El secreto de los oráculos

El pasado está lleno de anécdotas sobre adivinos del futuro, es uno de los oficios más viejos del mundo y sobrevive hasta nuestros días, por ejemplo ahí están los encuestólogos para demostrarlo, que en cada elección sacan sus “investigaciones” para generosamente compartirnos de gratis sus resultados.

Para no ir muy lejos, ayer por la noche Gabinete de Comunicación Estratégica publicó los resultados de su primera medición para las elecciones del año que entra y…qué creen: a Meade le bastó con que lo nominaran para hacer que el PRI se ponga a sólo cinco puntos de MORENA.

Es decir que, según Gabinete de Comunicación Estratégica, al PRI le bastó nombrar candidato para que en unas cuantas horas el país se pusiera impaciente para ir, ya, a votar de nuevo por él; todas las barrabasadas del gobierno de Peña Nieto, cometidas durante los últimos cuatro años, fueron olvidadas, desechadas y arrojadas al cesto de la basura.

Fueron alrededor de diez puntos los que el tricolor remontó en sólo una tarde. La neta, yo no veía una acción tan contundente desde el desembarco aliado en Normandía.

Si tomamos en cuenta que estamos a siete meses de la elección, a ese paso el candidato priista se va a convertir en el nuevo Simón Bolivar, pues para el primer domingo de julio habrá acumulado intención de voto suficiente para ganar en Centro, Sudamérica y mar Caribe, y si ese día no llueve, hasta la península ibérica pudiera sumarse a la contabilidad.

¡Esos son hombres!

El problema con los oráculos es sólo uno: son falsos. Ahí está el caso de Ciro, un rey Persa que para variar entró en guerra con la nación helénica, a quien el oráculo le anticipó: si cruzas el río destruirás un imperio. Claro que aquello sólo podía interpretarse como el triunfo definitivo de oriente sobre occidente, así que Ciro cruzó el río y… le pusieron una madriza que significó el final de su propio imperio, es decir el oráculo no se equivocó, se equivocó el rey al interpretar sus palabras.

Pocos casos en la historia como el de Julio César, quien siempre se burló de los adivinos y con facilidad los usó para lograr sus fines: el emperador sabía que siempre, bajo cualquier circunstancia, en toda batalla la derrota y la victoria tienen la misma posibilidad de salir avante. Lo demás es atole con el dedo.

El 2018 apenas se aproxima a su arranque, está por correr un montón de agua bajo el puente y el PRI asegura poder lograr otras dos hazañas históricas, la primera es lograr mantener el poder con una presidencia en niveles de desaprobación jamás vistos en el mundo, la segunda, hacerlo llevando como candidato al recaudador de los impuestos, un exceso al que no se atrevieron ni los propios romanos en sus momentos de mayor decadencia imperial.

De ese tamaño va a ser la hazaña. No se ofenda nadie por lo que diré a continuación: cómo lo dudo.

Jorge Aragón Campos

Jorge Aragón ha ejercido el periodismo radiófonico, televisivo y escrito. También ha publicado novelas, ensayos y artículos científicos. Sus columnas tocan temas que van desde lo político hasta lo cultural.