Síndico de Cortines hace quedar mal a la alcaldesa Diana Armenta

La palabra de la Presidenta Municipal de Guasave Diana Armenta quedó comprometida debido a la actitud del Síndico municipal de Adolfo Ruiz Cortines, Vladimir Romero Urías. “Los resultados con valor” por casi nada se vienen abajo luego de que el recién electo empleado de la alcaldesa no privilegió, y ni siquiera acató, el compromiso de su jefa con la comunidad artística y cultural del Festival Internacional de las Artes Navachiste 2017. A pesar del esfuerzo de la primer edil para mostrar un rostro distinto y comprensivo hacia la cultura, Romero Urías prácticamente mandó a la “tiznada” a los asistentes de tan importante evento. Se había acordado durante una comida con artistas y directivos del festival que sus funcionarios y el síndico llevaría pipas de agua. En realidad eso no ocurrió del todo, la única pipa que mandó Romero Urías solo sirvió para cargar una panga, mientras que los demás litros, el pipero, por instrucciones del síndico, los vendió a 20 pesos la cubeta en la playa del Aparecido. Hizo negocio con dinero del pueblo. El espíritu ignorante y “valemadrista” de ese funcionario lo dibuja a la perfección y daña la imagen de la alcaldesa que había levantado un suspiro de esperanza entre los navachisteros. Lástima…

 

Puede ser una encrucijada, aunque no a la luz de la luna. El Secretario de Comunicaciones y Transportes Gerardo Ruiz Esparza en su visita a la ciudad de Los Mochis para inaugurar el Trebol de la entrada norte, recitaría en voz alta un texto de García Lorca: “y yo que me la llevé al río creyendo que era mozuela…, pero tenía marido”. Así engaña a su jefe el Director General del Centro SCT en Sinaloa Héctor Raúl García Fox al traerlo al distribuidor vial múltiples veces “bandereado”. Será una vez más. Un banderazo más. García, pero Fox, pretende involucrarlo en el espectáculo de las inauguraciones, para que no advierta el amplió expediente negro que lo persigue desde su participación como administrador de la Dirección de Aeronáutica Civil de la SCT en la gestión de Felipe Calderón y sus enredos con directivos de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, ya como enviado de Peña Nieto en la entidad, para favorecer a empresas aparentemente consentidas o recomendadas. Gerardo Ruiz Esparza podría meterse en la cueva del lobo y tener poco poder de maniobra para ciudad su imagen…

 

Una verdadera investigación podría ordenarse desde la Secretaría General de Gobierno para detallar y registrar cómo fue la fallida operación de la extorsión oficial que emprendió el Director de Inspección y Normatividad Arturo Torres Sato. Tal como lo denunciaba Richard Lizárraga Peiro en la edición pasada de “Proyecto3, voces que rompen el silencio”, un grupo de empresarios, ahora ya de las tres zonas de la entidad, de los llamados giros negros, cansados de tantos cochupos y moches, decidieron denunciar la manita de “cochi” que el joven Torres Sato pretende aplicarles, por instrucciones del subsecretario de Normatividad e Información Registral Ramón Murgía, para obtener unas patrullas aparentemente donadas. La intención es que los “nocturneros” de Mazatlán donen dos unidades, al igual que los de Culiacán y los de Los Mochis una. Se trata de reforzar las medidas de seguridad en los bares y centros nocturnos, dicen o quieren hacer creer las autoridades. De no aceptar la donación no se les otorgaría la ampliación de horario que contempla la ley de alcoholes del estado. Qué desfachatez. Ahora resulta que desde el gobierno de Quirino Ordaz se impulsa la corrupción total. Por lo pronto, el que sí está comprometido a saber que pasó es el Secretario General de Gobierno Gonzalo Gómez Flores porque o le están picando los ojos o disfruta de una ceguera temporal de un “causi” sexenio…

 

Debe haber alguna explicación para que lo regidores no se exhiban como tontos útiles o cómplices de la Alcaldesa de El Fuerte Nubia Xiclali Ramos Carbajal en el caso de la compra de la camioneta de lujo para labores de seguridad pública que utiliza sin pudor la primera autoridad. De los ediles de la comparsa priista es comprensibles tanto servilismo, pero de los de oposición como el PAN, PAS y verde se espera aún más. El precio del silencio pudo también haberle costado al erario…

 

Una línea de investigación de la Fiscalía General del Estado de Sinaloa pudiera unirse a la vanidad de la directora del Acuario Milay Quintero Beltrán y dejar atrás tantas infamias cometidas contra el uso del presupuesto por varios presidentes municipales como Carlos Eduardo Feltón González, Alejandro Higuera Osuna y Jorge Abel López Sánchez y ex funcionarios públicos estatales entre los que se pueden contar al ex Secretario de Obras públicas del Gobierno del Estado, José Luis Sevilla Suárez, al ex subsecretario, hoy alcalde de Guamúchil, Carlos Mario Ortiz y al Ex Jefe de la Unidad de Inversiones José Luis López Montiel. Sí, la funcionaria de Fernando Pucheta haría que la responsabilidad de la ruptura de uno de los acrílicos del Tiburonario pudiera recaer en su jefe político. Con tal tesis hasta podría parecer un pececillo de ornato, el tremendo tiburón del presupuesto, el constructor Omar Osuna Osuna. Una reparación estética de un bordo ordenada por la directora daría mucho de qué hablar para detallar los motivos de la crisis que se vive en Mazatlán con semejante pecera…