MORENA, la amenaza real para PRI y PAN

Sólo soy, sólo sigo siendo una sola cosa: un payaso. Eso me pone en un plano más alto que cualquier político.

-Charles Chaplin

Mientras el Partido Revolucionario Institucional y el Partido Acción Nacional se debaten en sus crisis internas el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) con Andrés Manuel López Obrador crece en el espectro político nacional ayudado por la decepción que ha causado el gobierno priista de Enrique Peña Nieto, cuyos pocos logros son opacados por el incumplimiento de promesas de campaña y la falta de aterrizaje de programas esperanzadores de los que resultados no se ven por ningún lado.

Andrés Manuel López Obrador va por tercera ocasión en busca de la Presidencia de la República. 

Esto no es oficial porque aun no son los tiempos para formalizar candidaturas pero a todas luces se ve como un hecho y él mismo se encarga de muestrearse como el candidato que va por el triunfo en las elecciones del 2018. 

Su activismo tiene años y hoy ha logrado sumas importantes, aunque sea mediáticamente y con firmas de compromiso en el llamado “Acuerdo Político de Unidad por la Prosperidad del Pueblo y el Renacimiento de México”. 

Promoviendo este documento, el tabasqueño ha recorrido ya todos los Estados de la república sumando a empresarios y representantes de diferentes sectores sociales.

En algunas entidades se ha visto la penetración del político tabasqueño con la suma de personajes y ciudadanos en general.

Pero no en todos. Sinaloa es una de las varias excepciones. 

Sin embargo despliega banderas dando entender que navega seguro hacia el triunfo en el 2018.

La derrota de Andrés Manuel y su candidata a la gubernatura del Estado de México Delfina Gómez, que perdió por 3 puntos frente al priista Alfredo del Mazo, lo tambaleó porque pensaba en el triunfo que no llegó al no poder convencer al PRD y su candidato Juan Manuel Zepeda para sumarse a su proyecto.

Pero lejos de arredrarse reanudó con mas intensidad la búsqueda de su Acuerdo Nacional y logró sumar a mas empresarios e intelectuales a quienes encomendó un nuevo Proyecto de Nación 2018-2024.

En ese grupo está como coordinador el empresario regiomontano Alfonso Romo Garza y como responsables de Política y Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo; de Economía y Desarrollo, Adrián Rodríguez; de Educación y Cultura, Laura Esquivel; y de Desarrollo Social, Esteban Moctezuma Barragán este último que formara parte del equipo de Francisco Labastida Ochoa. 

Mas recientemente se le sumó Lino Korrodi que de amigo de Vicente Fox pasa a ser amigo de Andrés Manuel.

Recordará el lector que Korrodi, un millonario empresario tamaulipeco, fue uno de los impulsores de la campaña de Vicente Fox a la Presidencia de la República en el año 2000.

Bien, pues Korrodi acaba de plasmar su firma en el Acuerdo de Unidad junto a la de López Obrador, lo que le valió para que el guanajuatense expresara que el empresario tamaulipeco “es un caso perdido a estas alturas” que se está sumando “a la podredumbre”, a la falta de transparencia y de rendición de cuentas. 

Crítica que al mismo Korrodi y a López Obrador se le resbala, igual que pasó con el “peje” con los casos de René Bejarano “el señor de las ligas” en el 2004 cuando fue “madrugado” con el video donde apareció embolsándose pacas de billetes que le entregó el empresario argentino Carlos Ahumada destinados a Andrés Manuel para su campaña presidencial rumbo a las elecciones del 2015.

Igual que pasó en abril de este año con el caso de la diputada local veracruzana con licencia, Eva Cadena Sandoval, videograbada al recibir medio millóm de pesos destinados a Andrés Manuel.

En ambos casos ni se inmutó y sus fanatizados seguidores pasaron por alto este y otros casos de corrupción.

El activismo de Andrés Manuel, la penetración que ha logrado especialmente en las clases populares, donde las desigualdades sociales, la pobreza que en algunas regiones llega a la miseria, la inseguridad, la corrupción en los tres nivedles de gobienro ha venido creciendo y permeando otros niveles socioeconómicos.

Esa es una realidad que algunos se niegan a aceptar. 

Y esa realidad se advierte en las encuestas que desde hace meses han venido marcando el posicionamiento que las tendencias le dan al tabasqueño por encima de los otros aspirantes y partidos.

Bueno, algunas, porque hay que advertir que hay encuestadoras que hacen los sondeos de opinión por pedido, es decir que arrojen supuestos resultados favorables a su causa, aunque otras gozan de cierta credibilidad. 

