¿¡A los 10 años oficial del Registro Civil!?

Grandes mentiras o graves alteraciones, mitomanía u omisiones en el expediente público de Diva Hadamira Gastélum Bajo.

Aunque en su pueblo se le conoce por “Moringa”, por sus muchas propiedades obtenidas con los beneficios más oscuros del poder, la senadora por Sinaloa se autodefine como “adicta a la política”. Pero la ruta que sigue su trayectoria pública, muestra inconsistencias y falsedades de peso hasta en su hoja curricular para consumo del pueblo mexicano.

Ella, que pretendió arrebatar la candidatura del PRI al gobierno de Sinaloa el año pasado, sólo por la regla de la equidad de género, no de capacidad y menos de vocación social, no cuida ni las elementales formas de su expediente público.

Y mueve a sorpresa y a risa la acreditación profesional y política de la legisladora, que lo mismo puede ser un caso de pérdida de memoria que afán de quitarse años.

Según portal de la Cámara de Diputados, la guasavense que ha indignado a sus paisanos por sus alardes de riqueza, nació el 30 de julio de 1961. Es decir, tiene 56 años de edad.

Lo inaudito viene inmediatamente después en lo que dice esa página oficial: que Diva empezó a trabajar ¡en 1971! A los 10 años de edad. Y mire dónde: como oficial del Registro Civil. Fenómeno del mundo actual, del pasado y del futuro.

Un año después, dice el currículum, no nosotros, pasó al Juzgado de Primera Instancia del Ramo Civil, en Guasave, por supuesto.

Es decir, en 1972 ya era por lo menos pasante de derecho para estar en ese nivel del poder judicial … ¡cuando no era ni adolescente! Si nos atenemos a este dato falso ella no pasó por primaria, secundaria, preparatoria, para hacer la carrera profesional. No puede ser, aunque le hubieran expedido el certificado de sexto recién nacida.

Todo un caso mundial. Un récord histórico de precocidad y de inteligencia.

Pero en el sitio de internet aparecen otras incongruencias. No dice los años en que cursó la carrera profesional. Es un espacio en blanco.

Reporta diplomados en 90-91, 92-93, 2000 y 2005-2007; una maestría en Derecho Social y Familiar en 96-98, más estudio de técnico en informática en 2001-2002.

Pero de la licenciatura nada explica el expediente. En la página descrita, el espacio en que debe indicarse la generación de sus estudios de derecho simplemente aparece en blanco. ¿Omisión o no quiso declarar otra vez en falso?

Cuando quiera escribir su biografía, tendrá dificultades para explicar cómo fue primero empleada de juzgado y luego alumna de derecho.

Hoy, se concluye que hay falsedad o deseo de “inflar” el currículum. ¿Y para qué lo hizo?