Alcalde de Guamúchil con miedo permite robo al erario

El sector salud de la zona norte se estremece tremendamente y va a mostrar las incapacidades innegables de las que todos los clientes, que ya ni siquiera son tratados como pacientes, han podido denunciar desde el inicio de este nuevo sexenio. El temor de padres de familia por la posible presencia de una bacteria que estaría provocando decesos de niños en el área neonatal del Hospital General de Los Mochis pone en la guillotina al director del nosocomio Javier Salcido Castro que solo acierta a esconder la cabeza, mientras otros atienden a los medios de comunicación. Su incompetencia podría alcanzar a los doctores Felipe Velázquez Zazueta Jefe de la Jurisdicción Sanitaria 01 y hasta al Director del Centro de Salud Jesús Caudillo Gines, que de no actuar de inmediato, debido a su experiencia, ya no podrían salvar la situación. Por supuesto el Secretario de Salud del estado Alfredo Román Messina se mantiene en el engaño y solo escucha ciegamente a sus muchachos aunque el sector se le derrumbe a pedazos. Solo ellos creen en la versión que dieron oficialmente autoridades del Hospital. Las casualidades suman ya tres niños muertos en ese lugar…

¿Qué temor pudieron haber deslizado hasta el escritorio del Presidente Municipal Carlos Mario Ortiz Sánchez que guardó silencio y se paralizó en lugar de actuar contra el daño al erario municipal por más de 9 millones 645 mil 086.56 pesos que ejecutara su antecesora Liliana Angélica Cárdenas Valenzuela por concepto de pagos de indemnizaciones por enfermedades y riesgos laborales?. Fue un atraco mayúsculo que de inmediato fue atomizado en los medios oficiales en donde aún hay influencia del desterrado de la burbuja divina presidencial, el Diputado David López Gutiérrez. Fueron 4 millones 142 mil 698.60 pesos en el primer semestre repartidos en módicos pagos quincenales a regidores, el Síndico Procurador y la propia Alcaldesa en funciones. Para el segundo semestre se avorazaron más y la cuenta sumaría otros 5 millones 502 mil 387.96 pesos. La ahora titular de la Comisión Estatal de Agua Potable y Alcantarillado del Estado de Sinaloa, (CEAIPAS), da muestras de un gran apetito y no se detiene aunque sea dinero del pueblo. En el año 2016 obtuvo de manera extraordinaria o como sobre sueldo, prohibido por la hacienda municipal, una cantidad de un millón 169 mil 702.6 pesos antes de instalarse en la dependencia estatal. El Presidente Carlo Mario Ortiz aún no dice esta boca es mía…
Tiene pronósticos de arremangón de pelos y todo. Y es que la Auditora Superior del Estado, Emma Guadalupe Félix Rivera y la Presidente de Sinaloa Municipio María Beatriz León Rubio difirieron sobre las observaciones que le hicieran a quien le heredó el poder y primero le diera la oportunidad de manejar las finanzas del municipio. La alcaldesa se sintió descubierta por la ASE y el “camaflash” se le subió al cuerpo casi de inmediato. León Rubio no puede ignorar lo publicado: Con el negocio en la mano de la obra pública no solo pudo dejar heredera que le tapara sus excesos y corruptelas, sino que pensó que le despejaría el camino de la impunidad. El dato es concluyente, en el segundo semestre del 2016 entregó de manera automática casi el 80 por ciento de la obra pública en adjudicaciones directas sin privilegiar las licitaciones. El ex Alcalde Aarón Verduzco Lugo y la actual Presidente Municipal María Beatriz León Rubio lo planearon desde el principio. Parecía la jugada perfecta: la extesorera, ya instalada en el poder, adoquinaría la retirada de quien la puso en la silla para pagar el favor político. El plan avanzaba. El silencio de la alcaldesa tras 155 auditorías de la ASE con 83 observaciones y 48 promociones de responsabilidad administrativa sancionatorias, daría más que sospechas. El destape de tantas irregularidades confirmaría las complicidades. En total, las observaciones no solventadas de la Auditoría Superior del Estado en el ejercicio fiscal del segundo semestre del 2016 representarían un daño o perjuicio a la Hacienda Pública de Sinaloa municipio por 9 millones 182 mil pesos con 40 centavos. Un desfalco sin culpables porque habría de contar con el silencio encubridor de la actual Alcaldesa. La cofradía Verduzco Lugo-León Rubio con el anuncio de la ASE se tambaleaba.

Pocos ciudadanos ven como un verdadero combate a la impunidad la cacería de ex Gobernadores que se manifiesta en el régimen del Presidente de la República Enrique Peña Nieto. Todavía hay desconfianza porque a pesar de las observaciones de la Auditoría Superior de la Federación y las denuncias públicas de corrupción al interior de su gobierno no ha tocado a ninguno de los de su gabinete. Convenció a casi nadie de su la inocencia de su esposa por la compra de la casa blanca y el encarcelamiento de ya 7 ex gobernadores, cinco en el país y dos en el extranjero, aún deja muchas dudas sobre la garantía de que la casta política en el poder ya hubiera cambiado. Los testimonios vivos de los priistas Javier Duarte de Veracruz, Tomás Yarrintong de Tamaulipas, Roberto Borges y Mario Villanueva de Quintana Roo, Andrés Granier de Tabasco, Jesús Reina de Michoacán y el panista Guillermo Padrés de Sonora no alcanza para ganar un poco de confianza del pueblo…