¿Otra vez Galindo?

Prototipo del político priista, Heriberto Galindo Quiñonez, busca de nuevo los reflectores tratando desesperadamente de  alcanzar una Senaduría, olvidando que al termino del pasado proceso electoral juró y perjuró que si perdia la tacuachada  en la elección para Gobernador, se retiraría definitivamente de la política, pero en realidad nunca se retiró: siguió moviéndose con soltura en los altos circulos políticos nacionales.

Galindo no desaprovecha oportunidad para “atravesársele” al Presidente Enrique Peña Nieto a fin de que le de la oportunidad de sacrificarse una vez más por Sinaloa ocupando una curul en la Cámara Alta del Congreso de la Unión.

Pragmático, el originario de Mocorito, no tuvo ningún empacho para mantener una relación cordial ante el Principe, el entonces gobernador aliancista, Mario López Valdez, olvidando que fue el protagonista principal de la  elección en que el PRI  perdió por primera vez la gubernatura en Sinaloa, pidiendo su apoyo para alcanzar la senaduría. Pero ¿Que más podria hacer? El primero que hincó la rodilla ante Malova fue el entonces dirigente nacional del PRI, César Camacho Quiroz.

Astuto, Malova le contestó entonces, como lo hizo con muchos aspirantes, sin comprometerse:

—-Ya que seas candidato, cuenta con todo mi apoyo.

Cómo calificar a un político, a un distinguido militante priista, que no siente ningún rubor para postrarse ante quien luego de rebelarse contra su partido el tricolor, termina con mas de 80 años de hegemonía del tricolor. Bueno. En jugadas politicas se rompen géneros.

Galindo no fue Senador, pero sí diputado federal, no obstante  la ruidosa campaña promocional de su imagen política y de la tan cacareada Fundación Para Mover y Transformar  a Sinaloa, punta de lanza en su fallido proyecto por la gubernatura.

Acostumbrado a estar siempre en la jugada, considerándose un político útil  en su partido, vendiendo caro su talento y experiencia, el discípulo de Jesús Reyes Heroles, sería, junto con Manlio Fabio Beltrones y otros politicos de alto relieve, uno de los artífices para que el PRI le abriera las puertas de par en par al malovismo, al grado de que el gobernador aliancista fue el poder real en el Revolucionario Institucional en Sinaloa.

Se daba el lujo Malova de operar las campañas del tricolor, teniendo bajo sus órdenes, manejados como viles títeres, a los directivos.

Pese a su desacuerdo con la oprobiosa forma en que el PRI era manipulado desde el gobierno estatal, Jesús Enrique Hernández Chávez y Martha Tamayo, en sus respectivos periodos, aceptaron su papel de marionetas.

Sólo Pablo Moreno Cota y Jesús  Burgos Pinto, mantuvieron una actitud de decoro  y de vergüenza, prefiriendo aceptar la renuncia que estar sometido por un gobernante al que consideraban traidor.

Galindo se convirtió en un aliado de Malova, defendiendo su posición de virtual líder del PRI, ello resultado de acuerdos cupulares. Sin embargo, no hay que dejar de analizar que esto fue crucial también para que en el 2016 en funciones de gobernador de Sinaloa, Mario López respaldara el proyecto del PRI.

Muchos recuerdan cuando en vísperas de los destapes a presidentes  municipales y diputaciones, Galindo regañó en las afueras del partido en Culiacán a aspirantes de Ahome, entre ellos a Mario Zamora Gastélum, que buscaba una diputación federal, asi como a Fernando Zapién y a otros preclaros militantes de ese partido, que habían manifestado su interés en competir por un cargo de representación popular, quejándose que el partido les cerraba las puertas.

—–Grábense bien, no sean perplejos, las posiciones políticas las va a decidir el Gobernador. Lleva mano. Entiéndalo. Son acuerdo cupulares. Así que no se hagan bolas. Malova tiene poder para quitar y poner candidatos…

De esa manera, Rubén Félix Hays, fue diputado federal por el Panal, gracias al respaldo de Malova. Asi también un ahijado político del gobernador alcanzó tres años después una diputación federal, pero por el PRI: Bernardino Antelo Esper.

Gracias a su colmillo, Galindo mantuvo una buena relación con Malova. Se dice que fue una carta mas del gobernador, además de Gerardo Vargas, en el proceso sucesorio.

Al fracasar su proyecto, Heriberto parecería que mandaría al diablo su tan traída y llevada fundación, que prometia iba a sacar adelante a Sinaloa, e incluso había prometido retirarse de la vida política, para siempre. La Fundación está viva. Y Heriberto está de nuevo en la palestra. El ex diputado federal y eterno aspirante a la gubernatura, vuelve a resurgir en la política, exigiendo su cuota de poder, sustentada en su larga trayectoria social y política.

Galindo no se anda por las ramas y ya le pidió a su amigo el Presidente Peña Nieto una Senaduría, alegando tal vez que no puede estar en la banca porque se enferma, proyecto complicado, pues el PRI requiere para el 2018 de candidatos con alta rentabilidad electoral, elementos de probada honestidad y capacidad.

JOAQUIN VEGA

Cuando Joaquin Vega Acuña dirigía el Comité municipal del PRI en Ahome, maniobraba, de acuerdo con su compadre Juan Millán para incrustarse en el gabinete del gobernador Renato Vega Alvarado.

La oportunidad se presentó cuando Arturo Duarte Garcia, entonces Subsecretario de Gobierno, se separó del cargo para buscar una diputación local por el cuarto distrito de Ahome, obviamente apoyado por  el Mandatario Estatal.

——Tu vente. Haz de cuenta que ya tienes la diputación en la bolsa. Ni el polvo te va a ver el de la oposición—, le dijo el colmilludo Vega Acuña a Duarte.

Duarte se dejó seducir por los cantos de sirena y abandonó las cómodas y refrigeradas oficinas de palacio de gobierno, convencido de que triunfaría fácilmente en las elecciones para diputado, para luchar enseguida por su siguiente proyecto: la presidencia municipal.

Sin embargo, todo se derrumbó. El PRI perdió por primera vez la alcaldía de Ahome y además una diputación, precisamente la del cuarto distrito.

Para entonces, Joaquín Vega ya despachaba como Subsecretario de Gobierno, puesto que había dejado el viejo Duarte.

Un dia visitamos en su despacho a Vega Acuña, con fama de haber sido muy generoso con la prensa.

——A ver, que novedades me traes de Los Mochis?

——-Con la novedad es que Duarte anda diciendo que luego de unos días de vacaciones se reintegrará a esta Subsecretaria—-, le respondí medio en serio y en broma.

——–Joaquin se puso morado y saltando de su asiento, enarcando las cejas como diablo, completamente fuera de si, sentenció:

——–DE AQUÍ NO ME SACAN NI A CHINGAZOS!!!!

Y en efecto Joaquín se mantuvo en ese cargo el resto del sexenio renatista, siendo ratificado por su compadre Millán al llegar a la gubernatura.

Fue el segundo hombre mas poderoso en ese sexenio.

Luego vino el rompimiento político, cuando Millán enfrentó al PRI, en el 2010, impulsando la candidatura aliancista de Malova, mientras Vega Acuña se mantuvo firme en el PRI.

Vinieron los señalamientos entre ambos, al grado de que Millán llamó a su compadre ‘’amigo sexenal, amigo del gobierno’’.