EL PAS contra el “impuesto platino”

El 9 de mayo del 2017  el Partido Sinaloense propuso la iniciativa para derogar impuesto sobre tenencia o uso de vehículos (o Tenencia, como es usualmente conocido). El documento firmado por los diputados del PAS fue recibido el 11 de mayo en el Congreso Local.

En la discusión de que si debe continuar o no la aplicación del impuesto hay quienes pretenden encontrar “chichis a las culebras”.

La Tenencia, conocido como “impuesto platino” por los gobiernos de las entidades federativas y la SHCP por la facilidad con que recauda, es uno de los gravámenes más odiados, vilipendiados y malentendidos de la historia impositiva en México.

Por encima del impuesto predial que los dueños de viviendas consideran como “una renta por vivir en su propia casa”, el impuesto sobre tenencia o uso de vehículos “es una carga que lesiona la economía de los propietarios de vehículos”.

Hay diferentes “antecedentes” o argumentos sobre el origen de la gabela. Uno de ellos es que fue creado para “financiar” las Olimpiadas de 1968. Otro para apalancar otro tipo de proyectos gubernamentales.

La primera vez que apareció este impuesto en México fue en la  Ley de Ingresos de la Federación de 1962 que se publicó en diciembre de 1961.  Posteriormente, el 14 de Diciembre de 1962, el Presidente Adolfo López Mateos presentó a la Cámara de Diputados la iniciativa de Ley del Impuesto sobre Tenencia y uso de Vehículos (p. 3 de este documento), la cual fue aprobada y publicada en el Diario Oficial de la Federación el 28 de Diciembre de 1962.

El impuesto por tener un coche se ha convertido en una de las formas más efectivas de recaudación fiscal.

En los sesenta, la Tenencia habría cubierto con prontitud las inversiones y los gastos olímpicos, que sumaron dos mil 198 millones 800 mil pesos, como señala el reporte financiero final del Comité Organizador de los Juegos Olímpicos que presidió Pedro Ramírez Vázquez.

Sin embargo, el subsidio federal neto a los juegos, sólo fue de 710 millones 100 mil pesos, reporta el mismo Comité Organizador en su memoria. Con esos recursos fiscales se cubrieron gastos de realización de la fiesta deportiva, y ese fue el costo de la olimpiada mexicana a la Hacienda pública.

El resto del financiamiento -esto es, mil 488 millones 800 mil pesos-, fue recuperable, porque pagó la construcción de instalaciones diversas y obras públicas.

De esa manera, el impuesto por tener un coche se convirtió en una de las formas más efectivas de recaudación fiscal, además creciente, conforme el parque vehicular nacional se incrementó en ocho sexenios, los de Gustavo Díaz Ordaz, Luis Echeverría Álvarez, Miguel de la Madrid, José López Portillo, Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón Hinojosa y en menor medida en el de Enrique Peña Nieto.

“Es un impuesto que debe desaparecer”, explica el dirigente del Partido Sinaloense, Héctor Melesio Cuén Ojeda, quien recientemente se reunió con los diputados pasistas liderados por Víctor Antonio Corrales Burgueño.

Explica que la carga fiscal que pesa sobre los bolsillos de los sinaloenses “es muy pesada; algunos no adquieren vehículos por pagar tenencia, placas y refrendo. “El tema no es muy complejo. Es de justicia”, señala, e indica que hay otros impuestos, también, como el predial, que algunos fincatenientes consideran como “pagar renta por el vivir en su propia casa”.

Nos recuerdan al presidente Antonio López de Santa Anna quien cobró impuestos hasta por tener puertas y ventanas.

Historia de la Tenencia:

1 enero de 1962. Entra en vigor la Ley de Ingresos de ese año. Incluye el cobro a la tenencia o uso de vehículos.

7 diciembre 1962. México formaliza ante el COI su candidatura como país sede de los Juegos Olímpicos de 1968, con un proyecto de financiamiento.

28 diciembre de 1962. Entra en vigor la Ley del Impuesto a la Tenencia y Uso de Automóviles.

28 mayo 1963. Se constituye el Comité Organizador de la XIX Olimpiada México 1968.

18 octubre de 1963. En Baden-Baden, Alemania, México es designado organizador de la XIX Olimpiada.

Diciembre de 1974. El Congreso reforma la Ley para dar 30% de participación a los estados y al Distrito Federal.

Diciembre de 1977. Reformas a la Ley para desalentar la tenencia de vehículos de alto consumo de gasolina.

1 de enero de 1981. Se abroga la Ley del 28 de diciembre de 1962, sustituida por una Ley sobre la Tenencia o Uso de Vehículos, que incluye yates, helicópteros, aviones.

Diciembre de 1981. Aplica tasa cero a vehículos de más de 10 años y se cobra un impuesto local.

1 diciembre de 2004. Fija una tasa preferencial a vehículos eléctricos.

29 noviembre 2007. Aumenta tarifas a motocicletas nuevas, con valor de hasta 200 mil pesos.

21 diciembre de 2007. Se abroga la Ley del Impuesto a la Tenencia o Uso de Vehículos a partir del 1 de enero de 2012.

El impuesto a la tenencia vehicular se aplica a las personas que están registradas como propietarios de un automotor; y se calcula con base en las características del vehículo, como el modelo, marca y hasta la depreciación que ha sufrido con el tiempo.

Mientras que el refrendo se refiere a la obligación fiscal que tienes por el derecho al uso de placas para el vehículo. O sea, nos cobran impuestos por todo.

El costo varía en cada entidad federativa, incluso hay algunos que no cobran este impuesto.

El PAS ingresó en mayo  al Congreso Local la iniciativa para derogar la Tenencia o “impuesto platino”. Durante seis meses la propuesta de los legisladores pasistas se ha mantenido en el “congelador”. El debate sobre su viabilidad enfrenta a diputados de las diferentes fracciones parlamentarias.