Joaquín Vega, devaluado y en crisis, se ofrece como “salvador” político

El PRI estatal ha de estar muy necesitado de promotores políticos para recurrir a figuras del pasado con descrédito dentro y fuera del partido, como expresión del fraude electoral que han utilizado para ganar posiciones que les negaba el elector. Esto sólo puede deberse a la falta de conocimiento del mando estatal del partido de la rentabilidad políticos de los ofrecidos, para aprovechar sólo a los capaces y a los vigentes.

Entre los aprontados que quieren vender cuentas de vidrio a Carlos Gandarilla García, está Joaquín Vega Acuña, ex presidente del Comité Directivo Estatal del tricolor en la etapa de Jesús Aguilar Padilla, y con anterioridad, subsecretario de Gobierno, en el régimen de su ex jefe político, Juan S. Millán.

Luego del ocaso que lo cubrió a lo largo del sexenio de Mario López Valdez, Vega Acuña pretende ofrecerse a Gandarilla García y al gobernador Quirino Ordaz como influyente operador infalible y con imagen inmaculada.

La realidad es muy distinta a la que se pinta el político que conoció la fortuna al lado de Millán, a quien traicionó pretendiendo extender su época de jauja-pagando cara su deslealtad-, sólo para seguirle el juego a JAP en la imposición de Jesús Vizcarra Calderón como candidato a gobernador.

En aquel proceso se demostró la verdadera talla política de Vega Acuña, al ser barrido en la votación del 2010 en el norte del estado, a pesar de no haberse medido en presupuesto de campaña para sacar adelante a Vizcarra.

Luego perdió empresas que le había entregado Millán en Culiacán, como conocido restaurante de prosapia en el Desarrollo Urbano Tres Ríos, y Malova cerró la pinza sobre el rico político emergente acosándolo hasta hacerlo “tronar” en todos sus negocios, incluso los expendios de cerveza, una gasolinería y su pasión, el taste donde daba rienda suelta a su gusto por las carreras de caballos.

El ex gobernador López Valdez hizo las paces con Vizcarra y con Aguilar, por lo menos apariencia; pero no ha perdonado a Vega, por un motivo adicional a lo político: quedó a deberle entre 4 y 6 millones de pesos por la compra-venta del equipo de beisbol “Los Cañeros de Los Mochis”. Tan es así, que ni Mario López Valdez ni ningún otro alto funcionario de su gobierno acudieron una sola vez al estadio de ese competidor de la Liga Mexicana del Pacífico durante el sexenio pasado.

Entonces, Malova puede decirle a Quirino: Joaquín o yo. Y ni dudar por quien se inclinaría el PRI puesto en esta coyuntura.

Por ello puede afirmarse que es muy poco lo que puede hacer el cuestionado dueño del rancho “El Alacrán” por “su” partido. Menos puede alentar aspiraciones políticas, como la alcaldía de El Fuerte, o esperar que el gobierno le haga un nuevo estadio de beisbol, como pretende.

Algún asesor de Gandarilla con conocimiento de los valores políticos priistas, debe decirle que Vega va por un cobro de factura muy cara a cambio de resultados más bien pobres y que no tiene más que unos cuantos “sargentos” desfasados y sin liderazgo en las bases.

EL PRESIDENTE DE LA COMISIÓN DE FISCALIZACIÓN DEL CONGRESO DEL ESTADO, José Menchaca López, aspira a ser presidente de Guasave, a pesar de ser arribista en el municipio como extensión del decaído grupo del “Chilorio Power”.

Pepe Menchaca, que inició labor política con el clásico expediente del reparto gratuito de despensas, cobijas y cuanto producto le conseguían a precio de ganga que no sangrara el bolsillo, sólo consiguió hacerse notar en el Congreso local con su afán de ocultar en extremo el contenido de las cuentas públicas, pero no ha tenido éxito en la atracción de simpatías en el municipio que pretende gobernar.

La gente entiende que tras el afán protagónico del empresario se esconde su deseo de conseguir el poder para darle oxígeno que necesita el grupo guamuchilense. Y entienden que se trata de un advenedizo con ansias y objetivo puestos en los beneficios del mando político, como le enseñaron sus jefes.

Consciente de la fragilidad de su proyecto, Menchaca ha recurrido a buscar asesores de lo más descalificados, como el jefe jurídico de Vialidad y Transportes, José Luis Polo Palafox, quien nunca ha trascendido en los procesos internos priistas debido a sus antecedentes poco claros y sospechosos para las mayorías.

Es decir, el promotor de no exponer en la tribuna del Congreso los enredos financieros en el sector público sinaloense, se deja guiar por la desesperación al no contar con imagen y ascendiente en el municipio que aspira a dirigir, a pesar de que no es el suyo. “Que busca la presidencia de Salvador Alvarado”, es el comentario que cierra toda discusión sobre el tema en los sectores del politizado Guasave.

En estos momentos, los tres políticos peor calificados por la opinión pública del lugar, son: Armando Leyson Castro, José Menchaca López y Diana Armenta Armenta, ella en empate con su jefa declarada, Diva Hadamira Gastélum Bajo.

La lectura de esta opinión es clara: en Guasave no quieren nada con el PRI ni con el PAN para el 2018.

Una transición inédita está en marcha, si no media una manipulación que tuerza la voluntad ciudadana, de esas que se acostumbran en los órganos electorales.

DE ÚLTIMA HORA: DIANA ENCABEZA A “PIRATAS” DEL TRANSPORTE. Y lo hace sin dar la cara, a tras mano, pero de manera evidente para las alianzas de camioneros, que se aprestan a hacer frente a las intenciones de la presidenta municipal de Guasave.

El gremio organizado detectó ya los movimientos de Diana Armenta para convencer al gobernador Quirino Ordaz Coppel y al director general de Vialidad y Transportes, Guillermo Haro Millán, de que regularicen en paquete a los “piratas”. Dice ladinamente que esto sería “para bien del servicio público”.

La gestión de Diana tiene una intención oculta: que su familia y ella misma se beneficie con los cientos de concesiones que debería expedir el gobierno para darle gusto.

Las uniones de transportistas se oponen porque la actividad está afectada por una sobreoferta de vehículos, situación que se agravaría con la regularización de una larga lista de camioneros irregulares, liderados por cierto por un pariente cercano de la presidenta municipal.

Daremos los detalles en nuestra próxima entrega.