La traición y el síndrome Margarita

Al alemán J. W. Goethe: Su criatura, Fausto, anduvo en malos pasos y estuvo a punto de suicidarse. En el momento en que ingeriría la última copa, la de veneno, escuchó las campanas pascuales que lo llamaron al arrepentimiento, pero terminó vendiéndole la vida a Mefistófeles. A punto de pagar su deuda, acude a su salvación “la virgen” Margarita.

El síndrome de Margarita lo adquirieron los panistas cuando se decidieron en 1988 vender su suerte al ángel de la usurpación, Carlos Salinas de Gortari, traicionando a su candidato presidencial, Manuel de Jesús Clouthier del Rincón.

Veinte años después, algunos facciosos del PAN quieren desembarazarse del pacto con el diablo y apuestan a la candidatura presidencial de Margarita Zavala Gómez del Campo. De lograr la hazaña, su marido, Felipe Calderón Hinojosa se convertiría en “Presidente consorte”.

Hablemos de Sinaloa: Después de opacado y apocado el clouthierismo con la muerte de su figura emblemática, los sinaloenses dueños del dinero, persuadidos por el ex presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), el sonorense Eduardo Bours Castelo, coordinador del financiamiento privado de la campaña de Francisco Buenaventura Labastida Ochoa en el noroeste, en 2000 apostaron sus fichas al candidato presidencial del PRI: Algunos perdieron hasta los calcetines.

Esos adinerados sinaloenses dejaron de lado  la vieja cultura de los paisanos: En el béisbol, como en la política,hay que jugar con el escore. No hay forma más segura de salir airosos.

De la experiencia de 2000 queda un dato: Algunos empresarios sinaloenses se alinearon con oportunidad a los Amigos de Fox.

Lo hicieron, porque sus finanzas personales o grupales andaban en números rojos de suerte que, al apostar por el guanajuatense, lograron equilibrar sus balances económicos con apoyo federal. Los que se equivocaron, buscaron acogerse a pactos con el gobierno estatal para sobrevivir.

A principios de 2016, segmentos del sector empresarial sinaloense la jugaron en arreglos con sus pares sonorenses que, incitados por el priista Manlio Fabio Beltrones, hicieron planes de inversión acompañando financieramente la campaña de Quirino Ordaz Coppel. Para sus fines económicos, acertaron. Hasta hoy.

Por estos días, la calentura del quinto año contagia a algunos grupos empresariales de Sinaloa que, por puro interesado instinto de supervivencia, le entran al garito electorero de 2018.

Uno de esos grupos, es el que regentea la franquicia Coppel. Sus ejecutivos operan bajo la dudosa conseja de que, al que madruga Dios lo ayuda.

Recientemente, el grupo Coppel le tendió alfombra roja a la precandidata presidencial del PAN: Margarita Zavala Gómez del Campo de Calderón Hinojosa. Desde el punto de vista electoral, ese grupo dispone de alguna chiquillada o tránsfugas tricolores que se conforman, proceso tras proceso, con llenar tripa de mal año.

En estricto rigor político, la precampaña de Margarita expresa la nostalgia del poder pinolero. El michoacano Calderón Hinojosa no se da por enterado de que su sexenio terminó el 30 de noviembre de 2012.

A Calderón Hinojosa lo persiguen los fantasmas de su guerra contra el crimen organizado, por cuyas brutales consecuencias genocidas tiene expedientes abiertos en la Corte de Justicia Internacional.

Otros fantasmas internos de Calderón Hinojosa, los agita la Auditoría Superior de la Federación (ASF) de la Cámara de Diputados cada vez que revisa las Cuentas Públicas del gasto federal, en las que sigue documentando el saqueo de la renta petrolera en los sexenios de 2000-2006 y 2006-2012.

Desde que, desde Los Pinos, Felipe y Margarita, al perder la opción sucesoria del ex secretario de Hacienda, Ernesto Cordero Arroyo, sabotearon la campaña de la candidata presidencial del PAN, Josefina Vázquez Mota, el michoacano no se da reposo para flotar mediáticamente en el ámbito político. Su activismo ha llegado a rebasar en algunos casos al de su antecesor Vicente Fox.

Para 2017, a la par de su ofensiva en contra de Andrés Manuel López Obrador (su rival de 2006), Calderón Hinojosa decidió instalarse en Coahuila para ganar espacio en los medios en un sucio enfrentamiento contra los hermanos Moreira, sin desdeñar la oportunidad de fingirse aliado de Vázquez Monta en el estado de México.

Es obvio que la precandidatura azul de Margarita Zavala Gómez del Campo, pese a contar con el favor de algunas agencias encuestadoras anti Morena, no levanta en términos reales. El nerviosismo empieza a hacer presa a la ex pareja presidencial.

