¿El mejor candidato y la mejor estrategia?

Los movimientos de las diferentes fuerzas políticas nacionales, siguen influyendo en Sinaloa, como bien lo estamos viendo con el tema Gerardo Vargas quien, pocos lo mencionan, desde su último video lanzado a las redes, previo a la designación de candidatos priistas al senado, cambió su discurso de pretender ser senador por el de pretender aparecer en las boletas.

Que no es lo mismo.

Con PRI y MORENA, Vargas ya acumula dos rechazos y se acerca al cumplimiento de la profecía lanzada por un connotado priista: la alianza PAS-Trebol- PAN, es factible la veamos en esta campaña y no será poca cosa. Lo cierto es que aún no concluye la conformación de las fuerzas que contenderán por el voto de los sinaloenses.

Sobre los candidatos de PRI y MORENA, con sus respectivas estrategias, han corrido ríos de tinta ya, siendo el candidato de Por México al Frente, Ricardo Anaya, el menos cubierto pues en el arranque optó por el bajo perfil, del cual ha ido saliendo poco a poco, una estrategia muy común del panismo, por cierto, donde inician bajo, suben lento y al final aprietan echando toda la leña al asador, la cual les ha funcionado bien la mayoría de las veces.

Anaya ha lanzado ya dos videos en redes sociales, donde la economía es el tema central, así como sus propuestas de solución que no son otras que las de López Obrador o al menos parte de ellas; cuando los vi, no pude menos que concluir que es la mejor explicación a los postulados morenistas, a la vez que, sin duda, López Obrador es mal vendedor de un buen producto: Anaya lo retomó y lo está vendiendo muy bien.

Parece ser que en Por México al Frente han optado por lo seguro, haciendo de la economía el eje principal de su narrativa, una buena opción sin duda,  cuando MORENA tiene acaparada la lucha anticorrupción mientras Meade insiste en impulsar más de lo mismo: identificaron un nicho abandonado y lo ocuparon.

Como punto final, debo reconocer que Anaya es hasta hoy el mejor candidato en términos de mercadotecnia política; es buen orador, joven, preparado (en el segundo video hace alarde de un inglés de nivel conversación) y sin miedo a enfrentarse a audiencias difíciles, todo esto a través de sólo dos videos cuyo único pecado son la larga duración: el primero dura 7 minutos y el segundo 18. Me lleva a pensar que su jugada para esta etapa inicial es dirigirse al segmento más ilustrado, para usarlo como correa de transmisión hacia los deciles más numerosos donde la emoción priva sobre la razón (los jóvenes ahí están). Que le funcione o no habrá que ver, pero de entrada no es una mala táctica y, sobre todo, demuestra la articulación y el sentido estratégico del que carece la campaña priista: por ahí se puede apropiar de un firme segundo lugar para luego dar el sprint final. Puede ser, porque en este momento todo es posible.

Y cuando digo todo, me refiero a todo.

Jorge Aragón Campos

Jorge Aragón ha ejercido el periodismo radiófonico, televisivo y escrito. También ha publicado novelas, ensayos y artículos científicos. Sus columnas tocan temas que van desde lo político hasta lo cultural.