La cofradía de la salchicha

El Director General de la FND, Mario Zamora Gastélum publicita los Hot Dogs como estrategia para apuntalar candidatura a la Senaduría para el 2018

La “M” arrobada, de Mario Zamora Gastélum, aparece hasta en la sopa. Qué sopa. Hasta en los Hot Dogs “con todo”. Ya no se sabe si es robada o arrobada. Si es “manita” santa o tenebrosa. O si es una araña venenosa. El caso es que la publicidad/propaganda de Mario Zamora, director General de Financiera Nacional de Desarrollo Agropecuario, Rural, Forestal y Pesquero (FND), Mario Zamora Gastélum, podría significar un plagio. Un hurto disfrazado.

El funcionario federal usa como promoción de su campaña en pos de una de las candidaturas del PRI al Senado de la República, una “M”, con cambios
no significativos, calca del logotipo de Masterchef, el programa-franquicia de competencia de cocina creado por Franc Roddam.

La “M” de Mario o de Masterchef, vaya usted a saber, sí, esa marca, llena espectacular y bardas de todo el estado, ante el silencio de las autoridades electorales. No para ahí, la promoción de “su personalidad política” o de su manita, que Dios sabe que tan larga sea. Mario Zamora, al literal estilo “hot doguero” despliega sus encantos oficiosos, cada vez más cerca de la tradicional política
chicharronera.

A “hot dogazos” el mochitense, cuyas raíces se vinculan al Ingenio Mochis, hace grupos de amigos en los círculos cercanos al Presidente de la República, Enrique Peña Nieto. Su intencionalidad política y su “vocación” por escudarse en algo, en los Hot Dogs de Don Andrés, para mantener distraído al respetable, lo convirtieron en el jefe de la cofradía del “perro caliente”. De la salchicha.

El funcionario del FND, antes Jefe de la Unidad de Coordinación de Delegaciones de la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL), ya es conocido por impulsar la cultura agringada de la glamurosa salchicha con pan en los redondeles del poder, en las cúpulas mayores del Gobierno de Enrique Peña Nieto. Su afición hot doguera lo hizo llevar de regalo en el cumpleaños de su Jefe en la SEDESOL, José Antonio Meade Kuribreña, el año pasado, el carrito repleto de esos deliciosos bocadillos compuestos de salchichas calientes metidas en panes alargados, untados con aderezos y acompañados con verduras y otros condimentos.

Cumple Meade

El olor del tocino, las cebollas guisadas y otros sabrosos menjurjes alborotaban el olfato de cientos de asistentes al cumpleaños del entonces Secretario de Desarrollo Social, José Antonio Meade
Kuribreña, y los hacían formarse hipnotizados en la larga fila para degustar un Hot Dog de Don Andrés. Era el regalo de su Jefe de Delegaciones Mario Zamora Gastélum. Mandar un detalle de la ciudad de Los Mochis. Era marzo del 2016 y ahí estaban, en una terraza de la Sedesol, las veloces manos de los hot dogueros más socorridos de las noches y madrugadas de la ciudad del norte de Sinaloa.

Hasta Carlos Slim propietario del Grupo Carso y uno de los hombres más ricos del mundo, pasearía sus dedos por la boca para arrancar el último suspiro de la mayonesa impregnada del tatemado
sabor del tocino de la salchicha con pan. Cuenta Mario Zamora, según las versiones públicas, que incluso el millonario personaje les ofrecería abrir un espacio de venta de los perros calientes de Los Mochis en su exclusivo Sanborns de la Ciudad de México sin lograr convencer a los pupilos de Don Andrés.

Las delicias de los Hot Dogs mochitenses  también fueron adoradas por el Director del IMSS Mikel Arriola Peñalosa, el Director del ISSSTE José Reyes Baeza Terrazas y del Director de PEMEX José Antonio González Anaya, entre otros. Rondando el carrito hot doguero -algunos bromeaban- se pudo ver al entonces secretario de Hacienda, Luis Videgaray, para saber si expedían recibos fiscales, al de Economía, Ildefonso Guajardo Villarreal que le entró duro a la mayonesa, al de Educación, Aurelio Nuño sin muchas ganas al de Salud, José Narro, supervisando el grado nutrimental del salchichón.

Caliente. Caliente

Mario Zamora Gastélum está tan inflado por el microondas político como las palomitas de una tienda de conveniencia. Su glamour fantasioso tiene gracia. Es político de oropel. Su amistad con José Antonio Meade, cercanos ambos al Opus Dei nacional, le revive la posibilidad de condicionar su participación en la estructura del PRI para aspirar a ser candidato a un puesto de elección popular en la ruta del 2018.

Zamora Gastélum es copropietario de los terrenos en donde está instalado el peor “despelucadero” de la ciudad Los Mochis, el Casino Caliente, y goza por ello de una moral distraída ante la ludopatía que golpea a cientos de mochitenses. Hace gala de su santa pillería. Con ayuda del poder económico pudieron violentar los ordenamientos de Plan Municipal de Desarrollo Urbano y cambiarle la vocación de uso de suelo a los terrenos para instalar ese centro de apuestas.

Más Hot Dogs

Esta vez los hotdogueros se ataviaron con mandil y cachucha roja con el eterno símbolo de campaña de Mario Zamora. Era otro cumpleaños, solo que esta vez se trataba del Secretario de Economía Idelfonso Guajardo Villarreal en Monterrey, Nuevo León. Ya lo había hecho con José Antonio Meade en la Ciudad de México. Ahora se aprovechó de los Hot Dogs que envió de regalo el Gobernador Quirino Ordaz Coppel para Guajardo Villarreal. Sí era abril del 2017.

Zamora se movía como un experto en caravanear con sombrero ajeno. No dejaba pasar la oportunidad de colgarse de la imagen de otros para sobresalir.

El regalo era de Quirino y la logística política de él. Los “perros calientes” de nuevo desataban la euforia entre los políticos y empresarios asistentes al festín. Como él mismo acepta, eran todo un
éxito.

Estructura

Mario construye su estructura electoral sin hacer mucho o casi nada por Sinaloa desde su incursión en la jefatura de delegaciones de la Sedesol, en abierto enfrentamiento con el ex Gobernador Mario López Valdez. La designación de Ramón Barajas López como Agente Estatal de la Financiera Nacional de Desarrollo Agropecuario, Rural, Forestal y Pesquero (FND) fue su jugada prestidigitadora, maestra y lleva una sentencia definitiva.

La intención es reforzar desde la FND las estructuras del PRI y construir candidaturas “rentables” que den sustento político a las posibles aspiraciones no solo de Meade, sino de cualquiera en el Partido Revolucionario Institucional que busque la Presidencia de la República y así parar cualquier avance de la oposición. Por supuesto que también intenta impulsar el liderazgo del propio Barajas López, que ha sido del grupo de los fieles al tricolor. El delegado de Mario aspira a una diputación federal, de lo que no cabe duda es que Zamora Gastélum a Hot Dogs “limpios” busca apuntalar su candidatura del PRI a la Senaduría para el 2018 como lo indica tanto festín con los “perros calientes”.

Vamos a ver hasta donde le da su “política de la salchicha”. Vamos a ver si las autoridades electorales le siguen permitiendo seguir haciendo campaña política con su “M”, con todo y su parecido
al logotipo de Masterchef. No hay nada de originalidad pues en Mario Zamora…

Ya existe y opera sin mucho éxito en Sinaloa el Grupo Chilorio Power…

Nada más faltaba el Grupo o la Cofradía de la Salchicha para acabar de ridiculizar la práctica de la política…