Elogio del PRI

En el ámbito nacional, uno de los pocos lugares donde el PRI puede presumir de mantener aún un status de “presentable” es Sinaloa.

Ya se podrán imaginar el resto.

Aunque suene a broma lo digo en serio: algo de cierto hay en mi afirmación, desde el momento en que nos remitimos a la manera en que ganaron la elección del año pasado, donde gubernatura, principales alcaldías y mayor número de diputados fueron para ellos y, aunque no me guste decirlo, a pesar de tener enfrente a un partido local, el PAS, que también a nivel nacional es reconocido como un fenómeno de éxito y crecimiento.

Las curiosidades que hacen del PRI sinaloense un caso extraordinario, no acaban ahí: la capital ha sido gobernada por la oposición sólo una vez, nunca ha perdido la mayoría en el Congreso y la gubernatura se le fue una única vez, esto último ha sido, quizás, de lo mejor que le pudo pasar.

Si algo le reconozco a los priistas locales, es que salvo Toledo Corro, el resto de los gobernadores que hemos tenido bien puede uno llevarlos a una fiesta y no te hacen quedar mal. No estoy diciendo que sean hombres químicamente puros (ahí cuando encuentren uno me avisan para conocerlo y hacer constar en actas), pero de mala fama pública, tipo Moreira, Duarte o lindezas similares, ninguno más.

Y hasta con él (Toledo) han corrido con suerte.

Con el cuento de que Dios los hace y ellos se juntan, MALOVA acabó apadrinado por el tigre del sur, pero como ahora para ser político se debe no tener ideas, los priistas locales no han sabido aprovechar a cabalidad esa circunstancia para, de una vez y para siempre, desprenderse de la mayor de sus vergüenzas; vamos a ver si ahora que sus contrarios se equivocaron, se les despierta su otrora reconocido olfato oportunista y ya no dejan pasar la oportunidad.

Es verdad: el espaldarazo que Toledo le ha refrendado al malovismo no es poca cosa. El padre del actual gobernador fue alcalde durante el sexenio de Toledo, así que el peso simbólico del acto cachuchero es enorme, un verdadero desafío tan grande que reclama una respuesta de la misma magnitud, puesta en charola de plata para matar dos pájaros de un solo tiro y ser sacado en hombros de la plaza.

Por la vía de la bravata, ha Quirino se le han acomodado en la mira los dos peores gobernadores de nuestra historia, se le han puesto a modo para, con un solo golpe de precisión, borrarlos de la faz de nuestra historia y convertirse en el héroe de la jornada, sería uno de esos actos con los que hoy se ganan elecciones…y ya ven que el año entrante habrá una muy grande e importante.

El desenlace de esta historia lo vamos a ver muy pronto.

Jorge Aragón Campos

Jorge Aragón ha ejercido el periodismo radiófonico, televisivo y escrito. También ha publicado novelas, ensayos y artículos científicos. Sus columnas tocan temas que van desde lo político hasta lo cultural.