UAIM regaló grados académicos

La calificación de grados patito para los doctorados y maestrías de la Universidad Autónoma Indígena de México, hoy UAIS, cada vez se refuerza más. No hay duda son más que patito. El escándalo en el que se involucra a su ex Rector Guadalupe Camargo Orduño, quien regaló títulos no solo a su hija sino a actores importantes de la función pública y hasta periodística, retumban en la institución y ya pudiera ser analizado en la Secretaría de Educación Pública federal y del estado. Con documentos de las actas de las asignaturas se demostró que el ex Rector violentó el reglamento del postgrado de la institución en su artículo 72 inciso a y b, ya que su hija Bianca Idolina Camargo Armenta reprobó varias materias y con ello se privó del derecho de obtener el grado de maestría de la UAIM. Aun con todo la joven obtuvo el grado y una re categorización laboral derivada de sus estudios y aparente trayectoria por ser hija del rector en turno. Las copias de los documentos se exhiben y son el hilo conductor de otras sospechas, que Camargo Orduño, facilitó la titulación no solo de su hija sino de otros personajes aprobados expresamente desde el gobierno estatal de Mario López Valdez. Camargo comerció con los grados académicos convirtiendo a la Universidad en el tabernáculo saqueado de la cultura original del estado…

Desde su aparición causó un gran alboroto la filtración maliciosa que circula por las redes sociales y que se presume proviene de las oficinas de la Dirección de Aeronáutica Civil del Gobierno Federal, sobre la posibilidad de que el actual Director del Centro Sinaloa de la SCT Héctor Raúl García Fox no tiene título mucho menos cédula profesional. Como en Sinaloa nadie le pidió el papelito, pues no hubo necesidad de mostrarlo, el funcionario no pierde la oportunidad hablantina de que su nivel profesional y técnico se exhiba a cada paso. La investigación en su momento se le pidió al hipotético jefe de delegados federales Alberto Constantino López Herrera antes de que el escándalo llegara a oídos de gobernación en las oficinas centrales. Allá no hubo problemas porque el asunto fue resuelto por su amigo de escuela Luis Enrique Miranda. El ideario popular no ha parado y desde su conocimiento reaccionó con toda clase de memes y publicaciones en donde se burlan de los pobres burros, al compararlos con el titular de la secretaría de comunicaciones y transportes en la entidad. El escarnio “cibernaútico” molesta y claro, causa hilaridad por la creatividad con la que las personas juegan con la imagen del descompuesto funcionario enviado por el Presidente de la República. Lo cierto es con todo y el Jesús en la boca, a Héctor Raúl García Fox ni con una limpia en Catemaco ni con cientos de entrevistas a modo en los medios de comunicación, le podrán limpiar su historial de denuncias por corrupción, moches de constructoras, obras de mala calidad y enjuagues financieros que lo traen más marcado que las reses del rancho…

 

Hay una clara competencia entre los alcaldes de los 18 municipios para llorar la ruina en voz alta y puedan ser rescatados por la gracia divina del Gobernador Quirino Ordaz Coppel. Quienes no han pedido préstamos tuvieron sí que pedir adelantos de las participaciones y otros aditivos para cumplir con el pago de quincenas y servicios. Lo cierto es que los ediles intentan salir de la mala situación sin raspar mucho a sus antecesores a los que les deben en parte su llegada. Solo algunos sacaron el hacha de guerra y no paran de apretarles el cuello a sus antecesores hasta que suelten la verdad y digan dónde quedó la bolita…

El secretario de Administración y Finanzas, Carlos Ortega Carricarte mostró el bajo perfil de la administración de Quirino Ordaz Coppel. Quien debiera enterar con firmeza a la sociedad sinaloense del estado financiero que heredaron de la administración de Mario López Valdes dejó más dudas que certezas. Lo importante es que la nomenclatura de medios afines se podrá definir de inmediato para calificar si el estado lo dejaron en quiebra o no y si el desorden financiero debe ser castigado, no solo mediáticamente sino penalmente…

Acostumbrado a pitorrearse de cuanto quiere, el Secretario de Desarrollo Económico de Sinaloa Javier Lizárraga Mercado lleva varias pifias en donde mete en aprietos a su patrón. La desmemoria del funcionario lo lleva a pensar que sigue en su vida empresarial de sorna y desprendimiento sin acordarse de que juró ante Quirino cumplir y hacer cumplir la ley y portarse como un funcionario capaz y eficiente. Que lejos está de lograrlo…

No solo la reducción en el número de los diputados y regidores ayudaría a bajar el pesado gasto gubernamental de los estados y municipios, se debe de pensar también en la disminución de salarios, dietas y compensaciones a todos los funcionarios, el adelgazamiento de las nóminas, la eficientización y profesionalización de los burócratas, pero sobre todo en la legitimización de las autoridades electas con una segunda vuelta y la revocación de mandato que le darían al pueblo el poder de realmente decidir en una democracia más participativa y moderna. Soluciones a medias no serán más que tiernos desenfriolitos…