CODESIN y los grandes negocios.

Detrás del Consejo de Desarrollo de Sinaloa-CODESIN- se esconde la fotografía del fracaso y se alimenta la impunidad, la crisis y el desempleo que padece el estado de Sinaloa.

El organismo alcanzó estatus de parapeto de grupos económicos que mantienen aplastada a las actividades productivas y convirtieron la industria regional en elefantes blancos inoperantes.

Lejos de convertirse en un órgano impulsor de las actividades productivas el CODESIN mantiene una actitud de disimulo hacia el ataque del estado a la agricultura, ganadería y pesca.

Ya que no han sido  críticos de las políticas económicas implementadas por las autoridades gubernamentales ya que los programas institucionales dispararon la pobreza en la entidad y concentraron los recursos en pocas manos.

La historia coloca al CODESIN dentro de los parapetos  donde a la sombra de la economía estatal se forjaron empresas constructoras que se especializaron en obras de mala calidad y costosas.

La llegada de José Mario Cadena Bórquez como presidente ejecutivo del Consejo de Desarrollo de Sinaloa está generando que se activen los botones de pánico en los sectores productivos ya que antes de su arribo fue forjado a la imagen y semejanza de los empresarios que viven del erario público sin generas beneficios a la entidad.

Todo apunta a que el organismo funciona como mesa de juego para la baraja económica de tahúres que buscan beneficios grupales y no se abren al escrutinio social que piden mejores condiciones de vida en el estado.

Tomando en cuenta que los códigos morales y éticos de CODESIN están colocados en entre dicho porque su actual presidente fue concebido en las entrañas del organismo ya que dentro del Consejo para el Desarrollo Económico de Sinaloa –CODESIN- ha sido Secretario en el periodo 2009-2012 y Presidente del Comité Regional de Promoción Económica Zona Norte en el periodo comprendido del 2012-2015.

El curriculum de José Mario Cadena Bórquez no resulta muy halagador para Sinaloa ya que durante su travesía en CODESIN no ha detonado proyectos que escurran en beneficios generalizados para los ciudadanos y en cambio el desempleo alcanzo a  110 mil personas en promedio anual en los últimos diez años.

Tan solo en  el sexenio gubernamental anterior se perdieron 470 mil fuentes de empleos que los organismos impulsores de la economía regional no reclamaron al estado y tan poco lo hicieron cuando la industria azucarera regional fue devastada dejando sin trabajo a más de 22 mil obreros.

Los consejeros de CODESIN también han guardado silencio en torno a la crisis económica derivada de los endeudamientos públicos concebidos en el gobierno pasado, a pesar de que la exploración legislativa sobre el manejo económico del sexenio pasado demuestra que más de 22 mil millones de pesos fueron colocados como deuda pública que saldaran los contribuyentes y que no se sabe dónde se aplicaron.

Por otra parte se encuentra también la ineficiencia de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción-CMIC- que preside en la zona norte Luis Ernesto Martínez Garibaldi   ya que este organismo le ha dado abrigo a los miembros del CODESIN que edificaron obras de mala calidad y de una duración breve para descargar los tesoros del estado y endeudar a los ciudadanos sin ninguna contra prestación a cambio.

El paradigma de las personas que juegan con dos  barajas es Martin López Mendivil que está al frente del CODESIN en la zona norte y a la misma vez realiza servicios de constructor con conocimiento previo de los proyectos de obras que les son presentados.

Es decir cuenta con información privilegiada y sostiene su empresa Constructora y Arrendadora López-CALSA- con los recursos públicos del estado y además de que se especializa en obras chatarra de breve duración no ha servido a los ciudadanos construyendo casas de interés social sino que se va por proyectos institucionales.

La empresa de López Mendívil está colocada bajo el radar del gobierno federal porque  está de tras de obras pagadas y no realizadas a la Red Mayor del Valle de El Fuerte para la conservación de la represas del norte del estado.

Por otro lado, funcionarios de la Comisión Nacional del Agua están al asecho de las actividades que se realizan en las represas regionales desde donde se  extraen material pétreo  sin autorización legal pues en las excavaciones se debilitan las paredes de la obra y se deteriora el embalse de agua.

La empresa de López Mendívil está bajo la lupa oficial por los servicios que presta a las dependencias gubernamentales de ese tamaño es la nueva cara de CODESIN.