Formal prisión, dictan a Elizondo y De La Vega

Juzgado penal de Jalisco emite fallo por afectación a Luis Puente Pérez

La justicia dicta orden de aprehensión contra dos miembros de la “Casta Divina” que adquirió, “tronó” y fraccionó al ingenio azucarero de Los Mochis en una operación orientada a la venta del terreno más que al rescate de la industria azucarera.

Un juzgado penal de Jalisco dictó orden de formal prisión para los empresarios sinaloenses Héctor Alejandro Elizondo Macías y Rodolfo de la Vega Valladolid, atendiendo denuncia contra ellos presentada por Luis Puente Pérez.

El decreto fue expedido el pasado 28 de mayo. Fija un término de 72 horas a partir de esa fecha para la presentación de pruebas y de apelación de parte de los acusados, que en el expediente fueron acusados por Puente Pérez de diversos ilícitos, tanto penales como mercantiles, durante la administración que debieron compartir en el ingenio azucarero de Los Mochis.

Con el aparato del poder estatal de su lado, Elizondo y De la Vega fueron acusados de despojar a Puente de todos sus derechos en la sociedad para acaparar los activos y beneficios ulteriores de la empresa.

La industria se encuentra definitivamente clausurada y expuesta al negocio inmobiliario aún pendiente de determinar la ilegalidad y de señalar a los beneficiarios del despojo de más de 17 hectáreas de suelo urbano de alta plusvalía.

Elizondo y De la Vega se encuentran prófugos fuera del país, desde hace varios meses, según información que proporcionó en entrevista de prensa el afectado, quien denunció formalmente los negocios ilegales con la fábrica, la producción azucarera de dos zafras y ahora con la venta de terrenos del ingenio a particulares para distintos giros comerciales.

Según Puente Pérez, los compradores de solares para el establecimiento de diversos negocios enfrentarán problemas legales porque compraron a Elizondo y De la Vega un predio en litigio desde que el caso fue llevado a los tribunales de Jalisco.

El expediente debió ventilarse fuera de Sinaloa, indicó en su momento Puente Pérez, porque aquí no encontró garantías para un juicio imparcial y por estar amenazada su integridad física, por apoyo del aparato de justicia y de seguridad durante la pasada administración pública estatal a favor de los dos empresarios que recibieron ya la orden de aprehensión.