Cuatro pistas del ridículo

Culmina la semana y termina el trágico mes de marzo con 4 periodistas asesinados, un protagonismo inusual de los miliares y un presidente de la República que cree que la crisis sólo está “en las mentes” de quienes no creen en su gobierno, es decir, el 94 por ciento de la población.

Para documentar nuestro optimismo, en esta semana se sucedieron 4 casos mencionados intensamente en las redes y en los medios impresos del país como parte del peñismo vivo: La detención del fiscal general de Nayarit, Edgar Veytia Cambero, la fuga del ex gobernador de Chihuahua, César Duarte, el bochornoso episodio de Antonio Tarín, ex funcionario del gobierno de Duarte en Chihuahua y un premio nacional de periodismo al conductor Esteban Arce, de Foro TV.

Veamos:

  1. Narcofiscal.-El miércoles 29 de marzo se conoció la detención en San Diego, California, del fiscal general de Nayarit, Edgar Veytia Cambero, conocido como El Diablo, integrante del primer círculo del mandatario priista Roberto Sandoval. Fue detenido por agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza cuando intentaba cruzar la garita de Tijuana, rumbo a San Diego, California. La orden de aprehensión en su contra fue girada por la jueza Marilyn G. Do.La detención de Veytia Cambero puede estar relacionada con el expediente del caso de Joaquín Guzmán Loera, El Chapo, ya que se trata de la misma fiscalía y de la corte de Nueva York que lleva el proceso contra el jefe del cártel de Sinaloa.Su vínculo con el Cartel Jalisco Nueva Generación se comenzó a ventilar públicamente en 2016, cuando los hijos de Julián Venegas Guzmán, compadre de El Chapo, acusaron al fiscal de encubrir el secuestro de su padre. Veytia tenía bajo su mando a los miembros de la policía estatal, de todos los elementos de las policías y se le temía por sus amenazas.
    El caso de Veytia ya enlodó al Bronco de Nuevo León. Jaime Rodríguez, gobernador regiomontano que presumía enfrentar a los corruptos, admitió que el fiscal detenido es “su compadre” y aclaró que “no soy responsable de las malas acciones que alguien haga, pero tampoco lo quiero juzgar”.
  2. La fuga de César Duarte.-Como su tocayo veracruzano de apellido, el ex mandatario priista de Chihuahua se “peló”. Su huida ocurrió en el peor momento del mandato de su sucesor, el panista Javier Corral: después del artero asesinato de la reportera Miroslava Breach, quien investigaba precisamente los vínculos de funcionarios del ex mandatario priista con empresas de lavado de dinero en la industria del agua, frente a un incremento sustancial de los homicidios y en medio de una guerra mediática con El Universal.Hasta ahora, poco sabemos del paradero de César Duarte. La Interpol giró ya una orden de captura internacional, mientras en una de las casas del ex gobernador que se convirtió en banquero, ganadero y cleptómano se pintaron graffitis llamándole “Rata”.
  3. El Corrupto que se Refugió en San Lázaro.-Uno de los ex colaboradores de César Duarte, Antonio Enrique Tarín García, ex director de Adquisiciones en las secretarías estatales de Hacienda y Salud, protagonizó un capítulo digno del pastelazo.Tarín García es acusado por la fiscalía de Chihuahua como parte de la red de corrupción que llevó a la detención de 3 funcionarios de Duarte (Javier Garfias, Gerardo Villegas y Ricardo Yáñez) desde el lunes pasado.Con el apoyo de la bancada del PRI, Tarín García inventó un peculiar método para huir de la justicia: se presentó en San Lázaro para tomar protesta como diputado federal en lugar de Carlos Gerardo Hermosillo, quien falleció en un accidente automovilístico. Lo hizo mientras había una orden de detención en su contra.

    Tarín García se ocultó en la Cámara de Diputados 28 horas, comió, desayunó, fue apapachado por sus colegas del PRI y del PAN hasta que le llegó un amparo que le permitió evadir a la policía ministerial y huir de San Lázaro.

  4. Esteban Arce, Galardonado Periodista.-Como la desmesura no tiene límite en este país, el nombre de Esteban Arce, fue Trending Tópic la tarde del jueves 30 de marzo por la razón más improbable: el anquilosado Club de Periodistas le dio uno de sus múltiples premios por “orientación familiar”. ¿Un misógino, homófobo y racista confeso orientando a las familias mexicanas?Bueno, todo cabe en la república peñista sabiéndolo acomodar. El mismo mes de luto por la muerte de quienes arriesgan su vida intentando develar secreto de la corrupción, premiaron a un digno representante de Provida.