¿Y si gana el PAS?

No es poca cosa que la prensa nacional comience a ponerle atención al tema del horario de verano, con mayor razón cuando se trata del periódico El Financiero, especializado en temas económicos y, va la cereza del pastel, quien en una nota del pasado cinco de febrero denota que, al menos ellos por allá, ven que el horario de verano se acabará en México.

Por si no se acuerdan se los recuerdo: aquí en Sinaloa el PAS se ha sostenido con firmeza, contra la imposición presidencial que nos obliga a adelantar los relojes cada abril y a retrasarlos cada octubre, una medida que hasta hoy nadie ha podido demostrar signifique algún beneficio para Sinaloa y, según parece, para todo México, pues según consigna la nota de El Financiero “…la Dirección Ejecutiva del Registro Federal de Electores (RFE), realizó un ejercicio muestral para verificar la autenticidad de las firmas que se presentaron para apoyar la iniciativa para derogar el horario de verano. El INE informó a la Cámara alta que como resultado del ejercicio muestral de cotejo de firmas, se observó que coincide la firma en la solicitud de la iniciativa con la firma resguardada en la base de datos del Padrón Electoral para los registros de muestra.

A veces, en política como en cualquier otra actividad, la suerte es de quien la construye y puede rendir dividendos extraordinarios, muchos miembros de la clase política local nunca le vieron utilidad a esa batalla que decidió enfrentar el PAS, quizá porque no vieron por dónde sacarle algún dinero, pero su rentabilidad política si fue evidente desde un inicio, al menos para quienes no buscan sólo billetes allá para donde quiera que voltean.

La medida siempre fue impopular y cada primavera las expresiones de rechazo no se hacían esperar, es decir, después de décadas la gente seguía renegando, seguía rechazando una imposición centralista sin ningún sentido ni beneficio, pero a ninguna fuerza política le interesó esa expresión popular. Así son las cosas en la política mexicana desde hace rato, pero la mayoría de los que viven de ella no lo quieren entender: el mediano y el largo plazo no se refieren a periodos de 24 y 48 horas, respectivamente, sino a periodos incomparablemente más largos.

Al PAS lo están llamando las campanas de la cosecha, el horario de verano puede desaparecer en todo el país y el que recibirá esos frutos aquí en Sinaloa es él, habrá demostrado que por la vía institucional sí se puede revertir una decisión presidencial, sobre todo habrá demostrado que tiene oído para el sentir popular, inteligencia para convertirlo en iniciativas y voluntad para pelear hasta ganar; nada mal cuando ya se nos vienen encima las elecciones del año que entra, sin olvidar que son varias las milpas que tiene bien regadas, limpias y fertilizadas.

Jorge Aragón Campos

Jorge Aragón ha ejercido el periodismo radiófonico, televisivo y escrito. También ha publicado novelas, ensayos y artículos científicos. Sus columnas tocan temas que van desde lo político hasta lo cultural.