¿Se salvarán Malova y compinches…?

El fuero para el gran ladrón, la cárcel para el que roba un pan.

Pablo Neruda

Las diferentes versiones que han provocado las recientes reformas a la Constitución del Estado, la tardanza para actuar de las entidades de auditoría, investigación y persecución del delito, han dado pauta para que la ciudadanía comience a dudar si habrá castigo para los funcionarios de la administración de Mario López Valdez que saquearon al Estado.

Hay quienes piensan y comentan, hasta en los medios de comunicación, que todo parece indicar que López Valdez y sus compinches lograrán evadir responsabilidades y disfrutar de impunidad ante el desfalco multimillonario que hicieron de las arcas públicas de Sinaloa.

Mas aun, se habla también de un supuesto pacto de impunidad entre el Gobernador Quirino Ordaz Coppel y el ex gobernante López Valdez.

No ha faltado quien especule sobre presuntas reuniones “en lo oscurito” entre los dos personajes.

En este supuesto, nada mas falso.

Si bien es cierto que los dos personajes se han encontrado, esto ha sido en dos o tres ocasiones y en encuentros casuales en donde no han cruzado mas palabras que las del saludo de cortesía. Y punto!

Es lo que hemos sabido.

Pero, despierta grandes suspicacias el que se hayan sacado al pleno del Congreso local los dictámenes de las cuentas públicas del primer y segundo semestre del 2016, juntas.

La primera, que había sido rechazada por el pleno en Enero pasado y la segunda que apenas acaba de llegar al Congreso.

Y la primera con el argumento de que se solventaron las observaciones que provocaron su rechazo por el legislativo, cuando el mismo dictamen resume que aun quedan observaciones pendientes y que hay faltantes en dependencias que suman faltantes, desviaciones o recursos no comprobados por alrededor de 2,000 millones de pesos.

El argumento de los legisladores de la Comisión de Fiscalización es que se trata de recursos federales que venían etiquetados, nada mas que esos recursos pasaron por la Secretaría de Administración y Finanzas que fue el gran pozo por donde se esfumaron decenas de millones de pesos que se desviaron, los desaparecieron y no llegaron a sus destinos.

Según lo argumentan los legisladores estos desvíos o faltantes corresponde a la Auditoría Superior de la Federación presentar las denuncias correspondientes ante la PGR.

Sin embargo, habrá que ver que la lista de denuncias presentadas por la Secretaría de Transparencia y Rendición de Cuentas a cargo de Guadalupe Yan Rubio, la encabeza precisamente el responsable de la Secretaría de Finanzas y Administración, Armando Villarreal Ibarra.

Sin dejar de lado las anomalías detectadas en el primer semestre del 2016 que deben ser revisadas mas a fondo, porque a nuestro juicio y el de muchísimos sinaloenses ahí sigue habiendo boa en el agua.

En lo que se refiere al segundo semestre, el informe de resultados presentado por la ASE refiere que de ese segundo semestre del año pasado se realizaron auditorías a cinco dependencias del Estado:  Administración y Finanzas, Desarrollo Económico, Desarrollo Urbano y Obras Públicas, Turismo, y Procuraduría General de Justicia del Estado.

¡Mas mezcla maistro!

Hay que hacer notar que no se menciona a otras dos en las que la rapiña fue mas que exagerada: Secretaría de Salud y SEPyC.

En este segundo paquete la ASE cuantifica un probable daño patrimonial a la Hacienda Pública por mil 357 millones 192 mil 389.36 pesos.

De esa cifra, el mayor monto corresponde a Finanzas en donde andan volando nada menos que mil 272 millones 600 mil pesos.

Ante la presunción de la inminente aprobación de las cuentas públicas del último año de Malova el Presidente de la Comisión de Fiscalización, Dip. José Menchaca, y otros diputados han asegurado que  la aprobación no garantiza impunidad pues las acciones penales y administrativas continuarán su cauce desde la ASE y la Secretaría de y Transparencia y Rendición de Cuentas hacia la Fiscalía.

