La traición, Enrique Coppel y Clouthier…. HUNDEN AL PRI SINALOA

La simbiosis de los empresarios Enrique Coppel Luken-Manuel Clouthier Carrillo,motejados en los círculos políticos como “los superiores” rebota en el Comité Directivo Estatal del PRI. La credibilidad de los todopoderosos ingresó al estatus de crisis, a un punto de quiebre que coloca en riesgo sus proyectos.

La dinámica del Cártel de la Llave, como se conoce en Sinaloa al Grupo Coppel, es dominar todo el territorio sinaloense: el plan inmediato es extender nombramientos a granel, en el PRI, de candidatos a presidentes municipales, diputados locales y federales y al Senado de la República bajo la estrategia de desacreditar, dividir, desplazar o aplastar a otros grupos políticos.

En las jugadas maniqueas juega un papel preponderante el ex diputado del PAN y actual legislador “independiente”, Manuel Clouthier Carrillo, dueño de Noroeste, periódico de la oligarquía. El diario es clave para deshonrar a opositores políticos y a los medios de comunicación que no se ajusten a la “línea editorial” de Clouthier.

En simbiosis con Enrique Coppel, Clouthier pretende abrir coyunturas “para que se le dé” una curul en el Senado de la República. La idea es que el PRI y el PAN y un segmento de Morena y el PRD le permitan “estratégicamente” escalar a ese peldaño.

Proyecto 3 es un semanario incómodo para Enrique Coppel y Manuel Clouthier. Sobre la publicación se descargan iras, fobias y consignas. En conjunto, los artículos, análisis y reportajes del periódico representan una voz distinta a la de Noroeste y otros medios. No cabe duda: Proyecto 3 va contra la “naturaleza” de Clouthier y Coppel.

El Debate es otro de los objetivos de Manuel Clouthier-Enrique Coppel. La consigna en Noroeste es desacreditar a Javier Salido y su familia. Le es adverso a sus proyectos políticos y de “expansión” empresarial la presencia del periódico. Socavar a El Debatecon los casos de corrupción en el Sector Salud reveló la intencionalidad de quienes manejan las estrategias de los “superiores”.

Sujeto al comercialismo y el monetarismo, a los intereses de la alta oligarquía económica, Noroeste trata de convertir al sinaloense en un ser sin valor universal intrínseco, en un “lector esponja”, en un mercado-visor cautivo que consuma sin capacidad plena de raciocinio.

Noroeste desprecia la verdad, en medio de una realidad que lastima a todas las capas sociales de Sinaloa.

Bien. Paradójicamente, la crisis de la simbiosis Enrique Coppel-Manuel Clouthierempieza con el arribo de Quirino Ordaz Coppel al gobierno de Sinaloa. En la campaña del 2016 ambos le mostraron su respaldo, uno por la vía del parentesco-financiamiento y otro por la afinidad empresarial.

Con la unción estatal de Quirino, Enrique Coppel Luken instaló en la dirigencia del PRI-Sinaloa a uno de sus empleados favoritos: Carlos Gandarilla García, hijo de Víctor Manuel Gandarilla Carrasco.

Víctor corrió la aventura junto con Enrique  Coppel en el 2006 -hace 11 años- contraManuel López Obrador, en aquel entonces candidato a la Presidencia de México por la Coalición Por el Bien de Todos.

Desempacado como dirigente de la Liga de Comunidades Agrarias y Sindicatos Campesinos (CNC) y del PRI estatal, Víctor Manuel Gandarilla Carrasco, se entronizó con la figura de “Caballo de Troya” en la campaña de Obrador al que falsamente apoyó con la figura de candidatura al Senado.

En el 2006 la defensa de los intereses de Coppel obligaron pues a Gandarilla, padre, a vestir unos meses el ropaje de izquierdista sinaloense.

En aquella cruzada anti-Obrador en Sinaloa y México el Cártel de la Llave orientó el voto de sus empleados contra el tabasqueño y los conminó a que votaran por el panista Felipe Calderón Hinojosa.

La llegada de Carlos Gandarilla al PRI no fue la de la más idónea, mucho menos estratégica. Rompió al tricolor en decenas de “células” y lo convirtió en un galimatías. En un rompecabezas estatal. Los grupos políticos se replegaron a sus distritos y municipios bajo la amenaza de desprenderse de cualquier consigna centralista.

Con datos obtenidos en el PRI nacional, el CISEN y otras fuentes federales, se concluye que para el PRI-Sinaloa el escenario electoral es “incierto”:

1.- La intención del voto de la ciudadanía rumbo al 2018 está dividida así: 30 por ciento de los votos los tiene bajo “control” el PRI-gobierno; 30 por ciento son del Partido Sinaloense; otro 10 lo posee, aún, el grupo de Gerardo Vargas Landeros. Otro 10 por ciento lo detenta el PAN, 10 por ciento Morena y otros 10 por ciento los tendría el PRD, PT, Panal, Movimiento Ciudadano y otros partidos moléculas.

2.- El PRI atraviesa por una aguda crisis de credibilidad. El “liderazgo” de Carlos Gandarilla está anclado a Enrique Coppel y al CISEN, donde despachan dos personajes: Rafael Oceguera Ramos, secretario general de Gobierno durante el régimen de Jesús Aguilar Padilla; y su padre, Víctor Manuel Gandarilla.

3.- En el PRI sobresale el juniorismo y el nepotismo. Los alcaldes priorizan en el juego político a sus empleados y se meten a la competencia electoral desplazando a la militancia en tierra y a los priistas naturales. Los diputados locales les cierran también el paso a otros aspirantes a puestos de elección popular.

