Ciudadanos del mundo

Me llegó esta información que comparto con ustedes para reflexionar sobre la educación de nuestros hijos. Una visión moderna e innovadora para formar ciudadanos del mundo que valoren y respeten su planeta, una propuesta de que es lo que debemos inculcarles para tener una mejor sociedad, tener conciencia de lo enriquecedor que es darnos la oportunidad de conocer otras culturas. La diversidad es el súper poder del planeta tierra.

¿Contra quiénes competirán nuestros hijos? , Nuevo sistema educativo en Japón. Se está probando en Japón, un revolucionario plan piloto llamado “Cambio valiente” (Futoji no henko), basado en los programas educativos Erasmus, Grundvig Monnet, Ashoka y Comenius. Es un cambio conceptual que rompe todos los paradigmas. Es tan revolucionario que forma a los niños como “Ciudadanos del mundo”, no como japoneses. En esas escuelas no se rinde culto a la bandera, no se canta el himno, no se vanagloria a héroes inventados por la historia. Los alumnos ya no creen que su país es superior a otros por el solo hecho de haber nacido allí. Ya no irán a la guerra para defender los intereses económicos de los grupos de poder, disfrazados de “patriotismo”. Entenderán y aceptarán diferentes culturas y sus horizontes serán globales no nacionales. ¡Imagínese que ese cambio se está dando en uno de los países más tradicionalistas y machistas del mundo!

El programa de 12 años está basado en los conceptos: cero patriotismo, cero materias de relleno y cero tareas. Y solo tiene 5 materias que son:

  1. Aritmética de negocios. Las operaciones básicas y uso de calculadoras de negocio;
  2. Lectura. Empieza leyendo una hoja diaria del libro que cada niño escoja y terminan leyendo un libro por semana;
  3. Civismo. Pero entendiendo el civismo como el respeto total a las leyes, el valor civil, la ética, el respeto a las normas de convivencia, la tolerancia, el altruismo y el respeto a la ecología;
  4. Computación. Office, internet, redes sociales y negocios on-line;
  5. Cuatro idiomas, alfabetos, culturas y religiones (japonesa, americana, china y árabe), con visitas de intercambio a familias de cada país durante el verano.

¿Qué resultados esperan con este programa? Jóvenes que a los dieciocho años hablen cuatro idiomas, conozcan cuatro culturas, cuatro alfabetos y cuatro religiones. Que sean expertos en uso de sus computadoras. Lean 52 libros al año. Respeten la ley, la ecología y la convivencia. Manejen la aritmética de negocios al dedillo.

Contra ellos van a competir nuestros hijos. ¿Y quiénes son nuestros hijos? Chicos (en la mayoría de los casos) que saben más de los chismes de la TV, que se saben los nombres de os artistas famosos, pero nada de historia. Chicos que hablan español sólo más o menos, que tienen pésima ortografía, que no saben hacer sumas de quebrados, que son expertos en “copiar” durante los exámenes. Chicos que pasan más tiempo viendo las estupideces de la televisión o partidos de “futbol” que estudiando o leyendo, casi sin comprender lo que leen… Chicos que son los llamados homo videos, ya que no socializan sino que están estupidizados con el ipod, las tablets, el skate, los celulares, el Facebook, los chats donde sólo hablan de estupideces que enumeramos antes o con los juegos informáticos, en un claro aislamiento que conocemos como autismo y que atenta contra la libertad, la educación, su autoestima, el respeto a sus padres o prójimo, la solidaridad, la cultura y promueven un egoísmo alarmante. Al final hace un llamado altisonante para que nuestra sociedad haga un cambio.

 

Brenda Rodríguez

Es periodista, locutora y conductora con 14 años de experiencia. Ha trabajado en periódico Noroeste como reportera; TV Azteca Culiacán como conductora y reportera del noticiero Hechos Culiacán; el programa Nuestra Universidad de la Universidad Autónoma de Sinaloa en sus formatos de radio y televisión como conductora; es maestra de ceremonias y locutora de Radio UAS.