Programando perversiones: ¿estupidización deliberada?

¿Estupidización deliberada?, ¿Esclavitud controlada?, ¿Guarderías del pensamiento?

Se han creado caminos sinuosos y escarpados, para evitar cumplir con los verdaderos preceptos de Libertad de Expresión.

Cada año, para tener acceso a cualquier recurso económico público, se pide a medios impresos cumplir con una supuesta certificación de contenidos, que por cierto, tiene un costo. ¿Pero, quién certifica y para qué certifican a ciencia cierta?

Todo, hasta ahí sorprende, pero lo hace más evidente la falta de equidad de criterios para una certificación elemental alcontenido contaminante de programación, que promueve conductas violentasADICCIONESpromiscuidadegoísmo,pobreza de lenguajepérdida de dignidad en Reality Shows y hasta en caricaturas que promueven anti valores que dejan sensación de vacío; que tergiversan la realidad y los objetivos fundamentales de la verdadera superación humana, espacios en donde se exalta al egoísmo, a la sin razón y cuyo objetivo tal parece, es desmantelar al pensamiento y a que nos asumamos poderosos en colectividad.

¿A qué punto nos han hecho sumisos? Ahora pagamos por ver “programas de anuncios”. Todo quedaría ahí, pero no, lo peor, es que ya vemos como normal, que un señor tenga 5 esposasotro, 4; otro que nos diga que es bueno tener la primera cita al desnudo, que debemos besar sin conocer para encontrar al amor, que es maravilloso tener armas y que las conductas extrañas de seres enfermos ¡son dignas de pagarse, para ser vistas!

¿En donde y hasta dónde hemos permitido éso?

¿Qué intenciones y designios hay detrás de toda esta barbarie? ¿Estupidizacion deliberada? ¿Inducirnos a la esclavitud del no pensar y reaccionar?

Convoco a que seamos selectivos, a reconquistar el sentido común de supervivencia intelectual y emocional, a recuperar las charlas presenciales, a valorar el abrazo solidario y una mirada profunda que nos atrape el corazón y nos haga libres, porque éso, éso es lo que multiplica las razones de la vida. A poco no, queridos amigos?