Amarga eliminación italiana

Amigos de Proyecto 3, Italia ha sufrido una eliminación indigerible, la noticia que ha manchado el fútbol tras quedar fuera de la Copa del Mundo en Rusia 2018. 60 años después de aquel Mundial de Suecia 58 donde no acudieron y que ahora la misma Suecia les revive los fantasmas del destino ante la incapacidad de revertir la mínima diferencia de goles jugando en Milán, Italia.

Es fácil hacer una crítica y decir que esta generación de jugadores italianos han avergonzado otras épocas de gloria cuyas han llevado a la supremacía a la Azzurra, a la poderosa Italia que ha ganado 4 Copas del Mundo a lo largo de su historia igual a los Alemanes y por detrás de Brasil, señores, no es Holanda, ni cualquier selección, y pensar que la selección de los Países Bajos son una potencia, a diferencia que no saben lo que es ganar una Copa del Mundo.

Italia toca fondo en este momento y deberán ejecutar una limpia de jugadores de aquí a cuatro años del próximo certamen mundialista. No es la Italia ganadora de otros tiempos, existen muchas carencias en la actual selección que ha dejado en evidencia la situación actual de su emblemática camiseta.

Es que simplemente no concibo la ausencia de los italianos, estas selecciones no deben faltar al torneo más importante de fútbol, es una bofetada al espectáculo deportivo considerando la importancia que representa Italia. Pero hay algo muy cierto, es que esta Italia no es la que conocemos, me atrevo a definirla como la más paupérrima de todas, carente de grandes figuras, de ese talento italiano que aun siendo no favoritas ganaba títulos.

Mientras Suecia sin su gran estrella Zlatan Ibrahimovic quien ya había renunciado a su selección y fue de las grandes ausencias en Brasil 2014, la pregunta es si ya recuperado será tomado en cuenta por su entrenador  Janne Andersson, quien ha declarado no contemplarlo por respeto a un nuevo sistema de jugadores que están acostumbrados a jugar sin él, quedará para la polémica, en lo personal sería bueno para el futbol ver  a Ibrahimovic.

Regresando con los italianos. ¿qué les pasó?

El fútbol es en la actualidad más equitativo, la eliminación en Europa es la más difícil, los grupos son cada vez más complicados, son las mismas selecciones, sin embargo mejoran paulatinamente y con la globalización de futbolistas en las distintas ligas, se vuelven competitivas. Italia no pudo ganar el grupo G, España fue el ganador y por tal motivo amarró su pase directo a Rusia. Italia fue segundo y se fue a esta reclasificación con los Suecos, segundos del grupo  A, ganado por Francia, justo donde Holanda quedó en tercero y a la postre fuera de posibilidad.

España hizo 28 puntos, Italia 23, era solo entre ellos la disputa por un grupo relativamente fácil, los únicos puntos que dejó escapar la Azzurra fue empate en casa ante España y Macedonia, por una sola derrota de visita 3 a 0 con España, fuera de eso, logró todos las unidades restantes. España ganó todos sus juegos a excepto el 1 a 1 con Italia en su campo.

Pero en el sorteo por los 8 mejores segundos lugares de los grupos A, B , C, D, E, F, G, H  I, (solamente un segundo lugar queda fuera, en este caso fue Eslovaquia del sector F)  de acuerdo a los bombos ordenados por los 4 equipos mejores en el ranking de FIFA y los otros 4 menor posicionados dentro del ranking, a Italia le tocó el cruce con Suecia, la ida a favor 1-0 para Los suecos y la vuelta sin goles con marcador global 1-0, de tal manera quedaron eliminados.

Italia tenía para ganarle a Suecia cerrando en casa, pero simplemente no fue capaz de anotar un solo gol con una ofensiva que intentó pero no concretó las pocas opciones de gol, de una selección que evidentemente carece de talento de otras generaciones y que llevaron al fracaso una historia de 60 años siendo mundialistas.

¿De quién es culpa?

De todos y de nadie, es fútbol, las circunstancias, el grupo dominado por España, el entrenador, los jugadores, el destino, dos juegos mal jugados, la falta de grandes figuras que adolece hoy en día Italia, muchas responsabilidades, al final esto marcará el fútbol italiano como la tragedia que Mussolini jamás hubiera perdonado, quizá eso les faltó, amedrentarlos para sacar la verdadera Italia tetracampeona. @GuilleGastelum