Por la razón o por la fuerza

La frase no es mía, corresponde a un momento particular de la historia inmediata al final de la lucha revolucionaria en México, aparece en una vieja foto de Culiacán, puesta en letras gigantes sobre un arco triunfal, construido cerca de la estación del ferrocarril con motivo de la visita de Venustiano Carranza a Sinaloa.

Sin ser muy versado en esa etapa de la historia nacional, que se distingue por la confusión y la incertidumbre política, encuentro mucha similitud con el momento actual, donde la política ha dejado de ser una actividad racional para parecerse cada vez más al póker, donde las ideas han sido sustituidas por los juegos de manos y por la capacidad de engaño de los participantes.

Aquí en Sinaloa, estamos viendo varias manifestaciones del mismo fenómeno en torno al PRI; por un lado, los diversos grupos a su interior trataron de incidir en el nombramiento del nuevo coordinador de asesores del gobernador, maniobra que no les resultó, mientras por el otro, la pelea por las candidaturas se ha llenado de bloferos que ofrecen el oro y el moro en términos de votos, cuando la mayoría de ellos son los mismos que ya contendieron y que, pese a haber ganado, no pudieron revertir la tendencia a la baja de la votación a favor del PRI, es decir se aprovecharon del poco voto duro corporativizado que aún queda sin aportar ni una sola boleta más.

Lo peor del asunto, es que de nueva cuenta se está torpedeando la posibilidad de una alianza con el PAS, seguramente con el pretexto de que “sale muy cara”, como si aquí en Sinaloa fueran muy rentables las alianzas nacionales, que tampoco han logrado revertir la baja en la captación de votos; lamentable el papel de las menguadas fuerzas que componen al PRI sinaloense, que apuestan a obtener una posición de la cual beneficiarse en lo que llega el desastre final, sin importar las consecuencias de su rapacidad; los argumentos contra la alianza con el PAS son los mismos del año pasado, no responden a una visión estratégica sino a una necesidad pecuniaria, se trata de que entre menos burros más olotes, es decir, se trata de sacarle sin meterle nada a cambio, ese es en verdad el problema del PRI en Sinaloa, nadie quiere aportarle nada y lo único que van a lograr, es que forzarán al PAS a salirse de las fronteras de Sinaloa, es un excelente caso de relaciones políticas tóxicas, donde uno de los dos acaba siempre fortalecido y el otro queda más debilitado, es una ruta donde tarde que temprano el pez chico acabará comiéndose al grande, ahora sí ya nada más es cuestión de tiempo. Sin duda, aquel mensaje escrito en arco triunfal a la entrada de nuestra ciudad capital, bien pudiera adaptarse y ponerse pronto en las puertas de acceso al edificio del PAS: les dimos razones de sobra y se rieron, ahora probaran nuestra fuerza.

Ni modo, cada quien hace de su cola un papalote y lo vuela donde más juzgue conveniente. Suele decir la gente.

Jorge Aragón Campos

Jorge Aragón ha ejercido el periodismo radiófonico, televisivo y escrito. También ha publicado novelas, ensayos y artículos científicos. Sus columnas tocan temas que van desde lo político hasta lo cultural.