Montado operativo Sagarpa-sedesol-pri

Estructuras de las dependencias vaciarán padrones extensos al partido; circulan consignas a funcionarios; delegados y CNC no encajan en los planes

En camino la elección concurrente de estado, que involucra a la estructura en pleno del gobierno federal, con secretarías y organismos públicos convertidos en agencias promotoras del voto a favor del PRI. Es el presagio de una elección de estado.

Todas las dependencias tendrán sus propias encomiendas políticas en el proceso electoral que arranca el mes próximo, más importantes en la encrucijada histórica que el mero cumplimiento de sus responsabilidades oficiales, cada vez más lejos de sus objetivos sociales y económicos.

En Sinaloa, es más evidente el involucramiento de las secretarías de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, y de Desarrollo Social en este operativo prácticamente en marcha.

Los hechos confirman la operación como promotoras políticas encubiertas de apoyo a las estrategias del Partido Revolucionario Institucional.

SAGARPA y SEDESOL han concluido la elaboración de sendos padrones de ciudadanos que estarán disponibles para la promoción del voto priista. Funcionarios de las dependencias han revelado para Proyecto 3 que la estructura de ambas secretarías está adentrándose en los planes políticos del gobierno federal a favor de su instituto político.

En la Secretaría de Agricultura, se elaboró entre el año pasado y el actual un nuevo padrón de productores ampliado, para incorporar sospechosamente a los familiares en edad de votar de campesinos de ambos sectores, social y privado, así como a vecinos más cercanos en las comunidades, en el caso de los ejidatarios.

Las actividades electorales de la Secretaría de Desarrollo Social explotan los listados de todos los programas asistenciales, desde los “clientes” de los comedores comunitarios de la cruzada contra el hambre, hasta los beneficiarios de 65 y 70 y más, de albergues construidos a jornaleros, mujeres jefas de familia que reciben apoyo del gobierno, más las experiencias acumuladas en los comicios recientes en el Estado de México.

En esa entidad, la maquinaria oficial intervino en favor de los candidatos priistas ante el riesgo de una derrota electoral que, a pesar de los recursos del régimen, estuvo a punto de darse, por el crecimiento del voto opositor acumulado en MORENA.

NINGÚN CONTROL SOBRE LA PARTICIPACIÓN DE ÁREAS DE GOBIERNO

El estado tiene de su parte la complicidad del Instituto Nacional Electoral, que como “referee” de lucha libre permite toda clase de “rudezas” y golpes bajos para hacer que gane el favorito de la empresa mayoritaria.

La injerencia de programas sociales y entrega de apoyos productivos, de SEDESOL y SAGARPA, respectivamente, en las campañas políticas, no es investigada y mucho menos contenida por el árbitro electoral.

En todas las entidades, los ciudadanos en situación económica vulnerable, los pobres son la gran reserva electoral del gobierno y de su partido.

En Sinaloa, los “santuarios” del atropello a la voluntad popular están localizados en áreas de los municipios de El Fuerte, Sinaloa, Mocorito, Badiraguato y Escuinapa, de donde suelen bajar a los consejos electorales suficientes sufragios para revertir una tendencia desfavorable al PRI, como se ha logrado constatar desde los comicios de 2012 a la fecha.

La dependencia del INE como órgano “autónomo” sólo en apariencia, que acepta con disfraz la domesticidad ante el estado, no garantiza su imparcialidad y menos lo hará en un momento crucial en la vida política del país el año próximo.

LOS PROBLEMAS SE DEBEN A LA INOPERANCIA DE DELEGADOS

De acuerdo con información recabada en distintos niveles de SAGARPA y SEDESOL, el principal riesgo para llevar a buen término la manipulación de los programas en apoyo al partido en el poder es la inoperancia de los delegados en ambas dependencias.

Los secretarios José Calzada Rovirosa, de Agricultura, y Luis Enrique Miranda Nava, de Desarrollo Social, tienen ya una radiografía de la situación política que se observa en las estructuras sociales que reciben apoyos de sus dependencias. Ambos secretarios alimentan ambiciones propias que pretenden cumplir el año próximo, lo que depende necesariamente de los resultados que obtengan en sus respectivos espacios de responsabilidad.