4.- Es en los Comités Municipales donde se crispan más las divisiones. La dirigencia estatal no obedece a un interés general, común, de las bases, salvo el del grupo Coppel. Los priistas y otras figuras relevantes, las dirigencias, se sienten espiadas, vigiladas por el CISEN-Gobernación.

5.- Militantes del PRI que tenían esperanza de una posición o de crecer políticamente con el nuevo régimen de gobierno estatal han sido relegados. Algunos son tratados como  “potenciales” traidores al Revolucionario Institucional.

6.- El nacimiento-expansión del Grupo Mazatlán que reclama más posiciones y operar en el PRI estatal y en otros campos de la vida pública estatal choca frontalmente con el Grupo Culiacán, con quien Enrique Coppel ha sabido mantener “relaciones” de protección mutua.

En este escenario, Enrique Coppel Luken se dispone a designar candidatos a puestos de elección popular ordenando a Carlos Gandarilla privilegiar los “perfiles empresariales” y de ser posible rescatar a viejas figuras del PRI, caciques que ya han perdido elecciones en sus municipios y distritos, desalentando más al priismo.

En el PRI no ven más allá de sus narices. Es un PRI anticipadamente derrotado. Hundido por la ambición de Coppel que sueña con crear un imperio político a lo largo y ancho de Sinaloa sin sopesar las revueltas internas que genera la imposición de un “liderazgo” estatal no consensado con nadie, sin antecedentes ni identificación con las bases priistas.

Bajo el propósito de que únicamente entren al reparto de posiciones políticas solo los identificados con el Cártel de la Llave, se desplaza el descrédito de actores políticos y de medios de comunicación que difunden otra percepción del quehacer político diario.

Es en la descalificación donde entra Manuel Clouthier con Noroeste. El diario de la oligarquía usa como “punta de lanza” a izquierdistas que no lo son para que critiquen a opositores.

El objetivo es “limpiar” el camino”. Que opere a sus anchas Enrique Coppel y que se generen coyunturas para la candidatura “independiente” al Senado de la República de Manuel Clouthier. Es la misma técnica que usó Noroeste en el 2015 y el 2016.

En el 2015 le sirvió para ocultar las connivencias de Manuel Clouthier con el Grupo Culiacán del PRI que le cedió espacios para que pudiera ganar por la ruta “independiente” la diputación federal por el 05 Distrito Electoral Federal de cara alcandidato del PRI, Ricardo Hernández.

Martha Tamayo, entonces presidenta del Revolucionario Institucional en Sinaloa y diputada federal, señaló que hubo militantes de este partido que apoyaron la campaña de Clouthier y otros que los financiaron para que se realizaran las operaciones. Ni unos ni otros, aseguró, están identificados. Pero ambos, dijo, son traidores.

“Tengo entendido que en el triunfo del ‘independiente’ se contó de algunos militantes panistas y de algunos priistas que traicionaron al partido, y lo sostengo ¿Quién motivó esa traición?, esa parte no me la sé”, dijo.

-¿Les llegó alguna queja, tienen algún expediente sobre esto, de parte de Ricardo Hernández?, le preguntó el periodista Javier Valdez (+) del semanario Río Doce a Martha Tamayo en noviembre del 2015.

Ricardo Hernández se dio cuenta igual que nosotros hasta el último. Hubo la suma de varios elementos que hablan de una conducta de esa naturaleza, pero la responsabilidad es del PRI municipal y por eso aceptamos la renuncia de su presidente.

“….Lo único que te puedo decir es que hubo muchos priistas que representaron en casillas, movieron y promovieron a favor del independiente, ¿quién pagó por ello?, seguramente fue una actividad incentivada por lo económico, y esa parte no me la sé”.

Javier Valdez reveló que una tarjeta informativa que se hizo llegar al PRI y que es parte de un expediente que se depositó en el CEN del partido decía a la letra:

“Se comprobó la elaboración de utilitarios para el candidato independiente (….) operados por Noé Heredia…..”

“Se contó con el apoyo del empresario Luis Quintero, propietario de la negociaciónBatas, Botas y Uniformes de Culiacán, con domicilio en Calle de los Limones #1692, en la colonia La Campiña”.

“La operación la hicieron a través de depósitos especiales otorgados a los trabajadores y devueltos a la vez a la empresa, para luego ser utilizado el recurso de manera directa para el pago de los utilitarios, con el propósito que no fueran identificados los patrocinadores”.

“Esta información fue validada con personal de investigación, donde se confirmó que la maquila y elaboración la hicieron en otra empresa para evitar sospechas”.

En el 2016, Clouthier, el aliado de Enrique Coppel, se la jugó con Quirino Ordaz Coppel. Se le metió al PRD a las entrañas con su figura de “independiente” para que se designara candidato del sol azteca al gobierno de Sinaloa a Mariano Gómez Aguirre, ex presidente de la CoparmexAgustín Basave, dirigente nacional del PRD, respaldó a Gómez, recomendado de Clouthier

Gómez Aguirre se pegó y plegó a las estrategas electorales del PRI.

En el 2018, Manuel Clouthier espera de nuevo los favores del PRI para alzarse como Senador “independiente”. En el tricolor estatal se gesta una nueva traición para favorecer al dueño de Noroeste, pero los números no los cuadran.

La lucha le hacen…

Ya le hacen el caldo gordo al PRD, PAN y  Morena, a cuyos actores usan para desacreditar a quienes consideran sus opositores. Los perredistas, panistas y morenistas desarrollan con agrado el “trabajo sucio” con tal de que no los critiquen y con tal de aparecer en las páginas de Noroeste.

Pero en su accionar cavan su propia tumba. Se dejan usar y luego los mandan al despeñadero.

Álvaro Aragón Ayala

Conductor del programa de radio Ruta Mexico y analista politico en Radio UAS, Diario de Sinaloa y Director Ejecutivo de Proyecto 3.