Que el PRI ya tiene candidato al Senado….¡pero en Morena!

¿Fue el sinaloense Rafael Buelna –Granito de oro– un hombre de izquierda? Por su juvenil incorporación a la lucha armada defendiendo las causas revolucionarias, su nombre y trayectoria caben en esa ala de la geometría política. Diría el periodista Eduardo Sánchez: encaja en esos Puntos Cardinales.

Nominalmente, sin embargo, conforme a las tipologías implantadas después el triunfo de la revolución rusa en 1917, el primer hombre de izquierda sinaloense que reconoce la Historia, es el mazatleco José Cayetano Valadés Rocha (padre, dicho sea de paso, del eminente académico Diego Valadés Ríos)

De tendencia marxista-leninista, Valadés perteneció al tronco fundador del Partido Comunista Mexicano (PCM) en 1919. Fue ese grupo. el núcleo seminal de la Confederación General de Trabajadores, del que el paisano fue fundador y secretario general. Formó parte del Buró Latinoamericano de Sindicatos Rojos.

En la segunda parte de la década de los treinta, el PCM llegó a tener su más gruesa militancia en Sinaloa. Fue la generación fundadora de la Universidad Socialista del Noroeste (hoy Universidad Autónoma de Sinaloa).

De aquella generación, un hombre de izquierda de cuerpo completo sobrevivió activo hasta su muerte, dueño de una inquebrantable congruencia ideológica: el maestro Jesús Lazcano Ochoa.

De aquellos hombres de una sola pieza, ¿se puede encontrar un heredero en lae “izquierda” actual sinaloense, en el Partido del Movimiento Regeneración Nacional (Morena)? No se puede pedir peras al almo. Bueno. Por aquello de que Morena, dicen, se llevó a los “hombres de izquierda” del PRD ¿Será o no será?

Entre los gobernadores del último medio siglo sinaloense, como hombre “de izquierda” presumió el priista Leopoldo Sánchez Celis. Algunos actos de su gobierno -la expropiación en primera instancia de latifundios, por ejemplo- le merecería aquel título… pero.

Aquí encaja esta narrativa: Hacia 1966, el rector de la Universidad Autónoma de México (UNAM), el humanista Ignacio Chávez, canceló la concesión del “pase automático” a la máxima casa de estudios. Impuso los exámenes de ingreso.

Con la coartada de la designación del director de la Facultad de Derecho (para el caso de César Sepúlveda) un grupo de estudiantes se levantó, literalmente, en armas. Eran alumnos expulsados de ese plantel: Secuestraron al rector hasta obligarlo a su renuncia.

La facción la encabezó el hijo del gobernador, el joven priista Leopoldo Sánchez Duarte (financiado y armado por su padre), quien se hizo acompañar en su aventura por Enrique Rojas Bernal(después yerno de Sánchez Celis), quien a la sazón era dirigente de las Juventudes Comunistas;Espiridión Pallán, entonces militante del Partido Popular Socialista (PPS), el priiista mexiquenseRodolfo Flores Urquiza, Dantón Guerrero Cisneros, y otros.

Aquel violento movimiento fue identificado como el pacto PRI-Izquierda Mexicana. Su paternidad se atribuyó al presidente Gustavo Díaz Ordaz. Parecería que fue El huevo de la serpiente.

Dos años después, vino el movimiento del 68. Su detonante fue la represión a las vocas 5 y 6 del Poli, en las que fueron activistas los hermanos Alanís, cercanos a Polito;  mochitecos. ¿Jóvenes de izquierda?

Se cita el dato, porque la brutal represión gubernamental propició la opción de la lucha armada, de la que surgió la Liga Comunista 23 de Septiembre, que sedujo a algunos jóvenes sinaloenses, algunos de buena fe. Otros no tanto.

