Una alcaldesa a la “Dorian Gray”

Aunque su municipio sufre una de las peores crisis económicas de las últimas décadas, su espíritu se sacia con bacanales de callos y camarones y paseando en camioneta del año y de lujo.

La vanidad la dibuja a la perfección. La alcaldesa Nubia Ciclali Ramos Carbajal no pierde el carmín de sus labios para disfrutar de los callos y los tacos de camarón de la cocina regional que ofrece a los comensales que la visitan.
Aunque su municipio lo dejó completamente tronado el Alcalde Marco Vinicio Galaviz Serrano ella no pierde la pose de su retrato.
Su afición a vanagloriarse la hizo sucumbir al embrujo de recorrer su pueblo mágico en una camioneta Tahoe 2017 con un valor de alrededor de un millón de pesos.

Era el marco perfecto: ella y la unidad, los viajes y el lucimiento aunque el pueblo no reciba obras y periódicamente sufra el corte del servicio del agua por falta de pago a la Comisión Federal de Electricidad que deja sin luz a la potabilizadoras.

Cómo prescindir de elevar el placer a la categoría estética y no dejar claras huellas de que su vida es un artificio e invención, cómo no tergiversar y corromper con el absurdo relativismo de la inseguridad que parece más cinismo y cometer los vicios políticos más despreciables en medio de una aparente emergencia económica.

Es solo pose. Es una Alcaldesa a la “Dorian Gray”. Es un retrato que el escritor irlandés Oscar Wilde delineó en un hombre y que se monta con exquisitez con las actitudes de Ramos Carbajal. Lo único que vale la pena es la satisfacción de los sentidos. Así lo deja ver la Alcaldesa en cada una de sus selfies, sus reuniones vueltas festines y en la compra de su camioneta nueva.
La magia

No hay duda en El Fuerte, la magia está en su gente. Hay nobleza y debido a ello los gobernantes abusan con las decisiones sustanciales.

Los casos de saqueos son constantes y se repiten hasta el cansancio. A los ex presidentes municipales la historia los delata. A Eleazar Rubio se le sigue una denuncia penal junto a varios de sus funcionarios, a Marco Vinicio Galaviz los señalamientos lo describen como un rapiñador del presupuesto y ahora Nubia Ramos se encaminó en la ruta del abuso del erario público.

“Yo no vengo aquí a hacerme rica ni vengo a ver que le saco al pueblo. Vengo aquí a lo mejor salir con canas que no traigo, pero si satisfecha de que di lo mejor por mi municipio y que la puerta que se abrió para una mujer y que las mujeres podamos seguir con la puerta abierta…”, asentaba en una firma de convenio en donde obtenía beneficios para publicitar los atractivos del Pueblo Mágico el 11 de marzo del 2017.

Unos días después a pesar de sus declaraciones de que no quería sacarle nada al pueblo, le sacaba una “camionetota”.

La excusa era infame. La camioneta que dejó Marco Vinicio, su antecesor, ya no servía y ella debía cuidar su seguridad.
El regalote

Solo faltó el enorme moño tricolor al regalo que la Presidenta municipal se dio con dinero de su pueblo.

Es una camioneta Tahoe 2017 que algunos presumen tiene un costo de alrededor del millón de pesos. Suficientes para construir cinco techumbres de 10 x 10 metros, o 15 baños de escuelas rurales, o dos aulas para alumnos de escasos recursos.

Con ese millón pudieran comprarse cientos de despensas para quienes no tienen de comer en el municipio y sobre todo en la zona serrana donde el estiaje y la pobreza rompen los corazones de muchos.

La Tahoe 2017 color blanca, tan solo los nueve pasajeros que la han disfrutado pudieran describir su modelo. Algunos creen que es la austera LS con asientos de tela de 5.3 litros/ 355 hp/ V8 y rendimiento mixto de 9.3 kilómetros por litro y cuyo costo comercial oscila en alrededor de 845 mil pesos. Otros cuentan que es la LT asientos piel blanca y el mismo rendimiento con precios de 917 mil pesos.

Unos más pensarán que es el modelo LT piel cubo que alcanza los 945 mil pesos o la Premier piel 4×4 con valor de un millón 36 mil 800 según un portal de autos: http://www.autocosmos.com.mx/catalogo/vigente/chevrolet/tahoe.
La noticia

Si se quejaba de la ruina en la que los dejó el Alcalde Marco Vinicio Galaviz, su incongruencia la traiciona. Nubia Ciclali retomó los excesos de sus antecesores para de nuevo tomar decisiones abusivas.

Si Galaviz compró dos camionetas aprobadas primero para arrendamiento en la sesión ordinaria número 2 y después se modificó en la número 6 del mes de mayo del 2014 para realizar la compra, ella la aprobó y con un costo más alto.

Los motivos de ambos se repiten, “No está en condiciones para ir y venir a Culiacán y a ninguna parte con la seguridad que se requiere”, decía Galaviz.

Nubia argumentaba que ya le era imposible trasladarse en su camioneta propia por las recomendaciones de seguridad pública y por los constantes viajes a la capital del estado y a toda zona serrana del municipio.

El importe de la compra, diría la Alcaldesa, no perjudicaría el gasto corriente ni las finanzas porque esos recursos salieron del programa “Fortseg”. No había vergüenza ya.
La Galera

Es el sitio preferido para sus “comilongas”.

Sus plácidos convites se desarrollan a la orilla del río Fuerte con servicios de callos de lobina y tacos de camarón capeados y empanizados con salsa huevona.

La Alcaldesa Nubia Ramos deja atrás la crisis de su pueblo para atender a cuerpo de rey a sus invitados. La deuda que algunos dicen alcanza los 98 millones de pesos no le preocupa ante sus gastos personales y de atención.

Ahora ya se pasea con intenciones de trabajar por el municipio y no titubea para partir a la capital en la nave nueva que ni respinga de silenciosa que se mueve.

El pueblo del Fuerte como siempre no prende a pesar de tanto acelerón excesivo.