su vocación docente.

Dos de los enclaves favoritos de Aznar en México son el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey y la Universidad Autónoma de Hidalgo. Ésta institución le otorgó recientemente el doctorado honoris causa.

Aznar promueve en nuestro continente su iniciativa América Latina: Una agenda de Libertad. En el conjunto documental, hay un apartado que se refiere a la integración hemisférica (en materia de seguridad), regional, subregional e iberoamericana.

En lo que corresponde a la “integración hemisférica”, el liderazgo se delega, como “actor insustituible”, en los Estados Unidos. Para decirlo pronto -luego se explicará el sentido de nuestro dicho-, la Casa Blanca está en manos del republicano Donald Trump.

Virtuoso pacto Partido Popular-Trasnacionales bancarias

La “Agenda de Libertad” es el buque insignia de la Fundación para el Análisis y Estudios Sociales (FAES), trinchera de Aznar.

De la FAES, bajo control del Partido Popular español, aparecen como socios donantes los Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (Bancomer en México) y Santander. Aparece también la trasnacional Endesa, con relevante presencia en México.

En causas comunes, aparece una mezcla de formaciones y personajes latinoamericanos, entre los que destaca el nombre del magnate democristiano Miguel Juan Sebastián Piñera.

Tuvo Piñera un primer periodo presidencial en Chile (2010-2014) y acaba de ser reelecto en diciembre para un segundo mandato que inicia en marzo próximo. Su movimiento se identifica como Fundación Futuro.

Por vinculación en objetivos políticos e ideológicos, se menciona al ex presidente de Colombia, Andrés Pastrana, y al que fuera alcalde de Chacao, Venezuela, Leopoldo López.

En su momento, fue citado el mexicano Manuel Espino Barrientos, ex jefe nacional del PAN durante el sexenio de Fox, y, con  tal carácter, presidente de la Democracia Cristiana en América Latina.

OTAN: Una “Alianza para la libertad”

Aunque la FAES se gestó durante la presidencia de gobierno de Aznar, tomó forma constitutiva en los meses siguientes en los despachos madrileños del Partido Popular.

Uno de los primeros documentos emitidos por la FAES se dio bajo el rubro: OTAN una Alianza para la libertad, en la que ya se perfila a los Estados Unidos como depositario.

De los textos (en México algunos se difundieron en su oportunidad en medios impresos nacionales, como La Jornada), merecen destacarse dos rubros: a) Estados Unidos, actor insustituible/ agente impulsor y España: Construyendo la Comunidad Iberoamericana.

Sin hacer necesariamente abstracción de enfoques histórico-doctrinarios (los valores de la civilización occidental-cristiana), sin embargo vale un esfuerzo por nominar, según diagnóstico de Aznar, a los enemigos de la democracia liberal y su locomotora, la Economía de mercado, a saber: Fidel Castro y Hugo Chávez.

No actúan solos, a decir de la FAES: Operan en un eje de Venezuela (Cuba es una “anomalía irritante), a Irán y Siria

Se citan los dos países de Medio Oriente pues, “derrotado el comunismo”, el espectro antioccidental lo representan ahora el islamismo yihadista, junto con los antiglobalizadores altermundistas.

El libreto que guio el Pacto por México

Denuncia la FAES como lacras de algunos regímenes latinoamericanos, la falta de libertad económica, la inseguridad jurídica para invertir, el menoscabo del derecho de propiedad, la falta de legislaciones y tributaciones de beneficio al capital, además de la violencia estructural del sistema, lo que impide el progreso.

(Dicho antes de continuar: Los exégetas del Pacto por México presentan aquí sus productos legislativos como las grandes reformas transformadoras. Por una coincidencia maravillosa, parecieron guiarse por el catálogo listado en el párrafo anterior.)

Los enemigos de la modernidad son, entonces, según dictamen de la FAES, los populistas enemigos de la libertad, que intentan convencer al través de argumentos falaces que el capitalismo, los intereses foráneos y la globalización, son los que generan pobreza: “No existe experiencia en la que haya disminuido la pobreza ahuyentando al capital y a los empresarios…”.

Los que reivindican “el dirigismo y el proteccionismo” económicos,  amenazan con un retorno al pasado: Esos son los populistas que abanderan un nacionalismo trasnochado quienes, además, buscan una base social en las culturas indígenas (que no fueron exterminadas por la Conquista.)

No hay modo de exorcizar los demonios de Trump

¿Cómo se concilian esas acusaciones contra los populistas americanos en el menú de la FAES y de José María Aznar, con su pretensión de endosar el liderazgo “libertario” a los Estados Unidos, colocados hoy mismo bajo los demenciales designios de Donald Trump, reputado no sólo de populista, sino como una rencarnación de Adolfo Hitler?

Tope en ello, en un esfuerzo por perpetuarse en el poder, Enrique Peña Nieto, el dirigente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza y su precandidato presidencial José Antonio Meade Kuribreña, se han dado como misión histórica retacar de cemento la oscura caverna del populismo, porque la consideran un indeseable “regreso al pasado”.

Hemos dicho en otras entregas, que el retorno al pasado transita por la oscura caverna del Porfirismo, la que ha retrotraído a México a la Edad del orangután. Es cuanto.