Tres Ríos

El Partido Acción Nacional no las trae todas consigo y transita por un camino difícil hacia la competencia electoral del año 2018.

Este instituto político está sufriendo una especie de cáncer intestino ya que son sus militantes los que le están provocando su caída como competidor político.

Además el PAN las está perdiendo todas. Los tribunales electorales están desnudando a los actores que tripulan al partido azul en Sinaloa y les sacan a relucir sus fallas.

Uno de los primeros que les advirtió que le harían los mandados quienes lo defenestraron del panismo y ahora le tiene que pedir una disculpa, es Guadalupe Carizoza Chaidez que hace dos año fue expulsado del PAN por así convenir a los intereses del gobierno estatal pasado y a la camarilla que controlaba al partido azul.

Carrizoza Chaidez les estorbaba y lo descarrilaron pero este acudió a los tribunales electorales y recientemente les llegó con la carta de exoneración y obligó al panismo a reabrirle las puertas.

Por si fuera poco otro de los que les abrió las grietas y les hizo crujir el piso a los grupos antagónicos que revolotean sobre el comité directivo estatal de Acción Nacional es Alejandro Higuera Osuna, quien les impugnó la elección de la nueva directiva que encabeza Sebastián Zamudio y en resumida cuentas dejó en claro que el proceso de renovación de cuadros fue un cochinero.

Pareciera que ese es el nuevo estilo del Partido Acción Nacional en Sinaloa.

La impugnación más que ser relevante porque se vayan o no a negociar las posiciones de los grupos antagónicos que quieren una rebanada de pastel en la búsqueda de las candidaturas que vienen, deja en claro que el PAN está en caída libre y sin red de protección.

Por eso algunos actores políticos que se han favorecido económicamente con los colores de Acción Nacional quieren aprovechar la recta y salirse del partido antes de que los arroyen los nuevos vientos que soplan.

Este el caso de Víctor Sarmiento y Eleazar Rubio Ayala, que se dicen traicionados por el panismo y en el auto exilio se escabullen para no ser tocados por el caos que impera en el partido azul. Armando Leyson Castro que asumió el rol de panista por conveniencia también se esconde de los choques intestinos del instituto político.

Mientras tanto en Choix José Lindolfo Reyes Gutiérrez ha dado muestra de que tiene miedo de que el Partido Revolucionario Institucional postule al joven empresario Omar Gil Santini y ha dicho que tiene pensado no buscar la reelección por la presidencia municipal.

En el municipio de Choix Omar Gil Santini tiene musculo para revertir la influencia del panismo y dependerá del Partido Revolucionario Institucional jugar bien sus cartas en la contienda que viene.

Gil Santini quiere ir por el PRI a buscar la alcaldía y ha levantado revuelo porque está bien conectado con la sociedad de los altos, donde los jóvenes y gente madura sabe que tiene el perfil suficiente para devolver al tricolor  a la primera posición en las preferencias electorales y sacar al municipio de la desastrosa posición en que se encuentra sumido.

Entre los conocedores de los ritmos cardiacos de la actividad política se asegura que el acalambramiento de José Lindolfo Reyes Gutiérrez no es por que quiera retirarse de propia voluntad de la contienda electoral que viene, sino que está pendiente de que el PRI haga sus movimientos y si el tricolor se equivoca lanzando a personas sin arraigo entonces si le entraría como candidato para comer pichón.

Sin embargo la fotografía del momento muestra que Reyes Gutiérrez pierde con facilidad si el abanderado del PRI es Gil Santini.

Así están las cosas en el PAN.

Ya acabé.