Por otro lado, ya está  en la Fiscalía General del Estado el primer paquete de denuncias presentado por la ASE, en el que, según ha trascendido va la demanda de acción penal contra el ex Secretario de Administración y Finanzas, Armando Villarreal Ibarra; Ernesto Echeverría Aispuro, ex Secretario de Salud;  el ex Sub y Secretario de Educación Gómer Monárrez González; el ex titular de la Unidad de Inversiones, José Luis López Montiel.

También van Francisco Castillo Hernz, ex Sub Secretario de Ganadería y hoy próspero ganadero; Eva Luz Cerón Castro, ex Directora del Seguro Popular; Humberto Huerta Salazar exdirector de Recursos Humanos y ex subsecretario de Desarrollo Social, actualmente cobijado en la Secretaría de Pesca del Estado; Juan Figueroa Fuentes, ex funcionario de segundo nivel en la Secretaría de Agricultura y Ganadería (quien en medio de este escándalo falleció la mañana del lunes supuestamente de causas  naturales) y Bernardino Antelo Vilchis, ex Director del Instituto de Infraestructura Educativa, una dirección elevada a rango de instituto por Malova para dar mayor presupuesto y libertad para ejercerlo a su compadre.

Se dice que este es el primer paquete en el que asoman tres de las cabezas de primer nivel.

Sin embargo, la ciudadanía ve con recelo que en ninguno de los casos se involucre al principal responsable del saqueo de que fue objeto Sinaloa durante el sexenio malovista.

Se dice que Malova se ha lavado las manos y en reunión con sus ex colaboradores y cómplices les ha dicho que cada quien responderá de sus actos, como queriéndose ponerse al margen.

Sin embargo la corrupción que envolvió al sexenio malovista no lo deja fuera.

Él gobernó con un equipo de trabajo, y cada Secretario estaba bajo sus órdenes directas.

No eran autónomos.

Por lo tanto no está exento de responsabilidad.

Los votos para gobernar se los dieron a él, no a sus colaboradores, por lo tanto la responsabilidad de lo sucedido es de Mario López Valdez principalmente.

O que, ¿no se daba cuenta lo que hacían sus colaboradores?

¿No se dio cuenta como resurgían y crecían negocios que estaban  quebrados, como se construían mansiones, se compraban terrenos, el dinero que fluía a manos llenas entre sus manos?

¿Se dedicó a bailar y verle la cara a la ciudadanía con dos o tres programas con sentido social que le sirvieron para distraer la atención y que no se viera y oliera la pestilencia de su administración?

También la omisión es delito.

¿Y los dispendios en obras suntuarias para satisfacer egos personales y caprichos de sus amistades?

¡Obras que hoy son elefantes blancos, unos y otro satisface el ego de sus beneficiados!

No, no pueden exhonerar al ex Gobernador del saqueo de que hicieron objeto a Sinaloa.

No hay que esperar que la Federación actúe, que ya lo está haciendo con demandas ante la PGR.

Pero del Estado también hay competencia.

A las 13 denuncias interpuestas por la ASE se suman 40 que en el pasado interpuso la Unidad de Transparencia ante la ex Procuraduría General de Justicia del Estado y que, otro cómplice del saqueo, Marco Antonio Higuera Gómez, mandó a la congeladora junto con otras donde se acusaba de asaltos, robos y homiocidios a jefes policiacos.

El ex Procurador también debe cuentas a la sociedad sinaloense.

Es cómplice directo y por omisión!

Y el Gobernador Quirino Ordaz Coppel debe estar pendiente para que los organos de justicia actúen.

Se lo reconocería la sociedad sinaloense.

La sociedad en general, no la alta que disfrutó de los beneficios del gobierno de Malova.

Esperemos que la justicia llegue.

José Ángel Sánchez López

Con 59 años de experiencia periodística, fue director de El Debate de Culiacán, El Diario de Culiacán y El Sol del Pacífico. Ha extendido su experiencia a varios noticieros de radio, aportando sus analisis y reflexiones.