Al diablo el TLC

En los círculos financieros internacionales, ya están montando modelos y haciendo corridas para américa del norte, sobre la base del cierre del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC para nosotros, NAFTA para EEUU y Canadá).

Ya lo ven venir.

También en el ámbito internacional, ya se entendió y se aceptó que a Trump le “falta un peso pal tostón”, a lo que ahora le suman el desastre racista que el mismo desató en su país; para ponerlo en perspectiva, la conducta de Trump frente a los hechos consumados de Chalottesville, sería como si en México Peña Nieto dijera que la guadalupana era una prostituta que andaba disfrazada así desde Halloween; o sea un desastre político y mediático más, del cual puede salir fácilmente firmando la salida de EEUU del TLC.

Soy de los que piensan que la medida es inevitable, soy también de los que piensan que sería lo mejor pues considero fue un fracaso.

No tengo los números de Canadá, pero en Estados Unidos y en México la pobreza y la desigualdad han crecido de 1994 a la fecha, además el crecimiento se ha mantenido frenado desde entonces; por supuesto conozco los argumentos a favor y no son malos, pero los míos tampoco lo son, así que esto se reduce a los análisis parciales y casuísticos, pues no hay ningún balance general que permita afirmar si triunfó o fracasó.

Si usted es Carlos Slim, o algún otro de los mexicanos que se han logrado colar a la lista de Forbes durante los últimos 23 años, tiene mucho que aplaudir y agradecer al TLC, también si vive en Queretaro, Puebla, Jalisco u otro de los estados que se han beneficiado con la industria automotriz, sin duda debe preocuparse por las predicciones que se están haciendo, pero si usted vive, por ejemplo, en Sinaloa, vaya poniendo veladoras para que Trump siga cosechando derrotas y se decida a dar el paso final, porque de 1994 a la fecha, Sinaloa pasó de ser uno de los estados más ricos y con los niveles de bienestar más altos, a uno de los más jodidos.

Olvídese de la macroeconomía, que ahí no vive nadie, pero si a ella le va mal a todos nos va mal, pero si a ella le va bien entonces a todos nos va…mal. Ponga atención en su billetera y diga con sinceridad cómo le ha ido últimamente, también pregúntese de qué le ha servido al tomate sinaloense el TLC, que los últimos veinte años ha vivido amenazado de cargársele aranceles a petición de sus contrapartes gringos; pregúntese cómo le ha ido a la industria azucarera sinaloense gracias al TLC; pregúntele lo mismo a los maiceros; escárbele tantito a las razones para que ahora en Sinaloa sólo tengamos un ciclo anual de siembras.

Sí, a Sinaloa le ha ido muy mal con el TLC; las únicas actividades sinaloenses que se han visto beneficiadas son la agricultura de exportación y el narcotráfico, la primera no ha crecido gran cosa, la segunda explotó: es ella la que ha absorbido la mayor parte de la fuerza laboral que cada año entra a un mercado sin oferta. Ahí está ahora la base de nuestra economía ¿O qué pensaban? ¿Qué estamos como estamos nomás por castigo divino?

Parte de los resultados de 23 años de TLC.

Jorge Aragón Campos

Jorge Aragón ha ejercido el periodismo radiófonico, televisivo y escrito. También ha publicado novelas, ensayos y artículos científicos. Sus columnas tocan temas que van desde lo político hasta lo cultural.