El oficio político de la cúspide en ambas secretarías no se corresponde con el nivel de sus representantes. Los recomendados para ocupar las delegaciones no siempre favorecen los planes de los titulares, en lo técnico y en lo político.

De esa evaluación, surge el convencimiento de que el delegado de SAGARPA, Patricio Robles Luque carece de experiencia política, incluso de convicción priista, para garantizar una eficiente coordinación de los esfuerzos a favor del partido en el campo, área vital para el triunfo en las urnas.

La calificación dice también que, sin capacidad ejecutiva, Robles Luque no desempeña con eficacia las funciones inherentes al cargo, ya que la delegación de la Secretaría normativa del agro se encuentra en su nivel más bajo de participación en la actividad económica.

El secretario de Agricultura del gobierno del estado, Juan Enrique Habermann Gastélum, ha despojado a Robles Luque del protagonismo que corresponde a la SAGARPA en el medio rural. Es algo que no ocurrió durante los doce años anteriores en la entidad.

Si el delegado federal es desplazado por su cuñado el secretario de Agricultura estatal, por ser éste un empresario de mayor rango, menos puede encomendarse a Robles Luque la conducción de un proyecto que requiere iniciativa, tacto y firme identidad política.

En el escenario actual, Robles Luque es un funcionario en riesgo de perder su posición, a pesar del parentesco con otro protagonista del sector agrícola, de influencia malovista, Ulises Robles Gámez, presidente de la Confederación de Asociaciones Agrícolas del Estado, organismo cúpula que también ha perdido su relevancia en la conducción de los asuntos inherentes al sector productivo privado.

EN SEDESOL, LE HACEN LA TAREA AL DELEGADO; OPERA MILLÁN BUENO

José Alberto Salas Beltrán, delegado de SEDESOL, es observado por el personal de la dependencia como un encargado al que deben hacerle la tarea, desplazándolo sobre todo en la operación de los programas asistenciales para atraer más votos al PRI de entre los pobres que representan la reserva electoral del partido.

Desde la dependencia homóloga en el gobierno del estado, a cargo de la ex dirigente priista en el estado y aspirante a una candidatura por el Senado, Rosa Elena Millán Bueno, se metió a las entrañadas de los programas asistenciales para acomodarlos a los planes priistas, con metas que se corresponden con las aspiraciones de la funcionaria estatal.

Millán Bueno no deja de ocultar su militancia partidista, al proponer a los cenecistas-priistas como conducto para llevar las acciones de gobierno al campo a través de la central agraria del tricolor.

En este plano, el delegado federal Salas Beltrán deja toda la parafernalia Sedesol-PRI en manos de la secretaria de Desarrollo Social del estado, en acuerdo con Miranda Nava.

Otro caso de delegado federal que sólo llega por recomendaciones y compromisos políticos, no por el perfil técnico profesional del convocado.

LA CNC ES LASTRE, AL PERDER EL LIDERAZGO DEL SECTOR EJIDAL

Un problema no resuelto en esta estrategia política en Sinaloa es la escasa participación que puede obtenerse de la Liga de Comunidades Agrarias, donde la dirigente, Ana Cecilia Moreno, no acaba de pasar del bajo nivel de liderazgo que sólo tiene el mérito y la explicación de que es sobrina del cacique aguilarista Pablo Moreno Cota.

En la “madre de todas las batallas electorales” que se avecina, la CNC en Sinaloa es una figura parapléjica que sólo es paseada por quienes todavía la explotan para seguir cobrando las cuotas gremiales y por ser referencia política que dejó de ser vigente porque la bandera agrarista es reliquia del museo del crimen político.

La presidenta de la Liga carece de liderazgo para ser conductora de los planes políticos del PRI en el campo, a pesar del “pacto” estéril con Millán Bueno.

También tendrán que hacerle la tarea, como a los funcionarios federales que no responden al reto que enfrenta el partido, en constante deterioro de su imagen política.

Su líder nacional, Manuel Cota, es también una figura decorativa, que perdió la gubernatura de su estado, Nayarit, por la pésima figura de la CNC, como “bule” que ya no permite a nadie que quiera flotar en política.

Políticos codiciosos, manchados por la corrupción unos y otros bautizados por padrinos con planes nada institucionales ni sociales, no pueden rescatar ni ayudar a un partido en picada.