Mapa de la mentirosa Alcaldesa

Nubia Xiclali Ramos Carbajal se compra camioneta de lujo, pero miente al justificar que la adquisición de la unidad es para el uso de la dirección de seguridad pública

Los documentos oficiales la describen. La apresan. Es la geografía misma de la corrupción y la mentira. Ella engaña a la federación y al pueblo.

Nubia Xiclali Ramos Carbajal se compra camioneta de lujo Tahoe 2017 con valor de más de un millón de pesos, pero miente al justificar que la adquisición es para la dirección de seguridad pública.

A pesar de una dolorosa crisis financiera que mantiene paralizada la actividad de los servicios públicos en el municipio de El Fuerte, la vanidad parece imponerse.

La justificación de la alcaldesa, advierte, es la seguridad.

Absoluta mentira. Treta mediática. Es un lujo que relata su carácter fatuo y despreocupado por el dinero de la gente.

La argumentación oficial descubre la verdad que antes fue sospechosa.

El dictamen del acta del Comité de Adquisiciones, arrendamientos, servicios y administración de bienes muebles del municipio confiesa con todas sus letras la mentira: la compra de la camioneta es con recursos federales y bajo el pretexto de usar una unidad para servicios de seguridad pública, cuando en realidad sirve a la presidenta para su movilización dentro y fuera del municipio.

No hay duda, es un engaño contra el programa de fortalecimiento para la seguridad.

 

El acta

Son muchos los artificios que utilizó la Presidenta Nubia Ramos para sacar adelante la compra de una camioneta Tahoe 2017.

Se trata de una modelo Premier 4×4 con asientos de piel color cocoa/canela, con aire acondicionado, quemacocos, trasmisión automática de 6 velocidades, llantas 275/55 R20, rines de aluminio de 20 pulgadas y sistema de entretenimiento, según las características precisadas en la factura de la empresa “Félix Automotores SA de CV”, número B0006891 del 13 de marzo del 2017 que está en poder de “Proyecto 3, Voces que rompen el silencio”.

Primero convocaron a una sesión de cabildo, el 10 de marzo, que se desarrollo el 13 del mismo mes para otorgar la autorización de la compra de la camioneta a las doce del día.

Las contradicciones empezaron a aparecer tras las dudas por la compra. El acta del comité de adquisiciones presenta varias inconsistencias fundamentales que muchos atribuyen a las prisas por justificar el acto irregular.

En ella, y no pasa desapercibida, se fecha el acta el 13 de marzo, pero se dice que la reunión ordinaria fue el 10 del mes.

Dice: “Acta que se formula el 13 de marzo…En la ciudad de El Fuerte siendo las 13:00 pm del día 10 de marzo del 2017 se reunieron en la sala de cabildos del H Ayuntamiento de El Fuerte los miembros del Comité de Adquisiciones…”

Sin embargo otra contradicción levanta más sospechas, el mismo documento luego de desahogar el fundamento legal, la solicitud y el acuerdo, en la clausura asienta de nuevo la fecha del 13 de marzo.

“No habiendo otro asunto que tratar, ni asunto que asentar en la presente acta, se da por terminada la presente sesión a las (sic) 1 pm del día 13 de marzo del 2017”, dice el acta.

¿Cuándo fue realmente la reunión?, ¿Porqué tantos errores en una acta oficial?

La confusión tiene cara de mentira.

 

Treta socarrona

La compra de la unidad se justificó por motivos de seguridad pública y vialidad y no para uso de la alcaldesa como al final ocurrió. Al usar recursos federales debieron triangular de esa manera.

El acta advierte el motivo oficial de la adquisición y con ello evadir alguna posible responsabilidad por el uso de los dineros del programa “Fortaseg” que revisa el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

“Se solicita autorización de la unidad para satisfacer las necesidades extraordinarias que requerimos para el traslado de personal de vialidad el cual realiza recorridos de vigilancia dentro de las comunidades, carreteras y zonas escolares, previniendo y acudiendo a accidentes de tránsito y así proteger a la ciudadanía de algún hecho de tránsito”, dice el fundamento legal.

La verdad se ocultaba en la operación de una burda artimaña. La realidad es que la Alcaldesa requería estrenar una camioneta de lujo.

“En mérito de lo anteriormente expuesto, se solicita el Acuerdo de los integrantes del Comité para llevar a cabo la adquisición de una camioneta Tahoe modelo 2017, que será asignado a la dirección de Seguridad Pública. Con el objeto de que lleven a cabo las labores propias de esta área de seguridad social mediante el procedimiento establecido en el (art.34 inciso 11(sic) del Reglamento de adquisiciones, arrendamientos, servicios y administración de bienes muebles del municipio de El Fuerte)”.

La mentira era obvia. La camioneta no sería para labores de seguridad pública sino para los viajes de la alcaldesa Ramos Carbajal.

 

Acuerdo

“Este comité, con fundamento en el inciso II del Art. 14 de sus facultades otorgadas en el Reglamento de Adquisiciones, arrendamientos, servicios y administración de bienes muebles del municipio de El Fuerte, dictamina y considera procedente que el H. Ayuntamiento de El Fuerte lleve a cabo la adquisición de una camioneta modelo 2017, para la dirección de seguridad pública. Por lo que este comité dictamina por (mayoría absoluta) y da ganador a la empresa Félix Automotores SA de CV, por las cantidades de $1,036, 800.00 netos. Ya que además fue la única empresa que nos dio línea de crédito”.

La verdad incluso se escondía tras la designación porque tres empresas entregaron el mismo presupuesto pero solo el empresario Leonardo “El Nalo” Félix, el involucrado en el caso de las “Nalopatrullas”, presentaría dos propuestas. Una de Félix Automotores SA de CV Los Mochis y la otra de Guasave.

Las sospechas se incrementarían porque la factura de la empresa Félix Automotores se entregaría unas horas después de la aprobación del cabildo. Todo en un suspicaz fast track. Ese documento asienta como fecha y hora de certificación el 13 de marzo del 2017 a las 17:55 horas.

La lápida de la mentirosa Alcaldesa Nubia Xiclali Ramos Carbajal se sellaría al corroborar en la misma factura digital que las condiciones de pago fueron de contado, cuando en el acta del Comité de Adquisiciones se asegura que fue a única empresa que dio una línea de crédito y por ello se le entregó la designación de compra.

Las mentiras, así, ya hacen una colmena.