Ase: 525 expedientes contra Torres Félix

Conoce Proyecto 3 sustentado paquete de irregularidades  

Descripción de omisiones y abusos en presupuesto de obras

Deuda pública al segundo semestre de 2016: 1,465.9 mdp

En caos financiero persiste pasivo sin fuente de pago por 451 mdp

Aplastado por el peso de 525 expedientes abiertos por la Auditoría Superior del Estado al ex alcalde Sergio Torres Félix por irregularidades administrativas, de las cuales sólo se han resuelto 4, el gobierno de Culiacán enfrenta las consecuencias de un lastre financiero aún sin solución por un endeudamiento total directo de 1,465.9 millones de pesos, revelan cifras oficiales del segundo semestre del año pasado, el último de aquella administración devoradora de recursos.

En lo que puede clasificarse como otro “año de Hidalgo”, los últimos seis meses del ex presidente municipal registran un incremento de 185.2 por ciento en el importe de los pliegos de observaciones de la ASE, respecto de las responsabilidades fincadas el semestre, al sumar 157 millones 933 mil 705 pesos 85 centavos, según información recabada para Proyecto 3, voces que rompen el silencio.

A la vista de estos números, resulta inexplicable la sospechosa consideración de la ASE y de la Fiscalía General del Estado hacia los funcionarios responsables del enorme cúmulo de irregularidades bajo el mando de “El Cholo”, como se le conoce coloquialmente al anterior ejecutivo municipal.

Los números indican que el caos financiero es el sello distintivo de la gestión de Torres Félix, al dejar un pasivo sin fuente de pago que suma 451 millones 049 mil 716 pesos 98 centavos.

El monto de la deuda pública y su servicio, es una pesada carga para el rescate de la misma, porque escapa a las posibilidades del estado y aun del gobierno federal por las prioridades que enfrenta debido a los costos de la reconstrucción.

La estrategia financiera sigue siendo el total silencio de las nuevas autoridades y no la búsqueda de recuperación de los fondos públicos desviados.

El total de esa deuda es de 745 millones 746 mil 898 pesos 56 centavos, según el resumen de los latrocinios perpetrados principalmente en apoyo a los sueños del ex funcionario que derrochó dinero en un disparatado afán de ser candidato a gobernador de Sinaloa.

El gasto excesivo y abusivo, en perjuicio de la sociedad y de la actual administración, fue similar a la expedición de un cheque al portador para construir una imagen personal, porque la deuda no fue consecuencia de una importante obra material ni en el mejoramiento de los servicios públicos, como lo han declarado los distintos sectores sociales del municipio.

A falta de realizaciones, el desvío y el endeudamiento, con su abrumador pasivo sin fuente de pago, hay que rastrearlo en los entresijos de la trama política y la ambición del anterior gobernante de la capital del estado, quien actuó confiado en la impunidad de que ha disfrutado la corrupción y sus implicados, y al hecho ya previsible en su momento de que en su lugar llegaría el más íntimo de sus allegados, Jesús Valdés Palazuelos.

AUDITORÍA FINANCIERA REPORTA OMISIONES Y DESVÍOS GRAVES

 Entre las observaciones más relevantes surgidas de la auditoría financiera, conocida por este semanario, se encuentra la enlistada como Resultado número 64, que refiere las “transferencias injustificadas de la cuenta bancaria del Impuesto Predial Rústico a la cuenta bancaria Concentradora utilizada para realizar diversos pagos y viceversa”, dejando un adeudo de 35 millones 320 mil pesos. Esos recursos jamás llegaron a las comunidades donde fueron generados con el esfuerzo de los productores del campo.

El Resultado 108 de la revisión financiera mostró que el señalado “omite anexar reporte de los movimientos realizados, evidencia del proceso de adquisición, evidencia del reporte mensual de incidentes atendidos, análisis de reportes aún abiertos y seguimiento brindado… evidencia de la capacitación al personal técnico del servicio de emergencia 066, registro vía bitácora en el centro de operaciones del proveedor vía mesa de ayuda a través de un número 800 o a través del correo”. La suma sin comprobar es por 11 millones 368 mil 138 pesos 23 centavos.

Ni este servicio a las personas en situación de emergencia escapó a la opacidad de la referida administración.

Otra omisión cuantiosa es la falta de comprobantes fiscales digitales por internet (CFDI) impresos, por concepto de seguro de responsabilidades patrimoniales, hechos que importan un millón 691 mil 367 pesos 54 centavos.

Un concepto inverosímil es el consignado en el apartado 49 de la auditoría financiera, por “omisión de evidencia justificativa de los trabajos realizados y contrato por honorarios para estudio, elaboración, promoción y seguimiento de demanda contra el gobierno del estado de Sinaloa para el cumplimiento de convenio de obra pública y recuperación de participaciones”. En este renglón se gastaron sin justificantes 449 mil 500 pesos.

