Roberto Cruz, ex funcionario de Malova ¿Quién traicionó a quién?

Regino López, fuera de Sedesol: el vacío de David López Gutiérrez

Pesa ya el desgaste del diputado del PAN, Roberto -El Güero- Cruz Castro. Lo que debería ser un ejercicio profesional, de altura, responsabilidad diaria, vigilar escrupulosamente la correcta aplicación de los recursos públicos, el legislador del blanquiazul lo mutó ya en su deporte favorito, que practica desde que se desprendió o lo desprendieron del gobierno de Mario López Valdez: la venganza personal, la descarga de odios y rencores, con un punto de origen en lo que él llamó, en el 2014, “la traición” de Malova, a él y a la militancia del PAN, sabrá Dios porque razón y motivo, pero sin ninguna explicación pedida. Cruz Castro fue amigo y confidente de Mario López Valdez, quien le pagó los favores recibidos, su aporte a la campaña en el 2010, designándolo coordinador general de asesores, primero, y luego Director de Desarrollo Económico. No se sabe a ciencia cierta si Malova lo despidió o bien El Güero Cruz renunció por su propia voluntad. Bien. Roberto Cruz confesó que presentó ya a la Junta de Coordinación Política del Congreso Local una “solicitud” para que se auditen todas las cuentas públicas que no han sido auditadas y enfocó sus baterías a la Secretaría General de Gobierno, que operó Gerardo Vargas Landeros, “para saber de dónde salió el recurso para la campaña de los tréboles”. El ciudadano entiende, sí, que no nada más debe ser auditada, con carácter retroactivo, la SGG, sino otras dependencias más, incluyendo la Comisión Estatal de Derechos Humanos, la Procuraduría General de Justicia, la Secretaría Estatal de Seguridad Pública. Todas. Con especial atención los presupuestos que se canalizaron durante 6 años a la coordinación general de asesores y a la Secretaría de Desarrollo Económico que Roberto Cruz presidió sin pena ni gloria. El quehacer político, en materia de transparencia y rendición de cuentas, toma vertientes sesgadas y perversas cuando se intenta descargar por estas rutas fobias personales. Cuando se impregnan de caprichos personales. A estas alturas, Roberto Cruz debe saber que la sociedad exige más de él. Sí, él que formó parte de la que se conoce ya como la pandilla malovista que saqueó Sinaloa, lo menos que puede hacer por Sinaloa es presentarse como testigo de cargo en la Procuraduría General de Justicia de Sinaloa y en la Procuraduría General de la República, para que aporte datos, evidencias, pruebas contundentes de la corrupción malovista ¿Quién mejor que él para entender la mecánica de la administración de Mario López Valdez? “El Güero” Cruz quiere aprovechar el escenario no únicamente para cobrar venganza sino para construirse una imagen de justiciero. La sociedad jamás le perdonará que él, ahora flamante diputado, haya sido uno de los principales impulsores de la candidatura en el 2010 de Malova. No basta con un discurso o con gritar “allá va el ladrón” para alcanzar la misericordia social. El actual diputado del PAN renunció al gabinete estatal en el 2014. Meses después inició su campaña en pos de la candidatura del blanquiazul al gobierno de Sinaloa, con el pregón de la traición de Malova. Ha repetido tanto el sermón que surge ahora la pregunta ¿sería acaso Roberto Cruz el que traicionó a Malova? Tanto va el cántaro el agua hasta que se rompe….

Regino López Acosta su fue de la delegación de la Sedesol. Pataleó y se humilló. No quería entregar el cargo. Fue el propio Luis Enrique Miranda Nava, titular de dicha secretaría, quien le dijo que estaba “renunciado” y que tenía como plazo el 31 de enero para desocupar su oficina e irse con sus pulgas a otro lado. Regino López ya se había vuelto a encariñar con Sinaloa –decía que aquí le creían todas sus mentiras-, y buscó apoyo para no ser removido. Tenía la esperanza de quedarse hasta el 2018 y brincar a una diputación federal plurinominal, por la vía del PRI. Luis Enrique Miranda Nava le concedió la gracia al gobernador Quirino Ordaz Coppel de proponer/designar al nuevo delegado de la Sedesol. Regino es el primer miembro del “Chilorio Power” que cae después de que trascendió el enfrentamiento del “padrino” del grupo, David López Gutiérrez, con el secretario de Gobernación, Miguel Angel Osorio Chong. Es factible vaticinar la salida de Alan Urbina de la PROFECO y de Jorge Abel López de SEMARNAT y de otros funcionarios que cayeron de la gracia de la Casta Divina pegada a Los Pinos. A David López lo traicionó su lengua a mediados de enero. En una conversación privada que circuló primero en redes sociales y después en medios impresos y electrónicos, el ex vocero presidencial afirmó a Alfredo del Mazo que, en su percepción, el Presidente Enrique Peña Nieto no siente la gravedad de las protestas por el aumento a las gasolinas, que iniciaron días antes de que iniciara el año y que se han extendido por los estados del norte y sur del país. “Tengo la impresión de que si alguien le dice, le comenta: ‘oiga, estuvo muy duro la… fulano’, a lo mejor se sigue actuando con cierto desdén. ‘Estos pendejos siempre dicen lo mismo”, dijo López. Luego agregó: “Yo creo en lo personal que hay algunos que aspiran muy fuerte, como el que más sale en las encuestas de los nuestros, que ya cumplió, sinceramente. Ya no da para más, aunque salga todas las noches en la pantallita”. El que más sale en las encuestas, todas, es Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación. La respuesta más inmediata fue el cese de Regino López Acosta de la delegación de la Sedesol. La guillotina persigue ahora a los miembros del “Chilorio Power”.

Álvaro Aragón Ayala

Conductor del programa de radio Ruta Mexico y analista politico en Radio UAS, Diario de Sinaloa y Director Ejecutivo de Proyecto 3.