Padece Choix fracaso en integración familiar

La violencia entre consortes es el factor que esta detonando la desintegración familiar en el municipio de Choix, donde el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia-DIF- ha fallado en el diseño de programas de asistencia social al no brindar asesorías dirigidas a las mujeres maltratadas por sus esposos.

La presidenta del DIF del municipio de Choix, Celina Paredes de Reyes, se convirtió en el combustible que alimenta las llamas de la desintegración familiar porque ante el incremento de los divorcios y separaciones de parejas por motivo de violencia intrafamiliar no ha activado los protocolos de asistencia a los hijos de los matrimonios en descomposición.

La desintegración familiar en el municipio alteño no está distinguiendo posiciones económicas, empleos ni colores ideológicos, ya que funcionarios públicos, empleados y desempleados han tenido en sus matrimonios el desenlace de la disolución del vínculo matrimonial., una compleja problemática social, que se nutre del desempleo y la proliferación del vicio en todas sus modalidades, permitido por una larga cadena de gobiernos coludidos con la delincuencia local.

De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática, la crisis económica que enfrenta el país y la tasa de pobreza de algunas regiones de México, aunado a la falta de comunicación entre consortes, ha disparado los índices de violencia intrafamiliar y en buena parte los hechos han desencadenado la disolución del vínculo que ata a las parejas, afectando la formación de los hijos.

Sinaloa se encuentra en el punto intermedio de la alerta de violencia intrafamiliar, ya que en algunos municipios se está atacando el fenómeno creando estrategias integrales de defensa a la mujer y la familia.

Tan solo de enero a noviembre del año 2016, en la zona norte de Sinaloa se registraron 339 divorcios por casos de mujeres víctimas de maltrato y los casos se atendieron porque en los municipios de Ahome y Guasave mantienen una alerta constante de asistencia informativa para las mujeres, pero en el caso de Choix los protocolos de atención al desarrollo integral de la familia no están operando correctamente y las ofendidas no reciben la asistencia médica y legal que requieren.

Iván Rabago Torres y Felipe Valenzuela, en su calidad de oficial mayor y secretario del ayuntamiento de Choix, respectivamente, son entre otros funcionarios los encargados de conformar las estrategias de atención ciudadana y no han podido crear un vínculo social que permita caminar por un ejemplar resultado en las acciones del DIF, debido a que la primera responsable, Celina Paredes, no ha implementado los protocolos de protección a las madres de familia e hijos maltratados.

Tampoco han reclamado a funcionarios una conducta ejemplar para preservar el estatus integral de las familias de ese alteño municipio, donde la violencia familiar detonó la tasa de divorcio en un 176 por ciento en los últimos cinco meses.

NI EL DIF ESTATAL ACTÚA EN RESCATE DE LOS PROGRAMAS DE CHOIX

La pasividad del DIF municipal no inquieta ni mueve al presidente Lindolfo Reyes, a pesar de los frecuentes señalamientos de la problemática social de Choix y el DIF Sinaloa no acude a rescatar los programas que la primera dama del serrano municipio tiene en completo abandono.

Las estadísticas muestran que la escala de violencia intrafamiliar pudiera superar los números de casos que se registraron el año pasado a nivel regional, estatal y nacional.

De acuerdo con datos del INEGI la distribución de los mexicanos en el 2016 esbozó que a nivel nacional el 58.1 por ciento de la población en el país se encuentra unida, 31.4 está soltera y 10.5 es separada, viuda o divorciada

Entre el año 2000 y el 2015 el monto de divorcios aumentó 136.4 por ciento, mientras que el de matrimonios se redujo en 21.4 por ciento.

Los datos revelan que 9.6 por ciento de las mujeres de 15 y más años con hijos nacidos vivos, son solteras. En las adolescentes de 15 a 19 años este porcentaje es del 22.8 por ciento.