Sangra Universidad Pedagógica

Daño patrimonial por 9 millones 773 mil 304.03 pesos deja Rector Aniceto Cárdenas a la UPES, según la ASE

Con el expediente en mano lo echaron fuera. Era un desfalco por casi 10 millones de pesos registrado por la revisión de la cuenta pública del 2016 a cargo de la Auditoria Superior del Estado.

El entonces Rector de la Universidad Pedagógica del Estado de Sinaloa, Aniceto Cárdenas Galindo no tuvo más remedio que acceder al mensaje enviado para no apegarse al artículo 18 de la Ley orgánica e intentar reelegirse.

Sí, le habían cerrado la puerta. El dictamen hoy se confirma:

“La Universidad Pedagógica del Estado de Sinaloa, incurrió en inobservancia de la normativa, principalmente en materia de Ley General de Contabilidad Gubernamental, Principios Básicos de Control Interno, entre otros, que generaron un probable daño a la Hacienda Pública”, afirmaría el documento ejecutivo que indicaba su situación financiera tras la revisión de su cuenta pública.

Hoy el informe completo de la ASE del 2016, hace una radiografía del quebranto y la probable recuperación por el monto de 9 millones 773 mil 304.03 pesos y los 17 pliegos de observaciones que aún no se solventan.

Empleados favoritos

Los resultados del informe de la cuenta descubren que el Rector Aniceto Cárdenas distribuía recursos públicos entre personal bendecido por la línea, sin incluso tener derecho a esas prestaciones laborales. Su equipo de incondicionales eran los favorecidos.

Así la ASE le observaría la cantidad de un millón 009 mil 374.45 pesos que otorgaría a trabajadores con contrato de prestación de servicios profesionales bajo el régimen de honorarios asimilados cuando sabía que estos no tenían derecho a recibir ingresos por subsidio al empleo.

También la auditoría formularía un pliego de observaciones por un monto de 4 millones 615 mil 679.36  pesos porque se presume un daño o perjuicio, o ambos, a la Hacienda Pública Estatal  por importe de 4 millones 593 mil 772.59 pesos y al patrimonio de la Universidad Pedagógica del Estado de Sinaloa por importe de 21 mil 906.77 pesos, respectivamente, por haber efectuado pagos por concepto de aguinaldo no autorizado en el Contrato de Prestación de Servicios Profesionales bajo el Régimen de Honorarios Asimilados al Salario.

La situación de los bendecidos no terminaría ahí, porque la ASE formularía otro par de pliegos de observaciones, uno por 346 mil 114.33 pesos, por haber efectuado pagos por concepto de sueldos a personal que no cuenta con la documentación justificativa consistente en el contrato de prestación de Servicios Profesionales bajo el Régimen de Honorarios Asimilados al Salario, por importe de 220 mil 274.73, además pagos de subsidio al empleo por 69 mil 730.53 y diferencias en sueldos pagados en exceso por importe de 56 mil109.07 pesos, y otro por 407 mil 42.05 pesos, por haber efectuado pagos por concepto de sueldos a personal bajo el mismo régimen los cuales no estaban amparados durante la vigencia del contrato.

El “autopagos”

El Rector en el año 2016, cuando aún aspiraba a la reelección, se “autopagaría” en exceso cantidades a su salario por alrededor de 665 mil 184.50 pesos al año.

Según el documento de la ASE se aseguraría que tras el análisis de la base de datos de nómina de personal de honorarios administrativos, se constataría “que durante el ejercicio 2016 la Universidad Pedagógica del Estado de Sinaloa pagó un importe de $540,305.25 por concepto de sueldo y $540,305.25 por concepto de previsión social al rector de la misma, totalizando un importe de $1,080,610.50”.

