Malova mantiene velas encendidas a todos los “santos”

Habermann quiere “mover” el campo y se “come” al cuñado

Zamora da crédito gordo a priista

Aunque todos los personajes del gobierno de Mario López Valdez siguen bajo revisión de los auditores, las ambiciones políticas no desaparecen.

El asunto de fondo, aunque sea tema muy repasado porque le dieron mucho tiempo al escrutinio de las cuentas públicas, es que más de dos funcionarios de primer nivel siguen colocados muy cerca de recibir el citatorio para comparecer ante la justicia.

Los principales candidatos siguen siendo Armando Villarreal, Ernesto Echeverría, Bernardino Antelo, Francisco Frías, Gómer Monárrez González, José Luis Sevilla -aunque le han lavado gran parte de sus manchas- y un par de presidentes municipales que no midieron el daño causado a sus comunidades.

Pero esto no desanima al grupo, que para ello tiene preparados planes A, B y C, como lo adelantamos ya en este mismo espacio. La finalidad es asegurar la prolongación de su protagonismo con una cuota importante de candidaturas en el proceso electoral que comienza el mes próximo, si la respuesta del Partido Revolucionario Institucional no es tan extensa como pretenden.

Y se confirma que el grupo del ex gobernador del estado quiere una postulación al Senado, así como al menos dos diputaciones federales, la retención de las diputaciones locales que ocupan actualmente, con las membresías del PRI y del PAN., porque el malovismo es bícefalo o un fenómeno mayor, si se cuentan las extremidades que tocan puertas del PRD, MORENA y hasta del PAIS.

Con el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), Mario López Valdez ha buscado puentes para ofrecer su capital político, poco o mucho, según determine el electorado sinaloense, al jerarca y seguro candidato presidencial de ese partido, Andrés Manuel López Obrador.

En “el cuartel” de MORENA está analizándose la posibilidad de hacer alianza con el clan MALOVA en la elección en puerta, si el PRI no concede el indulto generalizado a los ex funcionarios y se les “premia” con un paquete de candidaturas a su gusto, en cantidad y en relevancia política que les permita competir otra vez por la gubernatura del estado en 2021.

Están reportados contactos de López Valdez con López Obrador, que no tienen otra finalidad que limar asperezas que han prevalecido en la actitud del tabasqueño ante Malova, para avanzar juntos, si así conviene a sus planes, hacia la contienda que se presenta como la tercera y última oportunidad del “peje” para ganar la presidencia de la república.

Descartado Manuel Clouthier Carrillo como adherente con fines de ser candidato a senador, entró en análisis de MORENA la oferta del clan del ex gobernador de Sinaloa.

Por lo visto, no se sabe hasta qué punto desconoce el PRI el doble y triple juego de Malova en el afán de evitar la acción penal contra ex funcionarios y, por el contrario, asegurar una participación en bloque en el reparto de candidaturas priistas. Pero no hay duda de que estas exigencias y la maniobra de conexiones políticas múltiples que la acompañan, perturbará los planes de mutua complicidad del malovismo y el Revolucionario Institucional, porque puede calificarse de traición y deslealtad, una reedición de la estrategia seguida por López Valdez en 2010.

JUANES EN POLOS OPUESTOS. JUAN ENRIQUE HABERMANN GASTÉLUM es todo lo contrario de Juan Nicasio Guerra Ochoa, lo que no significa una buena calificación para el actual secretario de Agricultura y Ganadería del gobierno del estado.

Las diferencias entre ambos no han aportado cambios favorables para el sector rural. Al campo no le va mejor con el agricultor de ocupación.

El comunista-socialista Guerra es recordado en el campo debido a su desconocimiento de esa actividad económica, que sólo llegó a favorecer a sus cuates de la misma línea política y buscar los caminos burgueses que decía aborrecer, para convertirse en empresario con activos productivos que llegaron a la dependencia durante el pasado sexenio. Encontró esos caminos y los disfrutaron, él y sus colaboradores.

Habermann Gastélum ya es empresario, de élite, que tiene otra misión y visión personal, para ser lo más parecido al “capo” del principal sector productivo sinaloense, para llegar más lejos de lo que pudo hacerlo en la presidencia de la Confederación de Asociaciones Agrícolas del Estado.

Pretende “mover” el campo, pero a su manera y conveniencia, para influir y dirigir el sector como si fuera una empresa propia. Y ha conseguido avances en el primer semestre de este gobierno.

Encontró facilidades: la confianza de su único jefe, el gobernador del estado; la pasividad del representante federal de Sagarpa en el estado, su cuñado Patricio Robles Luque, quien siempre lo ha visto como un agricultor y empresario de mayor estalaje, sobre todo en comparación con él.

En la actual coyuntura del estado, el funcionario estatal conduce la política agropecuaria en Sinaloa, mientras que, en la etapa de Juan Guerra, el delegado federal, sobre todo Rolando Zubía, actuaba y resolvía como el jefe indiscutido e indiscutible del sector, pero con el fin claro de beneficiarse y beneficiar a sus “cuates” más cercanos e importantes.

FINANCIERA RURAL APOYA A ESTRUCTURA PRIISTA. Esto es evidente en el crédito “con sentido social” que acaba de otorgar la institución dirigida por Mario Zamora Gastélum a Mario Ruiz Soto, por 8 millones de pesos para “formar” un capital de trabajo y renovar su flota de autobuses.

Ruiz Soto, ex dirigente y ex candidato priista, es también desperfilado director del Icatsin, por acuerdo de Francisco Frías Castro, lo que muestra la forma en que el apoyo financiero oficial se vuelca generosamente hacia las estructuras priistas para reforzar las campañas que vienen.

Zamora Gastélum y su delegado en Sinaloa, Ramón Barajas López, tienen una fuerte apuesta en la elección concurrente del 2018 y aprovechan el crédito barato para sembrar compromisos políticos.

La lectura de esta operación para un rico transportista es que, primero son los “cuates”, enseguida los líderes agrarios hábiles para caer siempre en cartera irrecuperable para las instituciones de gobierno, y hasta lo último, los objetivos para los que nació la Financiera. El crédito barato se desvía a quienes pueden pagar otro tipo de financiamiento, mientras que se despoja de esa prioridad a los ejidatarios y comerciantes de la zona rural, quienes no tienen otra opción para apoyar sus actividades.

Pero no sólo se beneficia a los compañeros de partido. También llega el recurso con tasa preferencial o sin ella, a los parientes y a los muy amigos, casos que ya hemos documentado en este espacio, y que ni Zamora ni Barajas son capaces de desmentir.