Presidente de Culiacán y su reelección con drenaje tapado

Rigoberto Valenzuela y el City Manager

 Hay quienes no lo pueden creer aun. Cómo es que se sumaron ocho bebés muertos en una semana en extrañas circunstancias, pero la ciencia y la política se fusionaron rápidamente para salvar la situación del Director del Hospital General de la Ciudad de Los Mochis, Javier Salcido Castro. Sí. No ha sido removido de su encargo a pesar del dolor y las dudas. Si solo un deceso es atribuible a bacteria nosocomial según lo dictamina la Cofepris, ¿esta familia ya recibió una retribución, una disculpa, un abrazo?. Las preguntas son muchas, pero una resuena más entre las familias afectadas por la muerte de sus pequeños: ¿El Gobernador Quirino Ordaz Coppel se sentiría seguro si tuviera que atenderse él o algún familiar de urgencia en ese nosocomio?. Su Secretario de Salud Alfredo Román Messina tal vez debería contarle sí a él toda la verdad…

La fuerte lluvia que se presentó esta semana en la capital de Sinaloa solo exhibe la frivolidad sonora del Alcalde Jesús Valdés Palazuelos, que de verdad cree que ni Aarón Rivas ni Rosa Elena Millán Bueno no buscarán hacerle sombra en la búsqueda de la próxima alcaldía. El Chuy solo acierta a declarar que los ciudadanos cochinos que arrojan la basura a las calles son los culpables de las inundaciones antes de analizar su deficiente servicio de recolección y su más deplorable servicio de alcantarillado. Hoy Valdés Palazuelos tiene algo más que jaqueca debido a los 50 milímetros de lluvia que cayeron en una hora en sus dominios, según el reporte de la Comisión Nacional del Agua. Sus sueños de reelección al parecer se los llevaron las hieleras, los colchones y las llantas que ya se metieron, pero en las rejillas de su actividad política, que resultó peor de deficiente que las alcantarillas de Culiacán…

Si la reelección de Jesús Valdes Palazuelos se atora en las alcantarillas, la de Fernando Pucheta Sánchez podría quedarse quieta tras la violencia que no se detiene en su municipio. “El pata salada” intenta sacar adelante a Mazatlán, pero los grupos delictivos no descansan y le taponan las intenciones sin ningún disimulo. Aunque la voz del Gobernador Quirino Ordaz ofrece apoyos al puerto, la verdad es que ya algunos dudan que éste sea efectivo, debido a las desavenencias que tuvo desde la campaña con Pucheta. Por lo pronto tanto golpe mediático no solo acaban con la tranquilidad de Mazatlán sino que menoscaban la del Presidente que suspiraba por permanecer otros años más al frente del municipio…

Ya es un escándalo y la comidilla en los cafés. La Auditoría Superior del Estado de Sinaloa abrió la Cueva de Bernardino Antelo Vilches a pesar de su hijo el Diputado Federal Bernardino Antelo Esper. Ya en el inicio del 2017 el entonces Presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción Delegación Sinaloa Ricardo Borboa Quintero denunciaba sus actos de corrupción e irregularidades. Lo que era el rumor popular lo confirmaba la ASE en su informe de Resultados sobre la Revisión de los Estados Financieros y la Aplicación de los Recursos Públicos Correspondientes al Ejercicio 2016 del Instituto Sinaloense de la Infraestructura Física Educativa. Sí, lo dicho. La cueva de Antelo Vilches dejó tantas maravillas como las de Alí Babá: pliegos de observaciones, saqueos, irregularidades, corrupción. Un majar para el latrocinio. Sin embargo, era premiado como Coordinador Regional del INIFED a principios de febrero del 2017. Todo ahora era visible: el perjuicio al patrimonio del Instituto Sinaloense de la Infraestructura Física Educativa, por haber omitido la documentación comprobatoria y justificativa de los gastos realizados por concepto de diversos pagos en medios de comunicación y servicios. También la pérdida de activos de aparente uso diario y los pagos por gastos médicos sin normatividad e incluso a personas que no eran personal del ISIFE y las comprobaciones de gastos con facturas sin folio ante el SAT, lo demostraban. Toda una basta muestra del catálogo de la política podredumbre lo definía…

El Presidente Municipal de Navolato Rigoberto Valenzuela Medina aún no pasa del todo el bocado de los destrozos financieros que le dejara su antecesor Miguel Ángel Calderón Quevedo. Se atraganta, pero guarda las formas por aquello de los favores recibidos en la contienda electoral. Ahora que todo mundo sabe que su municipio presenta un endeudamiento total directo de 147.9 millones de pesos para 2016, cifra que lo colocó como el cuarto municipio más endeudado, no se siente tan a gusto con lo heredado. Este nivel de endeudamiento, dice el Informe de Resultados de la Revisión y Fiscalización Superior de la Cuenta Pública del Segundo Semestre de 2016, refleja una disminución respecto del 2015, cuando registró 190.7 millones de pesos con una reducción de 42.8 millones de pesos, equivalente al 22.4 por ciento. Valenzuela Medina sin embargo quisiera creer que están mejor pero en realidad  el nivel de endeudamiento de este municipio representa un aumento en relación con 2013, cuando en ese año cerró con 123.9 millones de pesos de endeudamiento total, que representa un incremento de 24.0 millones de pesos, es decir el 19.4 por ciento. Las cifras lo tienen muy intranquilo, pero lo que más lo enferma es la versión de que la ineficiencia del City Manager es cada vez más obvia y el queriéndole dar “cariñito”…