La captura de “El Licenciado”, disputa en el seno del cártel del Chapo

Dámaso López Núñez, presunto sucesor de Joaquín El Chapo Guzmán al frente del cártel de Sinaloa, fue detenido por elementos del ejército y de la PGR en la colonia Anzures de la Ciudad de México, uno de los barrios más tradicionales colindantes con Polanco, a plena luz del día este martes 2 de mayo.

La detención de López Núñez, mejor conocido como El Licenciado, ha desatado las especulaciones en medios electrónicos y redes sociales sobre la disputa al interior de este grupo sobre el control del cártel más poderoso del narcotráfico.

Al parecer, López Núñez estaría disputándose el control con El Mayo Zambada, considerado el “cerebro” y el gran padrino de la organización criminal, y con los hijos de Guzmán Loera, quienes fueron secuestrados en agosto de 2016 en un bar de Puerto Vallarta por integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

Una de las versiones que han manejado columnistas como Héctor de Mauleón y otros conocedores de la estructura del cártel es que El Licenciado habría hecho una alianza con el CJNG para disputarle al Mayo y a los hijos del Chapo el control del cártel, de la ruta y del dinero.

Esta disputa ha agudizado la violencia que se vive en Sinaloa y en otras zonas que pertenecían al cártel de Sinaloa.

Vieja Sociedad con El Chapo

López Núñez fue jefe de seguridad en el Penal de Puente Grande, Jalisco, de donde se fugó Guzmán Loera en enero de 2001, al inicio del sexenio de Vicente Fox. Desde entonces, El Licenciado, como le decían, se convirtió en parte de la estructura de protección de El Chapo.

Su grupo de custodios, conocidos como Los Sinaloas y La Hermandad, protegieron a El Chapo durante su estancia y en complicidad con policías federales permitieron la huida de quien se convertiría en el capo más poderoso del narcotráfico durante tres sexenios consecutivos.

La cercanía entre López Núñez y El Chapo fue tan grande que su hijo Dámaso López Serrano, conocido como El Mini Lic, se convirtió en ahijado y protegido de Guzmán Loera.

Apenas el 24 de abril pasado, fuentes de inteligencia del gobierno federal proporcionaron al periodista Carlos Loret de Mola un video de 26 segundos donde aparece López Núñez grabando. La intención de esta filtración era identificar la figura del legendario personaje que ayudó al Chapo en su primera fuga.

Según Loret de Mola, López Núñez y su hijo El Mini Lic pretendían lanzar una campaña en redes sociales para culpar a los hijos del Chapo del repunte de la violencia en Sinaloa para desprestigiarlos entre la opinión pública y propiciar que las autoridades actuaran contra ellos.

Para lograr acercarse a López Núñez, el gobierno le “sembró” un hacker que trabajó como encubierto en el grupo criminal. Para ganarse su confianza, el hacker le ofreció al narcotraficante información privilegiada que presuntamente tenían las autoridades de Estados Unidos sobre el cártel.

El hacker logró reunirse con López Núñez en una marisquería en el Monumento a la Revolución de la ciudad de México. Fue en esa reunión donde se grabó el video difundido por Televisa.