Son “fotografías” al momento que solo marcan una tendencia mas no pronostican resultados definitivos.

Pero marcan rumbos posibles.

Por citar una de las mas recientes, la de Buendía&Laredo que se refiere a partidos, no candidatos, coloca a MORENA con 24% de intención del voto seguido muy de cerca por el PAN con 23%, muy abajo al PRI con 13% y mas abajo el PRD con 6%.

Y si revisamos otras encuestas del año pasado y del antepasado vemos que en todas aparece Andrés Manuel a la cabeza con rumbo al 2018 y solo hay una del 2016 donde es Margarita Zavala la que puntea seguida de cerca por el tabasqueño, aclarando que esa encuesta la elaboró la empresa que trabaja para el PAN.

Habrá que señalar también que Andrés Manuel, como otros destacados militantes de los partidos de las llamadas “izquierdas”, o lo que queda de ellas, viene del PRI, del viejo tricolor con todas sus mañas.

Fue presidente del Comité Estatal priista de Tabasco, puesto que desempeñó por unos meses para irse a la ciudad de México en donde le dieron el cargo de Director de Promoción Social del Instituto Nacional de Protección al Consumidor. 

En 1988 renunció al PRI uniéndose al grupo de priistas que se fueron a fundar el PRD encabezados por Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo.

Ese mismo año fue candidato a la gubernatura de Tabasco por el Frente Democrático Nacional (PPS, PMS y PFCRN) y de nuevo buscó la gubernatura tabasqueña 1994 ahora como candidato del PRD.

Ha sido presidente nacional del PRD, Jefe de Gobierno del Distrito Federal y candidato a la Presidencia de México por la coalición “Por el Bien de Todos” (PRD, PT y Convergencia) en las elecciones del 2006 y de nuevo en el 2012 por la coalición “Movimiento Progresista” conformada por el PRD. PT y Movimiento Ciudadano (antes Convergencia). 

En ambas ha sido derrotado y se ha inconformado realizando movimientos de protesta que llegaron a semi paralizar a la ciudad de México con el plantón en Reforma y el Zócalo en el 2006 autoproclamándose “presidente legítimo”, pero al terminar “su sexenio” volvió a competir para sufrir otra derrota.

Sin embargo, también hay que decir que en las elecciones del 2006, que fueron la debacle del PRI que se fue hasta el tercer lugar como fuerza electoral nacional, la coalición encabezada por Andrés Manuel si estuvo muy cerca del triunfo pues el panista Felipe Calderón lo superó por menos del 1% de los sufragios: 243,934 votos.

En el 2012 fue el PAN el que cayó a la tercera posición y el Movimiento Progresista encabezado por Andrés Manuel se conservó en segundo lugar pero alejado 6.62% abajo del priista Enrique Peña Nieto.

A partir de entonces, López Obrador ha redoblado su actividad pre electoral a lo largo y ancho del pais. 

Su crecimiento es notable y le favorecen las condiciones socio económicas del país. 

En aquellas entidades donde las condiciones no le son favorables, como Sinaloa, busca alianzas con fuerzas políticas locales.

Sin embargo, no todo apunta favorable para las aspiraciones del tabasqueño.

Su entronización como líder absoluto de Morena es tan antidemocrática como los sistemas de selección de candidatos del PRI.

Es absolutista y aunque pretende disfrazar las decisiones con suspuestas encuestas al final la decisión sobre los candidatos la tiene él.

Lo vimos en Sinaloa en el proceso electoral pasado en donde pasó sobre la dirigencia estatal y sus afiliados para imponer candidatos.

Su palabra no acepta discusión ni conoce la reversa. 

Por otra parte su tendencias populistas al estilo Luis Echeverría y sus abiertas simpatías hacia los regimenes totalitarios como el de Nicolás Maduro en Venezuela provocan desconfianza en algunos sectores de la sociedad mexicana.

Sin embargo, al ciudadano de a pié, al que sufre las consecuencias de la crisis económica que no ven los que gobiernan este país, al que padece las angustias de la sobrevivencia, esos pronunciamientos lopezobradoristas los ven como una oportunidad de cambiar sus vidas.

Ahí está la fortaleza del tabasqueño y la amenaza real para el PRI y el PAN en las elecciones del año próximo.

José Ángel Sánchez López

Con 59 años de experiencia periodística, fue director de El Debate de Culiacán, El Diario de Culiacán y El Sol del Pacífico. Ha extendido su experiencia a varios noticieros de radio, aportando sus analisis y reflexiones.