Frank Córdova: Criminal simulación.

En Julio del 2011, a la altura de Guasave, fueron asesinados brutalmente 12 escoltas del ex secretario de Seguridad Publica, Frank Córdova Celaya, además de un civil que cayó abatido en el fuego cruzado. Se suponía que en el convoy atacado se encontraría el hoy director de Proyectos Especiales y Relaciones Internacionales del actual gobernador Quirino Ordaz Coppel.

Córdova Celaya, tal vez advertido de ese ataque, decidió viajar, dejando descobijados e inermes a los agentes que protegían su vida, entregando por omisión y complicidad criminal a 12 vidas para saciar la fruición por sangre de la hidra de mil cabezas.
Todo parece que el quid pro quo con el crimen organizado funcionó a la perfección: Córdova Celaya, se pasea campante por todo el estado. Dejar hacer, dejar pasar, es la fórmula plus cuan perfecta de la simulación política criminal. Y en eso Córdova Celaya parece tener maestría. 

Como es costumbre en estos lares, ni las investigaciones avanzarían y mucho menos se deslindarían responsabilidades sobre la omisión dolosa de Córdova Celaya, que literalmente “pondria” en una trampa mortal a los agentes asesinados. 
Acostumbrados a observar las más espeluznantes historias y hechos criminales, la sociedad y los medios de comunicación sinaloenses olvidarían el fatídico evento y el vergonzoso silencio del sonorense, que de forma inopinada había aparecido  en el año 2010 como estratega electoral en materia de guerra sucia en contra del ex candidato a la gubernatura, el empresario Jesús Vizcarra, siendo recompensado por el ex gobernador Malova, primero con la Secretaria de Seguridad Publica y después con la Secretaria de Turismo, en pago a sus buenos oficios en la especialidad de desprestigio electoral. 

INFORME DE ROBLES CASILLAS NO AFECTÓ A CÓRDOVA
El nuevo Secretario de Seguridad Publica en Sinaloa, Genaro Robles Casillas, en comparecencia en el Congreso local y en distintas declaraciones a la prensa local, ha puesto de manifiesto el desastre que en materia de Seguridad Publica dejó Frank Córdova Celaya. Robles Casillas se refirió al desmantelamiento de la infraestructura operativa de la Secretaria de Seguridad Publica, a pesar de que el gobierno de Malova gastó casi 18 mil millones de pesos supuestamente en esos rubros. 

El gobierno de Malova y la gestión de Córdova Celaya más la de Genaro García Castro, se tiñeron de rojo, rompiendo un récord en materia de crímenes que superó los 8 mil asesinatos, todo un récord histórico según los registros de las estadísticas criminales en Sinaloa. Por otro lado, las auditorías encaminadas a descubrir la corrupción del fanfarrón de Los Mochis y sus secuaces, indican que es la Secretaria de Seguridad Publica en tiempos de Córdova Celaya, donde se encuentran las más graves omisiones, desvíos de recursos y simulación financiera. 

El gobernador Quirino Ordaz Coppel, un día sí, y el otro también, ha estado declarando y denunciando a la prensa local el desmantelamiento de los activos básicos para el combate a la inseguridad en el gobierno de Malova, específicamente en lo que toca a armamento, vehículos y las cámaras de seguridad desactivadas por falta de servicio.
Lo incomprensible para muchos periodistas y analistas de la vida pública sinaloense, es que habiendo un responsable directo de ese desastre en materia de Seguridad Publica, haya dado cobijo a Frank Córdova Celaya, nombrándolo Director de Proyectos Estratégicos.  Pero qué necesidad; como dijera el divo de Juárez. 
TÍTULOS ACADÉMICOS “PATITO” QUE NI EN SONORA RECONOCEN
Córdova Celaya llegó a Sinaloa recomendado por el corrupto ex gobernador panista sonorense Guillermo Padrés, quien está recluido en la cárcel, por distintos delitos en contra del erario público sonorense. Dentro de su palmarés profesional, Córdova Celaya presume haber sido secretario adjunto del Partido Accion Nacional en Sonora. Sus credenciales académicas son de dudosa manufactura de quien presume un Doctorado en Derecho Comparado por la Universidad de Arizona, de la misma forma señala su currículum que posee una maestría en Relaciones Internacionales por la Northern Arizona University, en Flagstff, Arizona, una zona famosa por sus resorts para el ski en nieve, no por sus instituciones académicas.
La formación original de Córdova Celaya, no es el derecho, su licenciatura es en Ciencias Políticas, también de manufactura “patito”. Sí la cursó en Flagstaff, durante 5 años, y curiosamente su supuesto doctorado lo hizo en solo un año y medio. Hay algo extraño en ese expediente académico, nunca aclarado por Córdova Celaya, que siempre se rehusó a exhibir sus títulos originales. 

Córdova Celaya en Sonora nunca llegó a un puesto importante en la administración pública estatal; su máximo logro fue ser subsecretario de Turismo y nunca tuvo un puesto relevante en las áreas de seguridad pública. 

La gravedad de la situación en Sinaloa en términos de violencia e inseguridad debería hacer reflexionar al gobernador Quirino Ordaz Coppel, sobre la pertinencia de sostener en un importante puesto de la administración pública, a un individuo que es corresponsable de la tragedia que los sinaloenses vivimos durante el Malovato.
Tragedia que esta contabilizada con datos y hechos duros y que al otorgar un tácito aval al gobierno de Malova, en la persona de Córdova Celaya, estaría mandando una señal confusa a la sociedad, que abomina las contradicciones de la clase política, ya que los hechos siempre contradicen a los dichos y a los compromisos políticos.
El compromiso contra la corrupción y la impunidad debe de rebasar la retórica política, para adquirir vida y cuerpo en la congruencia de las acciones gubernamentales, porque en materia de ética política, una gaviota si hace verano.