El Judas del sábado de gloria

Si en el carnaval de Dusseldorf, Alemania, pusieron a Trump como el “Rey Feo”, o el personaje más odiado; aquí será el Judas del sábado de gloria por las mentiras con que justifica sus esquizofrénicos ataques a México.

Parecen no afectarle las mofas y reclamos que le hacen, como en la entrega del Oscar, que preocuparían a cualquiera con un mínimo de razonamiento y sensatez.

Que los migrantes son criminales y el TLC perjudica a EU son mentiras, porque allá los paisanos son indispensables en los restaurantes y para las cosechas, y su déficit comercial con México es muy inferior al que tienen con China, Japón y países europeos. 

Se creería que no le llegan las críticas de los medios de comunicación; empero ordenó vetar el acceso a algunos de los más importantes: The New York, Times, Los Angeles Times, BBC y CNN,  y los llamó “enemigos del pueblo” por criticarlo.

Acumula una serie de ”negativos”, que le pesarán, pues la democracia norteamericana se precia de ser la mejor del mundo.

Recuérdese que el ex vicepresidente al Gore desistió de inconformarse jurídicamente para no ponerla en tela de juicio, cuando George W. Bush le ganó la presidencia con trampas en Florida, y Trump la ganó con trumpiadas.

Sus desatinos parecen no afectarle y hace acopio de ellos, pero un día los vigilantes de la democracia de EU lo llamarán a cuenta, aunque él se empeñe en que eso no ocurra.  

Se descubrió que el fiscal general Jeff Sessions mintió para que el Senado lo ratificara, pues negó que durante la campaña de Trump se reunió dos veces con el embajador ruso Sergey Kislyak. Igual hizo Jared Kushner, yerno del magnate, quien, por cierto, es el enlace entre él y el canciller mexicano Videgaray.

Puede cortarle a Sessions la remoción, y serían 4 funcionarios trumpistas caídos.

A mes y medio en el poder, las mentiras, amenazas, nula diplomacia y constante coqueteo con Rusia debilitan el equipo; el desconocimiento y frivolidad en tratar los temas mundiales y los nexos bilaterales, su autoritarismo, aislamiento e inestabilidad emocional lo acorralan. Abrió demasiados frentes que pueden llevarlo a ser removido, mediante un impleachment.

Se le cayó la CNOP a Murat

José Nelson Murat Casab no pudo llegar al 88 aniversario del PRI como líder de la CNOP, desde donde pesaba controlar todo el partido y ser factotum de la campaña presidencial en 2018.

Por poco y también le cobra con esto a Peña Nieto haberle llevado con los Chuchos (del PRD) la idea del Pacto por México y prestado una de sus residencias de Las Lomas para formular el proyecto con que Peña se estrenó como presidente.

A muchos priistas indignó la noticia, que filtró él mismo e hizo rememorar su pésima gestión de gobernador de Oaxaca, pues dejó muchas cuentas pendientes, un escándalo de autosecuestro, acusaciones de asesinatos y aun pederastia, y se le cayó de la boca la CNOP.

En 98 le sacó la gubernatura al presidente Zedillo por un supuesto favor. En 2010 jugó las contras al PRI y al gobernador Ulises Ruiz, su enemigo, pues respaldó a Gabino Cué, candidato del PAN-PRD, apadrinado por López Obrador, que lo llevó a recorrer el estado en precampaña ilegal (como hace siempre el Peje), fue consignado ante la Comisión de Honor y Justicia del PRI, que lo iba a expulsar, pero él logró zafarse.

De premio de consolación cayó en la Fundación Colosio, que se supone delinea pautas ideológicas del PRI y es lo que él menos tiene.

Se olvida que Murat, delegado  del PRI en Baja California para la campaña presidencial de Luis Donaldo, lo llevó, contra la opinión de Estado Mayor Presidencial, a Lomas Taurinas la tarde del miércoles 23 de marzo de 1994, donde lo mataron con dos tiros en la cabeza

Es muy bueno para cobrar favores. También le sacó a Peña la gubernatura de Oaxaca para su hijo Alejandro, pese a no llenar los requisitos de ley de haber nacido o residir, pues vino al mundo en el Edomex, donde era notario público y tenía credencial de elector.