Por una razón elemental: Calderón Hinojosa está quemado en el interior del PAN, en el que terminó peleado con el ex jefe nacional Manuel Espino Barrientos y tuvo en sus paisanos Germán Martínez y César Nava a los peores operadores del neopanismo.

Después de Espino, Martínez y Nava, el chihuahuense Gustavo Madero Muñoz se le salió del huacal al michoacano. Éste es el dato que conviene destacar en la situación actual por la que cruza el PAN.

En acuerdo de conveniencia temporal, Madero Muñoz y Ricardo Anaya Cortés actuaron para lograr el control del consejo nacional del PAN, derrotando la tentativa del calderonismo.

Es cierto que, al inicio la actual legislatura federal Madero y Anaya entraron en choque porque el segundo le negó al primero la coordinación de la bancada azul en San Lázaro, pero Madero, reciclado en el gobierno de Chihuahua de Javier Corral Jurado, sigue siendo factor en el Consejo Nacional.

En otra vertiente, algunos consejeros nacionales y ex gobernadores panistas pujan en una doble vertiente: Contra Anaya y contra Margarita. Incluso, el ex mandatario de Baja California y actual senador, Ernesto Ruffo Appel, ha declarado públicamente su intención de entrar a la contienda interna por la candidatura presidencial. Es uno de los que le exigen a Ricardo piso parejo en la decisión de la candidatura presidencial. A Margarita, pues, le están creciendo los enanos.

El elemento central de la pugna por el 18, quedó al descubierto al arrancar 2017: En enero, Ricardo Anaya tuvo un encuentro secreto en Los Pinos con Enrique Peña Nieto. Sin darse pormenores del encuentro, se dio por sentado que el priista y el panista pactaron un frente común contra Andrés Manuel López Obrador.

En esa tesitura, Margarita Zavala de Calderón ha estado buscando palancas en el exterior: Abiertamente, ha estado viajando a los Estados Unidos para encontrarse con prominentes dirigentes y legisladores del Partido Republicano en busca de vejigas para nadar.

En otra línea, tanto Felipe como Margarita siguen en contacto con el poder tras el trono del Partido Popular (PP) español, José María Aznar, quien en 2006 estuvo en México como promotor del voto en favor del michoacano.

En eso andaba la ex pareja presidencial cuando el pasado fin de semana se reunió el Consejo Nacional del PAN. Felipe ya no pudo gobernar sus glándulas: Se lanzó contra la yugular de Ricardo Anaya, emplazándolo a abandonar la jefatura nacional si quiere competir por la candidatura.

Es obvio que Felipe no encontró ambiente en el Consejo para su ambición común con Margarita: En su pataleta, el michoacano, después de expectorar que el queretano no puede ser juez y parte en el proceso interno, lanzó  la amenaza: Te vas tú de la dirección nacional o me voy yo del partido. Se puso la soga al cuello solito.

El michoacano, que a partir de 1997, desde la dirigencia nacional, fracturó el partido, profundizó esa grieta en 2006 cuando le arrebató a Fox la candidatura presidencial y en 2012 entregó la banda presidencial a Peña Nieto, no está en la mejor disposición de contribuir a la unidad azul por la que tanto se clamó en el Consejo, donde se recomendó que primero se atiendan las pugnas en los estados de México, Coahuila, Nayarit y Veracruz y, con base en los resultados, empezar a preparar 2018. Felipe no ve ni oye.

El ex dirigente nacional del PAN y mentor político de Felipe Calderón Hinojosa, Carlos Castillo Peraza (), conociendo los riesgos del pragmatismo que atrapó a la formación azul, lanzó una advertencia que sigue latente:Ganar el poder y perder el partido. La ceguera etílica del michoacano coloca al PAN en esa tesitura suicida.

Pero eso no fue suficiente para que el grupo Coppel le tendiera alfombra roja a la precandidata presidencial del PAN: Margarita Zavala Gómez del Campo de Calderón Hinojosa. Más: no es remoto que Agustín Coppel envíe una carta al revés, a sus empleados, no para apoyar ahora a Felipe Calderón, sino a su esposa Margarita.

En la carta anti-AMLO del 2016, en una de sus partes, Coppel dice que Felipe es de más nivel que Andrés Manuel. “Es muy importante la calidad humana y moral… Felipe, junto con su esposa Margarita, forman una pareja estable con 3 hijos de 8, 9 y 13 años, bien avenida…”, escribió.

Felipe fue Presidente…Margarita quien sabe si llegue a candidata del PAN…quien sabe. Pero los Coppel están dispuestos a vender su vida a Mefistófeles con tal de que AMLO no llegue a la presidencia de la República.

Álvaro Aragón Ayala

Conductor del programa de radio Ruta Mexico y analista politico en Radio UAS, Diario de Sinaloa y Director Ejecutivo de Proyecto 3.