Corrupción, anticorrupción y simulación

Desde que recuerdo, Héctor M. Cuen Ojeda ha sido consistente en su postura sobre la importancia de estar midiendo y evaluando lo que se hace…lo que sea.

Apenas el sábado pasado, junto con un grupo de amigos, tuvimos la oportunidad de una charla con él sobre una vasta cantidad de temas, donde por supuesto la corrupción mexicana fue uno de ellos, la novedad fue la manera en que nuestro interlocutor liga ese tema con otros estrictamente políticos, como desafuero, segunda vuelta electoral y revocación de mandato.

Muchas cosas han cambiado de un tiempo para acá, pero en el caso de nuestra clase política, es de admirar la firmeza con que mantienen la tradición de nunca resolver un problema y sí en cambio enredarlo más, en parte como respuesta adaptativa a otra vieja tradición popular, de darle más importancia a las ideas bonitas por encima de las ideas buenas, de ahí que basta pronunciarse bien sobre un problema para olvidarse de él y pasar al siguiente; esto es real y forma parte de la idiosincrasia mexicana, sin embargo también es cierto que dicho rasgo dejó de ser pertinente desde años atrás, provocando un creciente descredito hacia actores e instituciones, hasta llegar al momento actual donde ya es insostenible.

A veces no es fácil negociar con Cuen, porque resulta difícil engañarlo a la hora de comulgar con ruedas de molino: me consta nunca se niega a escuchar a nadie, pero de la misma manera con él la saliva será siempre eso, saliva, más vale y se la sustente uno con hechos porque de lo contrario…dejado no es, y como lo señalo al principio, la consistencia es una de sus características.

Tiene razón el líder del PAS, al advertirnos que sin revocación de mandato y mientras exista un fuero pervertido como el nuestro, todo esfuerzo anticorrupción será en vano pues no habrá manera de castigar a nadie; tal y como lo estamos viendo desde hace años, los poquísimos casos de corrupción que alcanzan a lograr una condena, han resultado anticlimáticos y por ende contraproducentes, han reafirmado nuestra convicción de que todo asunto público está blindado de antemano por la impunidad, así que yo recibo con beneplácito la postura del PAS para volver a hacer de la política lo que nunca debió dejar de ser: el mapa para, de la mejor manera posible, ir del punto A al punto B.

Hablar al chile, decimos por acá.

Jorge Aragón Campos

Jorge Aragón ha ejercido el periodismo radiófonico, televisivo y escrito. También ha publicado novelas, ensayos y artículos científicos. Sus columnas tocan temas que van desde lo político hasta lo cultural.