CONTEC Sumitomo y la explotación laboral

A pesar de gozar del paraíso fiscal que le brinda el gobierno del Estado de Sinaloa al proporcionarles los apoyos de los Ceprofies, capacitación pagada para varias plantas, la exención y trato preferencial en el pago del impuesto sobre la nómina, la empresa Contec Sumitomo mantiene los peores salarios del estado.

Contec es una maquiladora más que explota inhumanamente a sus trabajadores y les paga sueldos de hambre. Se ubica en la “zona industrial” de Los Mochis, generando una alta contaminación “radial”, factoría que es conocida como “industria de la abstinencia”, pues sus empleados carecen de toda oportunidad para desarrollarse.

La empresa extranjera no genera riqueza sino empleos mas pagados.

Ahí, la explotación laboral y la constante rotación de personal debido a las amenazas que se hacen efectivas para aquellos que lo denuncian por mal trato y el retraso en los salarios miserables, son las constantes que privan en esta empresa japonesa dedicada entre otros giros a la manufactura de arneses para el sector de autopartes (Arneses Eléctricos Honda, Toyota, FORD, GM, entre otros).

Las periódicas quejas de trabajadores despedidos desde su instalación en el 2003 causan la burla seguramente de su Presidente Yoshinobo Otá, que ha encontrado en Sinaloa y México el campo propicio para instalar sus maquiladoras y atentar contra la clase trabajadora con toda la protección de las autoridades laborales

Tras una rueda de prensa realizada en la empresa en la zona industrial de la Ciudad de Los Mochis, el equipo de seguridad impidió el paso de un grupo de periodistas de distintos medios de comunicación con todo y que acaba de ingresar otro grupo de periodistas.

“Estos vienen a investigar”, dijeron los guardias.

Efectivamente, al intuir que no nada más iban a preguntar para que los funcionarios estatales y los funciobarios de Contec se lucieran, pues algunos periodistas traían consigo la intención de plantear “preguntas extras” y de ser posible abordar a los trabajadores sobre las condiciones de esclavitud que se mantienen en ese tipo de plantas, los guardias recibieron la orden de no permitir el paso a los periodistas incómodos.

La sorpresa fue aún mayor debido a que cuando el grupo que fue dejado afuera intentaba ingresar y solicitó la intervención del equipo de Prensa y Comunicación del Gobernador Quirino Ordaz Coppel, no obtuvo respuesta. Por el contrario, Alberto Camacho y Jair Valenzuela, le dieron la espalda a los comunicadores.

Ninguno de los dos salió sin atender o a  gestionaron el ingreso y se hicieron de la vista gorda ante la represión que sufrieron los compañeros periodistas. Varios recibieron insultos y empujones de los guaruras de Contec Sumitomo.

El propio jefe de giras del gobernador Quirino Ordaz Coppel, Humberto González huyó del lugar para no intervenir temeroso quizá de que los “gorilas” lo agredieran o lo mandaran al demonio.