Dorados al borde de la eliminación

Amigos de Proyecto 3, Dorados de Sinaloa está al borde de la eliminación en su aspiración de lograr uno de los 8 boletos para la liguilla del Ascenso MX. Lo que inició bien- se le fue paulatinamente de control a Diego Ramírez y a su plantel que parecía un serio candidato al campeonato por el equipo que se armo- aunado a un arranque bueno que durante las primeras 7 fechas se mantuvo entre los tres mejores conjuntos del certamen.

Lo inexplicable es cómo se fue cayendo el equipo fecha tras fecha acumulando derrotas que lo fueron llevando a su actual situación a falta de dos jornadas. El problema está en que ya no dependen de ellos mismos y su fútbol es tan endeble que son pocas las posibilidades de calificar, tendría que vencer este sábado a San Luis, posterior a Correcaminos, ambos equipos igual en la disputa por un lugar en la fiesta grande.

Siendo realistas, Dorados nunca jugó bien este torneo, las primeras jornadas quizá lo salvaba que eran más certeros en la definición, llegaron a ser líderes y ocupar el reconocimiento como la mejor ofensiva, Vinicio Angulo era el goleador del momento pero también fue desapareciendo del mapa. Expulsiones, lesiones, movimientos en la alineación y falta de liderazgo en el vestidor ha preponderado en Dorados hasta entonces.

El plantel figuraba para ser un equipo muy duro, y sí tiene buenos elementos, pero curiosamente los jugadores no han hecho lo que saben hacer dentro del campo; sin idea, sin entrega y con un técnico que no ha logrado persuadir a un grupo que parece inconforme de algo, tal vez de retrasos de sueldos, algo muy común en Dorados que ha afectado el interés y compromiso del equipo en otras etapas.

Pero eso nunca lo dice la directiva, ni lo dirá.  En Xolos según ESPN corrieron a Coudet a falta de dos jornadas por ponerse a favor de sus jugadores, y si al hermano mayor le va mal, a Dorados le va peor, el consentido pasa muy mal momento, y se refleja acá con el hijo menos querido.

Esa podría ser una razón por la que el fútbol en Dorados sigue sin aparecer, y dudo que de aquí al final de la fase regular tengan un cierre diferente, es una realidad que dos victorias podría calificar al Pez, depende de la derrota de otros equipos, pero no sabemos si eso suceda, futbolísticamente si los jugadores salen a buscar con profesionalismo esos 6 puntos, sería bueno para todos, más que lo quieran hacer, es otra cosa.

Diego Ramírez no ha tenido gran culpa por los últimos resultados, como por ejemplo, la expulsión estúpida de Moisés Velasco al minuto 14 ante Celaya y las fallas de Hachen, eso no está en manos de un entrenador, su responsabilidad es que el equipo juegue bien, cosa que no ha podido cristalizar, sin embargo este plantel debería estar por lo menos entre los mejores 5 de la tabla general aun jugando mal al fútbol.

Al final alguién pagará los platos rotos, el hilo se corta por lo más delgado y el primero en irse es el entrenador, por que un fracaso como no calificar a la liguilla, lo dejaría fuera tentativamente, sería ilógico despedirlo como al Chacho en Xolos, algo dijo que se hecho en contra al dueño del equipo, no es normal correr así en el cierre de la primera fase y con posibilidades de calificar.

Acá en Culiacán, creo que Ramírez es más moldeable, tal vez no se meta mucho con la directiva si hay o no adeudos, simplemente se dedica a trabajar, la cuestión es que a sus jugadores no los ha logrado convencer de hacer su trabajo.

Dos jornadas faltan para saber qué pasará, habrá o no liguilla, seguirá o no Ramírez como entrenador de Dorados. @GuilleGastelum