Tapado destapado en la baraja de Peña

¿Y el Güero Cruz amá?

 ¿Y Ahora desde donde hará campaña política el Diputado local Roberto Cruz Castro al dejar la Mesa Directiva?, pareciera ser la pregunta que muchos se hacen en el Congreso del Estado. Su protagonismo obsesivo y su vocación al detalle particular lo podrían hacer caer en una crisis de identidad cuando solo ocupe una curul como los demás legisladores de no encontrar un sitio para sus grillas electoreras. Al dejar la mesa directiva se la va un escenario valioso que aprovechaba para promocionarse como posible candidato de Acción Nacional para cualquier puesto y para guerrear cotidianamente a Sirios y Troyanos. El Güero Cruz extrañará sin duda sus minutos de fama alejado de tantos micrófonos y disputas…

El diputado Víctor Antonio Corrales Burgueño ya se prepara para tomar la presidencia de la mesa directiva del Congreso a partir del primero de octubre. Su discurso desde ahora es mesurado, aunque devela sus desencuentros con el actual titular de la mesa Roberto Cruz a quien acusó de hacer campaña desde el estrado. “Él ha confundido la tribuna para hacer campaña y yo creo que el Congreso no es el espacio para hacer una campaña, es un espacio para deliberar acerca de las iniciativas que vayan en beneficio social, entonces en ese sentido nosotros nos vamos a conducir con respeto”. El universitario buscará la dignificación de ese puesto institucional, luego del paso atolondrado y lleno de aventuras del Güero…

El juego del tapado, destapado, en el PRI se reanima cada vez con más fuerza. Si la mano del ex Presidente Carlos Salinas de Gortari no se notaba del todo ahora ya asomó hasta el lomo. La jugada aterrizada en la asamblea nacional del PRI publicita exponencialmente a los posibles candidatos tapados como José Antonio Meade, José Narro y Aurelio Nuño pero sin dejar a Osorio Chong por fuera ni que nadie lo de por muerto…

Tras conocerse la Cueva de Bernardino Antelo Vilches ni el Gobernador Quirino Ordaz Coppel quiso estar cerca de su hijo el Diputado Federal Bernardino Antelo Esper. En una reciente visita a una graduación escolar en Los Mochis le aplicó la ley del hielo y al legislador hasta lo bajaron de la mesa del presídium para sentarlo entre el público. No es para menos, el informe de Resultados sobre la Revisión de los Estados Financieros y la Aplicación de los Recursos Públicos Correspondientes al Ejercicio 2016 del Instituto Sinaloense de la Infraestructura Física Educativa de la ASE, deja todo al descubierto para su titular. Y en tanto no se resuelvan los pliegos de observaciones, las dudas de los saqueos, las irregularidades y la posible corrupción el diputado deberá mantenerse alejado. Por lo pronto muchos se preguntan cómo pudieron desaparecer activos del ISIFE, porque se efectuaron gastos médicos a favor de personas que no eran empleados y de qué manera se hicieron comprobaciones de gastos con facturas sin folio ante el SAT. Don Berna, sí que es un mago y si el hijo aprendió, cuidado…

A nadie le queda duda que el “City Manager”, es un fraude en Sinaloa. Las continuas observaciones a la cuenta pública de Navolato y sus probables desfalcos demuestran que esa figura es un fracaso que en nada eficientiza el trabajo de la administración municipal. El daño al erario público es por más de 13 millones 791 mil pesos tan solo en el segundo semestre del 2016. Los enredos tocan sin lugar a duda al ex Alcalde Miguel Ángel Calderón Quevedo, a su flamante Administrador Municipal o City Manager Luis Castro Castro y al actual Presidente municipal Rigoberto Valenzuela Medina. El dato es atroz: demuestra que la operación del City Manager en Navolato, impulsada por el Consejo para el Desarrollo de Sinaloa (Codesín), para nada suministra eficiencia y transparencia en el manejo de los recursos públicos. La histórica figura está comprometida por las malas actuaciones de sus encargados, primero Carlos Acosta Casados, separado de su puesto en medio de un escándalo por corrupción que lo persiguió desde su intervención en la junta de agua del municipio de Ahome, y luego por Luis Castro Castro, que solo enseñó su olfato empresarial hostigando a la base trabajadora, antes que brindar garantía de limpieza en la tutela del presupuesto. La Auditoría Superior del Estado en su informe final de Resultados sobre la Revisión de los Estados Financieros y la Aplicación de los Recursos Públicos Correspondientes al Ejercicio 2016 del municipio a cargo del entonces Alcalde Miguel Ángel Calderón Quevedo lo deja muy claro: El perjuicio, con todo y a pesar de la labor del “City Manager” en Navolato en ese periodo, fue de 13 millones 791 mil 512.73 pesos. Los montos recuperables y por los que se emiten pliegos de observaciones de la ASE, además de instaurárseles procedimientos de responsabilidad administrativa sancionatoria, son de 10 millones 674 mil 632.71 pesos de la auditoría financiera y de 3 millones 116 mil 880.02 pesos de la revisión de la obra pública. El resumen es demoledor es un administrador ineficiente. Y lo peor es que las cifras cuentan bien la historia. El City Manager o administrador municipal le costó al pueblo de Navolato desde el 2014, 28 mil pesos mensuales. Le dieron 2 mil 894.1 pesos de sueldo y 25 mil 105.90 pesos de complementos…