Etapa electoral y el advenimiento de falsos mesías y profetas

“Hacia el final del ministerio terrenal del Salvador, sus Discípulos acudieron a Él con varias preguntas referentes al futuro: ‘Dinos ¿qué señal habrá de tu venida?’. Jesús respondió: ‘Mirad que nadie os engañe. ‘Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán. Y oiréis de guerras y rumores; habrá pestes y hambres, y terremotos en diferentes lugares. Y todo esto será principio de dolores’ (Mateo 24:3-8)”.

Que los mexicanos ya están plenamente identificados con el hambre y su “capitalización” política, es seguro. De terremotos y enfermedades está llena la viña nopalera. Rumores se esparcen por todos lados. A nosotros nos tocó vivir en Sinaloa: tierra de sangre y muerte, marginación y pobreza. Es profunda aquí la brecha que separa a los ricos de los pobres. La demagogia reina por los cuatros puntos cardinales de Sinaloa, que conste.

¿Vendrán entonces a nuestra entidad falsos mesías y profetas? El 2018 será año electoral y no es remoto que en las campañas, políticos ambiciosos desciendan del Olimpo para ofrecerse como salvadores de esta tierra olvidada del Señor. El voto bien vale para la casta mentirosa la promesa de cambio. De un Sinaloa mejor.

Es real. En el Sinaloa que nos tocó vivir se palpa la inconformidad generalizada. Habita una ciudadanía que cada día exige más a sus líderes o representantes: transparencia, combate a la corrupción y que tengan la capacidad necesaria para sacar adelante el estado y la nación. No somos pocos que, como alternativa, podríamos creer en falsos mesías o profetas, cerca o alejados de los partidos, enfermos de prepotencia y egoísmo.

¿Quiénes de los que se ofrecerán como los salvadores de Sinaloa merecerán la confianza de los ciudadanos? Seguro es que los problemas no se solucionarán de la noche a la mañana. Sin embargo, sería un grave error dejarnos arropar por la mentira. Si la solución no está ni en los partidos ni en las figuras políticas individuales o “independientes” ¿dónde está? La solución es dejar votar por los políticos que nos mienten. Por los demagogos.

La solución podemos ser nosotros, cuando salgamos a votar en el 2018 y dejemos de recompensar con nuestro sufragio a dinosaurios, a los cínicos y a los falsos mesías y profetas, para en conjunto, todos, abrirle camino a la transparencia y la inclusión.

¿Qué vendrán a prometer bocones y jilguerillos? Lo mismo de siempre y que nunca han podido cumplir:

1.- Mejorar los salarios.
2.- Mejorar y ayudar al sistema sanitario y de salud.
3.- Que todas las personas van a tener acceso a los servicios básicos.
4.- Que se combatirá la inseguridad.
5.- Que se reformará el sistema de ayuda a los trabajadores para que escapen de la incertidumbre de las crisis y los recortes.
6.- Que se combatirá el narcotráfico.
7. – Que combatirán el hambre y la pobreza.
8.- Que subirán el gasto público.
9.- Que garantizarán una renta/ingreso mínimo para familias menesterosas.
10.- Que bajarán el precio del agua, la luz y los combustibles.

En el capítulo 19, relativo a “El Gobierno”, en el libro El Cristo Social se predica que “quien no sabe gobernarse a sí mismo, no puede gobernar a los pueblos. Los políticos actuales no saben gobernarse a sí mismos; están llenos de astucia, egoísmo, odio, codicia, lujuria, celos, envidia, glotonería, borrachera, etc., etc., etc.”

“Es absurdo dar el voto para un candidato que no sabe gobernarse a sí mismo, es estúpido elegir un gobernante que no se sabe gobernar a sí mismo. Quien no sabe gobernarse a sí mismo, mucho menos puede gobernar a otros.”

“Los pueblos han sido víctimas de los gobernantes, han sido engañados miserablemente, y a nadie podemos culpar a excepción de nosotros mismos.

Si el individuo es reflexivo, si estudia la conducta del candidato y ve que este es borracho, glotón, codicioso, mentiroso, fornicario, lujurioso, adúltero, etc., etc., y no da su voto por él, contribuirá formidablemente para salvar el mundo”.

Que en Sinaloa uno de los falsos profetas o mesías viene encarnado con botarga similar a la de Santa Claus, con barba y discurso pendenciero. Que le gusta el insulto. Que es lenguaraz…

Dios agarre confesado al pueblo de Sinaloa.

Álvaro Aragón Ayala

Conductor del programa de radio Ruta Mexico y analista politico en Radio UAS, Diario de Sinaloa y Director Ejecutivo de Proyecto 3.