EVADIERON DINERO HASTA A LA UNIDAD DE TRANSPARENCIA ESTATAL      

 El Resultado 98 de esa auditoría reveló que “omitieron enterar las retenciones del cinco al millar a la entonces Unidad de Transparencia y Rendición de Cuentas para la vigilancia, inspección y control de las obras ejecutadas con recursos del FORTALECE 2016”. El importe de esta omisión es de 227 mil 328 pesos 12 centavos.

Esto significa que ni la instancia revisora del gobierno del estado quedó a salvo de los “ajustes” financieros para desviar el importe de compromisos institucionales.

En las cientos de observaciones en pié contra el gobierno municipal anterior, se encuentran irregularidades por importes millonarios en todo tipo de financiamiento de obra, desde las financiadas con gasto corriente, hasta las incluidas en programas especiales y en programas federales.

Estas cifras que equivalen a desaseo financiero, son también el obstáculo que impidió a Sergio Torres dar el salto a otro cargo público en la era de Quirino Ordaz Coppel.

CASOS CONCRETOS DE DESVÍOS EN PRESUPUESTOS DE OBRAS

 Casos concretos: El Resultado 208 de la auditoría se obtuvo de la pavimentación del bulevar San José, en el fraccionamiento La Estancia 2, con recursos del gasto corriente. Dice el reporte que “se omitieron facturas, estimaciones, números generadores de la obra 11”, por un millón 970 mil 981 pesos 51 centavos. No hay rastros de ese dinero.

Mejor negocio para la autoridad municipal pasada fue la obra 20, la rehabilitación del Malecón Culiacán, parque Las Riberas (Puente Peatonal-Equipamiento), pagada con recursos de Programas Regionales. En el expediente no se encontraron evidencias de la necesaria autorización de precios unitarios de los “conceptos extraordinarios” cobrados en las estimaciones correspondientes. El concepto es una pantalla que pretendió justificar el desvío de 3 millones 119 mil 521 pesos 09 centavos. Lo extraordinario es ahora la demostración de la confianza en la opacidad que puede envolver a una obra pública, que tiene como principal beneficiario a quien la realiza, y no a la localidad donde se lleva a cabo.

En la auditoría a la construcción del drenaje pluvial en avenida Aquiles Serdán y calle Rafael Buelna, clasificada como Resultado número 262, se encontraron pagos por concepto de obras no justificados, debido a que no se mostraron análisis de precios unitarios “extraordinarios” para su revisión y autorización. El importe de esos pagos fue de 2 millones 820 mil 694 pesos 63 centavos. Se dijo que se pagó un excedente, sin sustentar el cuantioso importe con los comprobantes ineludibles.

El programa federal para el Fortalecimiento de la Infraestructura Municipal (FORTALECE) también registró manejos irregulares, como ocurrió con la obra 27 auditada, en la rehabilitación del drenaje pluvial en el sector señalado, pero en la calle Sepúlveda, entre Buelna y Rosales. Se cometió ahí la misma “genialidad” de realizar pagos por 447 mil 890 pesos 53 centavos no justificados al omitirse la documentación que compruebe los conceptos “extraordinarios” supuestamente autorizados. Es evidente la colusión del ex director de obras públicas, Ramiro Cruz León, el obligado directamente de transparentar los pagos por la construcción realizada en el municipio.

“SE OLVIDARON” DE ENTERAR RETENCIONES A IMSS, INFONAVIT Y SAT

 En el catálogo de cómo desviar dinero ajeno –federal- encomendado a Sergio Torres y al tesorero Edgar Kelly García, se encontró que de manera ya no sospechosa sino premeditada, se “les olvidó” enterar a las instituciones las retenciones de cuotas del IMSS e INFONAVIT a los trabajadores del ayuntamiento.

En la documentación a que tuvo acceso este reportero, se revela que el Sistema de Administración Tributaria también “determinó diferencias en los cálculos de las retenciones de impuestos (ISR retenciones por salarios-ISPT) elaborados a los trabajadores, por un importe de 16 millones 468 mil pesos”.

Este dato se incluye en el llamado “status” de las observaciones de pliego levantadas en el segundo semestre del 2016.

En la desordenada danza del erario público se observó el desvío de 10 millones 690 mil pesos del programa FORTALECE para el pago de aguinaldos, que necesariamente debió reintegrar este año la nueva administración municipal. Esta operación es irregular porque desvió un recurso de la administración para fines distintos, realizando transferencias fuera de normatividad entre las cuentas de programas federales y la cuenta bancaria concentradora del municipio.

Otra observación es el costoso financiamiento que el municipio debe realizar al Sindicato de Trabajadores del municipio, al encontrarse pagos indebidos a personal comisionado de esa organización por 6 millones 859 mil 627 pesos 30 centavos.

El documento precisa que esta irregularidad “es general en todos los municipios del estado”, como parte de las transas políticas que deben concertar gobierno y representación obrera.

Ante este cúmulo de manejos turbios expuestos por los auditores, resulta inaudita la falta de aplicación de la ley a los anteriores responsables directos de las irregularidades aquí señaladas con base en documentos oficiales, el alcalde, el tesorero y el director de obras públicas.