Sólo los necios no escuchan el ruido de la tempestad

¿A qué máximos de puntaje hay que elevar los decibeles para que el grupo dominante -cautivo en su cápsula pinolera- escuche el preocupado e indignado clamor que circula por todo el territorio nacional sobre la peligrosa situación por la que atraviesa la República?

Que las voces del llano no se atiendan, se da por descontado. Que las advertencias que llegan del exterior se sumen al ruido, no parece conmover a los conductores del Estado mexicano.

Pero hay esferas de poder internas bien informadas, que generan análisis científicos y tienen intervención determinante en las decisiones de política pública y también se les da la callada por respuesta.

En la reciente transición en la titularidad del Banco de México, el gobernador saliente Agustín Carstens fue reiterativo al poner en blanco, gris y negro el panorama de la economía mexicana. No tuvo eco en el gabinete presidencial.

La Junta de Gobierno del banco central, en sus últimas reuniones, ha documentado la serie de factores que siguen profundizando la inestabilidad financiera. Voces que nadie escucha.

Díaz de León: Asignaturas pendientes, corrupción y violencia

Sustituyó al doctor Carstens, Alejandro Díaz de León Carrillo. En entrevista con Roberto González Amador para La Jornada, el flamante gobernador puso los mismos puntos sobre las mismas jotas.

Con base en diagnósticos de analistas, empresarios y agentes del sector productivo, Díaz de León retomó las advertencias sobre la misma grave cuestión.

En una columna, Díaz de León colocó los riesgos de incertidumbre que significan los factores externos y la sucesión presidencial de 2018 en México, recurrentes con algunos procesos electorales en los Estados Unidos. Los de la revisión del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, son materia cotidiana.

Y los que están en cartelera pública desde hace al menos una década: La corrupción la violencia.

Son asuntos sin solución de continuidad: En el Senado de la República, no hay para cuando se destrabe el inicio de la operación del Sistema Nacional Anticorrupción.

No quieren un auditor de la talla de Juan Manuel Portal

En la Cámara de Diputados, está en el piso de remates el relevo del titular de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), hasta ahora única institución confiable en la investigación y denuncia de la criminalidad que se ceba en la gestión del gasto público federal.

Todo indica que la Junta de Coordinación Política de San Lázaro, controlada por el ex presidente mexiquense del PRICésar Camacho Quiroz,  ha recibido la consigna de dar por terminado los valiosos servicios que prestó a la regeneración de la administración pública federal el auditor Juan Manuel Portal Martínez.

Se está buscando en la ASF un relevo que acomode a los fines de complicidad impunidad, que son la marca de la casa de la Secretaría de la Función Pública y de la Procuraduría General de la República.

Corrupción violencia, confirma el nuevo gobernador del Banco de México, como rémoras del desarrollo nacional. El grupo dominante está ocupado en la operación electorera de 2018. No lo distraiganAtrás de la raya, que está “trabajando”.