Ahí también se observaría que existía “una diferencia de sueldo pagada en exceso de $665,184.50 en el ejercicio 2016, derivado del comparativo realizado entre el sueldo otorgado por nómina contra el sueldo y compensación autorizada en el anexo 14 “Límites de Percepción Neta Mensual” de la Ley de Ingresos y Presupuesto de Egresos del Estado de Sinaloa para el ejercicio fiscal 2016, el cual señala el importe de $415,426.00.”

El daño patrimonial era evidente.

El alcohol

Los desvíos de recursos a actividades no propias de los fines de la institución los hicieron comprar vinos y licores aparentemente para labores culturales.

“Se detectaron pólizas de cheques por importe de $19,675.16, por concepto de comprobación de gastos de la C. Norma Leticia Juárez Beltrán, Secretaria Administrativa de la Universidad Pedagógica del Estado de Sinaloa, observándose que dichos gastos se consideran innecesarios ya que no cumplen con los fines del ente público, por lo que deben apegarse al sentido estricto del presupuesto, el cual debe de ejercerse conforme a los principios de racionalidad económica y austeridad”.

Así el 9 de mayo, por instrucciones del Rector, compraron, para deleite desconocido, 72 botellas de vino tinto Riunite Lambrusco, un espumoso de denominación de origen, y 4 unidades de whisky Buchannas, uno de los más baratos del mercado.

Ya para el 28 de noviembre del 2016 se desquitaron, se comprarían dos botellas de whisky Johnnie Walker Red Label de 750 mililítros, una del delicado y selecto whisky Macallan Sienna que despliega un primer derechazo de vainilla y notas a naranja, manzanas verdes, trufas, chocolates y roble que los cercanos al Rector aseguran, disfruta por su sabor en la boca a dátiles junto a higos y pasas para dar paso a un toque de nuez moscada y genjibre.

Ese mismo día, el jolgorio cultural requeriría de unas de tinto Ruinite Lambrusco.

Los eventos de la UPES se condimentan con alimentos sinaloenses y para el 19 de enero y 4 de febrero se compraron 14.80 y 45 kilogramos respectivamente de camarón, gastos que fueron observados por la auditoría y por lo que se formularía un pliego por presunto desfalco por 16 mil 035.64 pesos.

Más daño

En la compra de papelería dentro del programa de alfabetización del año 2016 de las unidades Los Mochis, Culiacán y Mazatlán, se presume un daño patrimonial a la Universidad Pedagógica del Estado de Sinaloa por la cantidad de 211 mil 163.77 pesos, ya que durante la revisión realizada por la Auditoría Superior del Estado se omitió la evidencia que justificara dicho gastos como son programas de trabajos, reportes de actividades y cumplimiento de metas y oficios de solicitud de las unidades correspondientes.

De la misma forma se le formularía un pliego de observaciones por un monto de 36 mil 938.29 pesos, por haber efectuado pagos por concepto de comprobación de gastos realizados por personal adscrito a la Universidad Pedagógica del Estado de Sinaloa sin contar con la documentación justificativa del gasto.

Otro por 659 mil 600 pesos por haber efectuado pagos sin contar con la documentación justificativa del gasto de servicios legales de contabilidad, auditoría  y relacionados, uno más de 595 mil 969.86 pesos, por haber efectuado pagos por concepto de mantenimiento y conservación de inmuebles, omitiendo proporcionar la evidencia de estimaciones de obra la cual estará acompañada de números generadores, croquis, fotografías antes, durante y al término de la obra, así como los contratos de trabajo.

Uno más de 163 mil 659 pesos por haber efectuado pagos por concepto de vuelos aéreos, consumo de alimentos y servicios de hospedaje, omitiendo anexar oficio de comisión, liquidación de viáticos y relación de personal que participa, además en algunos casos no anexan comprobantes que reúna los requisitos fiscales, otro de 381 mil 603 pesos por haber efectuado pagos por gastos innecesarios y uno más de 286 mil 354.80 pesos, por haber efectuado pagos en los cuales omiten anexar evidencia donde se justifique la erogación realizada.