¿Un rosario por las cuentas públicas de Sinaloa?

De caceroladas en Barcelona y caminatas en escuelas de Ahome

 Ver a la comunidad con los ojos de un niño reanima. Los pequeñines del Kinder Eloisa Aguirre de la colonia Morelos en la ciudad de Los Mochis Sinaloa emprendieron su caminata de la mano de sus padres para mirar, con esa vista primeriza y excursionaria, a sus alrededores. Sus pasos los llevaron al oriente en donde saben que sale el sol. Cruzaron el primer puente sobre el canal que abastece agua potable para el puerto de Topolobampo a un lado de la alameda. De ida su timidez no les permitió observar los cientos de pececillos que rozaban las orillas, pero de vuelta los habían de festinar con pequeños gritos: “sí ahí están… son muchos”. Los chiquillos apenas si supieron porqué las autoridades municipales y estatales mantienen destartalada la carretera Los Mochis Topo en su costado poniente, el que está más cerca de su escuelita. “La van a arreglar para quitarle lo fea. Tenía hoyos y ya se los van a llevar”, les decían. Vieron todo con detenimiento. Las máquinas, los montones de materiales. Pero de seguro no saben que eso lo hace el Gobierno. A ellos no les preocupa aún, ni la ineficiencia ni las sinvergüenzadas de los que mandan en el municipio y el estado. Prefieren caminar y un tránsito les da el paso sobre el carril abierto de la carretera. Algunos le sonríen, uno lo saluda, otro “la choca”. La hilera de niños y padres se mueve para meterse a la colonia. La maestra Dora les pide que vean todo porque, aunque aún no saben escribir del todo, deberán establecer registro, en una hoja blanca que cargan junto a un lápiz, de los lugares, objetos y personas que vean. La vista los lleva a la derecha e izquierda rápidamente, atrás quedó el maloliente dren que despachó “los fuchilas..huele a popó”. Adelante resguardados en una sombra intentan su primera tarea. Todos quieren escribir y los padres les ayudan. Solo tienen cinco años. “La “T” es el palito con otro palito acostado arriba, la B es un palito con dos barrigas, una chica y otra grande, la E es un palito parado y tres acostados porque son más flojos, uno arriba, otro en medio y otro abajo”. La caminata se extiende unas cuadras más hasta la unidad integral de rehabilitación de Los Laureles del Dif . Ahí a los pequeños les muestran quienes son las personas con discapacidad. Quieren saber más. Son niños con una esencia tierna. Al salir las sonrisas los llevan de regreso a su kínder. La aventura se aprende y apenas la primera había pasado…

La llaman la santa rapiña. Ahí en el municipio del Rosario cada alcalde “pasa bolita” para mantener un defalco histórico al erario público de más de 9 millones de pesos hasta antes del 2016. Sí en ese municipio suena como un rezo. Sí, se repite en cada administración municipal. Y las voces que lo hacen desfalcadoramente mágico se resumen en los nombres de los alcaldes Arturo Flores Guzmán y Manuel Antonio Pineda Domínguez. Uno calla, el otro esconde. De los 126 pliegos de observaciones emitidos por la Auditoría Superior del Estado desde el 2010, que implicaban un monto de recuperación de 35 millones de pesos, solo poco más de 10 millones de pesos fueron solventados. El desfalco histórico en contra del erario público del Municipio del Rosario concreto es de 9 millones 187 mil 301.01 pesos, mientras 14 millones 944 mil 938.49 pesos ha sido parcialmente solventados. La cifra es sin contar el segundo semestre del 2016. Así serían 17 millones 136 mil 397.3 pesos. En esas cuentas que aún cuentan, el ex Alcalde Flores Guzmán tiene pendientes con la ASE por más de 11 millones de pesos en todo su trienio ante la complacencia del actual primer mandatario municipal, Manuel Pineda Domínguez. Tan solo en el segundo semestre del 2016 presenta un probable daño patrimonial de 7 millones 949 mil 096.31 de pesos reportado en el informe de la Auditoría.

Sí, en Barcelona las protestas se movían en el aire. El golpeteo metálico viajaba a los oídos. El cacerolazo en repudio a la intervención de la autonomía catalana retumbaba para erizar la piel. Eso de la independencia de Cataluña del Gobierno español cada vez suena más. Es la voz de las calles. Barrios de Barcelona como Gracia, Santa Eulalia o El Clot y municipios como Hospitalet de Llobregat se sumaron a la protesta. Eran las diez de la noche y el repiqueteo de libertad recorría las avenidas y cada vez se sumaban más tronidos. La cacelorada de Barcelona inicio a partir del 20 de septiembre y fue convocada para las diez de la noche. Ahí las calles de la ciudad se han llenado de ruido para manifestar el rechazo a los registros de la Guardia Civil y las detenciones a los 14 cargos del Gobierno local. Protestar con el golpeo de las cacerolas, las cucharas, cualquier fiero hipnotiza sin más…