En la Liga activaron el sonorense Jesús Zambrano Grijalva, después conocido como El tragabalas, en mérito de un proyectil que se le alojó en el cachete cuando gritaba su rendición a la partida militar que lo capturó en Culiacán, y a Juan Nicasio Guerra Ochoa.

Zambrano hacía tareas de campo: Secuestros, asaltos bancarios, etcétera. Guerra Ochoa de escritorio. Orientaba a los estudiantes y a otros activistas. Se le conocía por entrón.

El PCM, para entonces dirigido por el sinaloense Arnoldo Martínez Verdugo, encandilado por el eurocomunismo, reprobó la acción armada, dio por liquidadas las Juventudes Comunistas y más tarde al propio PCM, que devino Partido Socialista Unificado de México. El citado Lazcano Ochoa se negó a reconocer la extinción del PCM.

Después del 68, aquellos niños rojos eran vistos en cada marcha conmemorativa de La matanza de Tlatelolco.

Vino el 88. Entonces, aquellos “combatientes de izquierda” se vieron sumados al Frente Democrático Nacional (FDN), puesto a remolque por la Corriente Democrática del PRI, representada por Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, a quien siguieron en 1989 en la fundación delPartido de la Revolución Democrática.

Algunos “ niños héroes” se mostraban fatigados: Se quitaron sus caretas ideológicas, renegaron y contribuyeron a la disolución de los partidos marxista-leninistas, y algunos formaron parte de los llamados Comunistas Pronasol, llamados así porque cobraban en la nómina del Programa Solidaridad, instituido por el priista usurpador Carlos Salinas de Gortari.

Damos un vuelto a la época moderna y nos situamos en el hoy, hoy, hoy. En Sinaloa Morena cacaraquea que se llevó a la “izquierda” del PRD a sus filas y que con ellos armará la lucha en busca de Senadurías, diputaciones federales y locales y alcaldías.

Pero la realidad sojuzga a Morena. Ahí no existe una izquierda políticamente correcta. Los adoradores de Andrés Manuel López Obrador, alias el Mesías Tropical, no caben de la sorpresa porque su coordinador estatal y virtual candidato al Senado de la República, Rubén Rocha Moya, salió del mero despacho del gobernador priista Quirino Ordaz Coppel.

Obrador optó por la “amistad” con Rubén y se pasó “vaya usted a saber” por donde las investigaciones que realizó una avanzada especial que indagaba los perfiles de los aspirantes al Senado, a las diputaciones locales y a las alcaldías por el Partido Movimiento de Regeneración Nacional.

De hecho Rubén Rocha se empotró en la virtual candidatura al Senado sin militancia efectiva ni en el PRD ni en Morena ¿Qué fue lo que pasó? ¿Quién mueve entonces los hilos del Morena en Sinaloa?

Rubén Rocha Moya enfila a la candidatura de Morena en el Senado con haberes priistas y ligado a los tradicionales cacicazgos políticos contra los que pregona luchar Andrés Manuel López Obrador. Cobró en la nómina de Juan S, Millán a través de un despacho de asesores y detentó la coordinación general de asesores de los gobernadores priistas Jesús Aguilar Padilla y Quirino Ordaz Coppel.

¿Hombre de izquierda Rubén Rocha en Sinaloa? Mejor cuenten una de vaqueros.

Nada más falta que quienes estratégicamente proyectaron su arribo a Morena y a la candidatura al Senado de la República lo comparen con Eustaquio Buelna, José Cayetano Valadéz Rocha y Jesús Lazcano Ochoa

No son pocos los que comentan que el PRI ya tiene candidato al Senado….¡pero en Morena!

Esta nueva jugada es identificada como el pacto PRI-Morena, nada más que aun no se sabe a ciencia cierta a quien atribuirle la paternidad.

Álvaro Aragón Ayala

Conductor del programa de radio Ruta Mexico y analista politico en Radio UAS, Diario de Sinaloa y Director Ejecutivo de Proyecto 3.