Cuidado con Liliana Cárdenas en la CEAPAS

La capacidad científica del sector salud de la zona norte de Sinaloa se vació estrepitosamente. Solo rechazaron a priori que 7 bebes muertos en el Hospital General de Los Mochis en una semana sean a causa de una bacteria. Eso sí, aseguran que van a investigar cuales fueron las causas reales de tantos decesos coincidentes en el nosocomio, pero por lo pronto se arriesgan a apuntalar su opinión en un estudio preliminar de epidemiología que de momento arroja datos negativos sobre la presencia de alguna bacteria en el área de terapia intensiva neonatal. El director del hospital Javier Salcido Castro perdió tiempo valioso y mostró poca sensibilidad social y mediática para atender el asunto al punto de comprometer al Jefe de la Jurisdicción Sanitaria 01 Felipe Velázquez Zazueta y a su jefe el Secretario de Salud del estado Alfredo Román Messina. La cuenta regresiva empieza…

El Patrimonio de la Comisión Estatal de Agua Potable y Alcantarillado del Estado de Sinaloa, (CEAPAS), está en riegos como lo estuvo el municipio de Salvador Alvarado en manos de Liliana Angélica Cárdenas Valenzuela. No solo tuvo un daño patrimonial por más de 9 millones 645 mil pesos observados por la Auditoría Superior del Estado sino que llevó a su municipio a niveles de endeudamiento que al final de su mandato como alcaldesa lo ubicaron entre los más críticos. El reporte de la ASE es devastador: “El municipio de Salvador Alvarado presentó un endeudamiento total directo de 63.9 millones de pesos para 2016, cifra que lo coloca como el octavo municipio más endeudado. Este nivel de endeudamiento refleja un deterioro respecto a 2015, cuanto obtuvo 37.1 millones de pesos, un aumento de 26.8 millones de pesos equivalente a 72.2%”. Con todo, la ex alcaldesa se vende como una buena gestora y funcionaria a pesar de que literalmente “despanzurró” las finanzas de su tierra y si no solo basta analizar el dato de la Auditoría del segundo semestre del 2016 que asegura que la administración de Cárdenas Valenzuela disparó los pasivo a corto plazo sin mesura: “El 50.5% restante corresponde a los pasivos de corto plazo, que se aumentaron en un 752.5% al pasar de 3.8 a 32.2 millones de pesos en esos mismos años”.

Los gastos médicos del ISIFE se escondieron bajo un manto que hasta el 2016 pudieron conocerse. Cumplían las veces de bonos o hasta de regalos a extraños a la nómina. Así, a personas ajenas al Instituto se les pudieron entregar estos beneficios que fueron observados por la ASE. “Se presume un daño o perjuicio, o ambos, al patrimonio del Instituto Sinaloense de la Infraestructura Física Educativa, por el hecho de realizar pagos por concepto de Servicios Médicos a personal que no se encuentran laborando dentro del organismo”. Tal era el caso de Martha Sofía Amarillas Jayme Esquerra pariente del ex Director de Desarrollo Económico de Culiacán Jorge Jayme Esquerra Hernández durante el periodo de Aarón Rivas y que buscaría ser candidato del PRI a una diputación local, y de Gerardo López Camacho que no estaba en la nómina del ISIFE como la asegura el informe de la auditoría. De la misma manera la oscuridad reinaba en la entrega de apoyos médicos, por el hecho de que no contaban con la normatividad que regulara su otorgamiento y de omitir la documentación anexa justificativa del gasto realizado. Por ello la ASE emitió el pliego de observaciones por un monto de 106 mil 168.26 pesos “por concepto de indemnización, atendiendo a que del resultado de la revisión se presume un daño o perjuicio, o ambos, al patrimonio del Instituto Sinaloense de la Infraestructura Física Educativa”. En este reclamo se incluye al mencionado en algunos medios de comunicación como el representante del ISIFE en la zona norte, pero en la nómina como analista de Área, Eduardo García Trasviña por la cantidad de más 26 mil pesos, a José Arturo López Aldana, Jefe del Departamento de Almacén por dos montos, uno de 42 mil 300 y otro por 16 mil, y a la Jefe de Área, Ariana Cristina Caro Rayos por 20 mil pesos. Los beneficios solo eran para los consentidos…

La administración del Presidente de la República todavía puede caer más bajo. Y es el que el director del Semáforo Delictivo Nacional, Santiago Roel, habló nada halagüeño de la la seguridad en el primer semestre del presente año en el país. Al dar a conocer los datos, revelaría que este 2017 será el ‘peor año’ en la administración de Peña Nieto. “Estamos muy mal, este será el peor año de la administración de Peña Nieto en violencia. Tenemos un deterioro muy claro, vamos a cerrar peor que el 2011 que ha sido el peor año que se ha registrado en la última década’”. Y contra todo lo que los Gobernadores y Fiscales Generales le quieran hacer creer a su ciudadanía ningún delito va a la baja y se dibujan sobre todo los delitos de alto impacto con un incremento fuerte en todo el territorio nacional. “Las autoridades no quieren aceptar el gran fracaso de la estrategia de seguridad”, lamenta el encargado del semáforo. Homicidios, ejecuciones, secuestros, extorsión, robos de autos ¿Así o más claro?…